viernes, 4 de marzo de 2022

Reseña Cómic: Vivir y dejar morir

310

Título original: Vivir y dejar morir
Publicado originalmente en: D'Artagnan 310, ed. Columba, agosto de 1973.
Guión: Percival W. Lytton (A. J. Grassi)
Dibujo: Enio
Grado: C-
Reseña: Hugo C.

Hola gente linda, hoy abro el arcón de los recuerdos y traigo una historietita que adapta la película que reseñé hace un par de días, Live and Let Die (1973).

vive04

Para quienes hayan nacido luego de 1990 o no sean rioplatenses, va un poco de contexto. Los años 70 y 80 fueron los del apogeo de las publicaciones de Columba, que eran cuatro: El Tony, Fantasía, D'Artagnan e Intervalo. Impresas en papel barato y con una rotulación mecánica –la misma para todas las historietas–, las tres primeras presentaban entre 96 y 200 páginas de relatos de aventura, policiales y de ciencia ficción, algunas a color, la mayoría en blanco y negro. Intervalo estaba orientada a las historias de romance y comedia. Además del habitual surtido, cada una de estas revistas solía incluir una o dos adaptaciones de películas de reciente estreno.

Eran revistas populares, baratas y descartables: así como hoy sucede con el manga en Japón, por aquel entonces uno no podía subir al colectivo, tren o subte sin encontrarse con alguien que estuviese leyendo el último número de D'Artagnan o El Tony. Eso sí, no había reentapados ni tomos recopilatorios, aunque más adelante algunas series emblemáticas como Savarese o Nippur de Lagash serían recopiladas, ya sea por Columba en un formato similar al de las revistas originales, o, tras su cierre, por otras editoriales, en ediciones más cuidadas y con mejor papel. De todos modos, los ejemplares usados abundaban en las librerías de viejo.

vive03

Y ahora, sin más demora, vamos al tajo. La historia comienza con Bond, en un sofá con una señorita, hablando de sus hazañas en la guerra de Corea. ¿En serio? Trascartón, recibe una llamada de M y ahí nomás toma un avión rumbo a Nueva York. En el vuelo recuerda su entrevista con M en su oficina. (En la película, M va al apartamento de Bond.) M lo pone a 007 al tanto de la muerte de los tres agentes, que aquí se llaman Dexter, Worrall y Passinger, y no Dawes, Hamilton y Baines, como en la película.

Al final de la reseña he puesto un enlace de descarga, así que no los voy a abrumar con detalles, pero dudo que Grassi haya visto la película. Como ya les he contado, en Live and Let Die Mr. Big y Kananga son la misma persona, y tanto él como sus secuaces son negros. En este cómic, Mr. Big es un mafioso gordo y Kananga es un oriental calvo y demacrado. ¡Y ninguno de los dos es negro! Tampoco lo son Rosie Carver ni Quarrel Jr. (aquí, "Quarrell"). Y si bien la película apesta a blaxploitation, en la novela original (que es un pelín racista), tanto Mr. Big como sus cómplices son negros.

vive07

Recapitulando, por si no quedó claro:
- Película: Kananga (que también es Mr. Big) es negro, Rosie Carver es negra, Quarrel Jr. es negro.
- Adaptación: Kananga es oriental, Mr. Big es blanco, Rosie Carver es blanca, Quarrell es blanco.

Todo esto termina transformando esta historia de 007 en algo muy genérico. En cuanto a Bond… El guionista parece ignorar todo respecto al personaje y lo hace hablar como el típico detective norteamericano de los años 50, o peor aún, como un patán sin sentido del humor. Y esa referencia a la guerra de Corea, y el hecho de que se dirijan reiteradamente a él como el "mayor" Bond, y no como el comandante Bond, que tal es su grado en la Marina Británica, confirman que Grassi no tenía ni idea del personaje. Bond es un marino, no un piloto. Uf.

