lunes, 3 de enero de 2022

Reseña Serie: Coraje, el perro cobarde (1996-2002)

image

Título original: Courage the Cowardly Dog
Otros títulos: Coraje, el perro cobarde (Hispanoamérica), Agallas, el perro cobarde (España)
Años: 1996-2002
Creado por: John R. Dilworth
Temporadas: 4
Reseña: DayKnight

El 18 de febrero de 1996 se estrenó, por el canal Cartoon Network, un corto animado protagonizado por un perro color rosa y dos ancianos granjeros, en el que deben hacer frente a un pollo proveniente del espacio exterior cuya meta es conquistar la tierra. La recepción fue más que positiva, ya que fue nominado al Oscar en la categoría de Mejor corto animado. Si bien no lo ganó, sí logró el suficiente entusiasmo como para que se hiciera una serie de televisión. Así nacía la emblemática Agallas, el perro cobarde (para España, porque en Latinoamérica se conoció como Coraje, el perro cobarde).

John R. Dilworth
John R. Dilworth

El artífice de aquel canino rosado que vive en una granja en el ficticio pueblo de Ningún Lugar, en lo profundo de Kansas, es John Russell Dilworth, nacido el 14 de febrero de 1963, en Nueva York. Desde pequeño le cautivaron las películas de ciencia ficción y horror, tanto que decidió dedicarse a ello: se licenció en Bellas Artes por la Escuela de Artes Visuales de Nueva York en 1985 y, acto seguido, comenzó a trabajar como director de arte para estudios de televisión. En sus ratos libres se abocaba a la realización de proyectos personales. Uno de ellos llamó la atención del productor Fred Seibert y se decidió financiarlo: El pollo del espacio exterior. La cadena Cartoon Network se interesó por Dilworth y su trabajo y le ofrecieron hacer la serie. Él aceptó con la condición de ser responsable en un 70% del producto final, y ello se nota: todas las constantes y obsesiones de Dilworth están plasmadas en la serie. En numerosas entrevistas manifestó que la inspiración para la serie provenía del trabajo surrealista de Salvador Dalí, de las comedias de Charles Chaplin, así como de las películas de ficción y horror que tanto le gustan.

El trío protagonista
El trío protagonista

La intro de la serie, replicada en cada temporada, nos dice que: Agallas fue abandonado de cachorro, siendo rescatado por Muriel, que vive en una granja en Ningún Lugar, junto con su esposo Justo. Dicho pueblo es el centro de fenómenos paranormales y sobrenaturales que acechan y persiguen a los granjeros, dependiendo de Agallas el salvarlos. Dilworth supo desde siempre que la serie tendría tres protagonistas. A saber: Agallas, un perro mestizo de color rosa, muy asustadizo, pero con un sentido del deber y del amor inconmensurable (hacia su salvadora, puesto que incluso su frase más común es: “Lo que hago por amor”); Muriel, una señora dulce, protectora, ingenua pero sumamente cálida; y Justo, un señor huraño, codicioso, egoísta y malintencionado (si bien durante toda la serie atosiga al pobre Agallas, uno llega a entenderlo cuando se nos cuenta que tanto su madre como su hermano mayor lo maltrataban constantemente). El esquema de los episodios es siempre el mismo, lo cual no es óbice para que cada uno derroche un sentido de la fantasía y la aventura sublime, más aún porque el episodio arranca yendo, directamente, al meollo del asunto.

La prioridad de Agallas era, obviamente, Muriel. Solo cuando era necesario salvaba también a Justo (o lo que quedara de él).
La prioridad de Agallas era, obviamente, Muriel. Solo cuando era necesario salvaba también a Justo (o lo que quedara de él).

La serie puede jactarse, entre otras cosas, de ser uno de los pocos productos audiovisuales que sabe combinar a la perfección varios géneros en uno sin que resulte forzado. Si bien los géneros más comunes son el horror y la ciencia ficción, también hay episodios marcadamente cómicos (como, por ejemplo, Barbacoa de abuela) y otros, en cambio, profundamente dramáticos (verbigracia, Los hacedores de estrellas). Paralelamente, el episodio La Máscara, alterna horror y drama a partes iguales, todo aderezado con toques cómicos, al mismo tiempo que sirve como crítica a la misoginia, la homofobia y las relaciones tóxicas: un episodio, sin dudas, excelente. El ejemplo anterior también viene a cuento porque la serie es una vía para hablar y criticar temas como el maltrato animal, la contaminación ambiental, o el rechazo a lo diferente. En el episodio Agallas conoce a Pie Grande, por ejemplo, el críptido del título es acusado y perseguido por crímenes que no cometió, porque el hecho de ser un “monstruo” ya es razón suficiente para que sea cazado. Otro ejemplo es El jorobado de Ningún Lugar, en el que el personaje aludido es sistemáticamente rechazado por todos en el pueblo en razón de su apariencia, la cual esconde un verdadero corazón de oro. Asimismo, en La historia de Agallas, un veterinario sin escrúpulos hace experimentos en animales, enviándolos a la Luna (un episodio, por demás, tristísimo). En los episodios El último hombre de nieve y La venganza del hombre de nieve, el “villano” en cuestión es el último de su tipo debido a que el calentamiento global ocasionó que su raza se derritiera.

Las escenas donde Agallas grita del susto son todo un clásico.
Las escenas donde Agallas grita del susto son todo un clásico.

En el texto anterior usábamos las comillas para hablar del villano porque, a lo largo de la serie, muchos de los antagonistas son, en realidad, seres incomprendidos que hacen lo que se espera que hagan, más allá de cuál sea su verdadera voluntad. Por ejemplo, en Comida de dragón, un dragón marino que ama comer pescado tiene la obligación de comer carne humana, la cual detesta, porque su familia así lo hace. Lo mismo ocurre en Randy, el robot: el “villano” tiene la tarea de destruir y colonizar planetas porque