Y esas paparruchadas de que Bond viaja en su yate o juega en Montecarlo... Si uno lee las novelas, se entera de que Bond cobra un sueldo de empleado estatal, y de que aprovecha las misiones (que suelen suceder unas pocas veces al año) para darse algunos gustos: ir a restaurantes caros, viajar, jugar en el casino, etcétera. Tiene un apartamentito, tampoco es Rockefeller. Me parece que al guionista se le cruzaron los cables con Dos tipos audaces, la serie de TV con Roger Moore y Tony Curtis.

vive08

Es entendible que hayan omitido no sólo casi todas las escenas de acción y diversas persecuciones, y personajes como Strutter y el sheriff Pepper, pero lo que es imperdonable es que uno relee la historieta y no encuentra el más mínimo vestigio del humor de la película adaptada. Por otra parte, Solitaire es aquí virtualmente omnisciente –tanto que incluso sabe que Bond es el agente secreto 007– y no la pobre paparula a la que Bond engaña con un mazo de cartas trucadas.

La parte gráfica adolece de todos los defectos de las adaptaciones de Columba. El único personaje que se parece un poquito a su actor es el protagonista, el resto son todos muñecos genéricos. El color se aplica con brocha gorda y a la buena de Dios, y es así que tenemos a un M que tiene la cara azul y a un 007 rubio. En descargo de Enio, hay que decir que por aquellos tiempos las condiciones de trabajo, no sólo en Columba sino en las demás editoriales de la época, no eran las mejores: no se pagaba mucho por página, así que había que producir a destajo, de modo que muchas veces no era posible dedicarle mucho tiempo a las planchas. Además, no se devolvían los originales, que en la mayoría de los casos terminaban enmoheciéndose en los sótanos de la editorial, y como es de esperar eso también desincentivaba al artista.

vive15

En síntesis, se trata de una "adaptación" que tira verdura a cuatro manos. Bien podrían haber hecho una historieta en la que dos marcianitos juegan a la payana, hacer que uno de ellos se llamase James Bond, y hubiese sido lo mismo. Pero bueno, eran otras épocas, antes de la llegada de internet, y no era tan fácil verificar la autenticidad de este tipo de cosas. Para aquellos nostálgicos o simplemente curiosos, les dejo el enlace de descarga: son 16 páginas incluyendo la portada, ustedes dirán si de tan mala es buena o si es simplemente mala…

Matarratos extra: el juego de las 4 diferencias

¿Cuáles son las 4 diferencias entre el afiche original de la película y su reproducción en la portada de la revista?

0102

Descarga:

En el blog:

Más reseñas en su índice.

¿Te animás a escribir una reseña para el blog?

Un tutorial para escribir reseñas.

Gags de Al Jaffee

001
Una tradumaquetación de Alberto Nuno que recopila el humor gráfico creado por el centenario autor de MAD Al Jaffee.

Allan Jaffee (nacido Abraham Jaffee ; 13 de marzo de 1921) es un dibujante estadounidense de primera línea con una longevidad insólita: Fue colaborador de la revista MAD durante 65 años y dibujó profesionalmente por casi 80 años. De su trabajo en Mad se destaca su colaboración característica, Mad Fold-in. En una entrevista de 2010, Jaffee dijo: "La gente seria de mi edad está muerta".

Con una carrera que va desde 1942 hasta 2020, Jaffee tiene el récord mundial Guinness por tener la carrera más larga como dibujante de cómics. En el medio siglo entre abril de 1964 y abril de 2013, solo se publicó un número de Mad sin contenido nuevo de Jaffee.

En 2008, Jaffee fue honrado por los Premios Reuben como el Dibujante del Año. El caricaturista neoyorquino Arnold Roth dijo: "Al Jaffee es uno de los grandes caricaturistas de nuestro tiempo". Al describir a Jaffee, el creador de Peanuts , Charles M. Schulz , escribió: "Al puede dibujar cualquier cosa".

Fue ampliamente galardonado, aplaudido y reconocido. Con un sentido del humor agudo e irónico; su trabajo habla por sí solo.

Diseñó una página plegable (publicada en MAD por muchos años) que, al desdoblarse, revelaba aspectos sarcásticos o inesperados de la escena representada. Este libro de casi 200 páginas (acá se re-produce sólo un extracto) se publicó en 1974.

Idioma: Español.
Editorial: New American Library
Año: 1974
Guion: Al Jaffee
Dibujo: Al Jaffee
Tradumaquetador: Alberto Nuno
Archivos:
1 Tomo recopilatorio
Formato: CBR.


000005006007

Descarga: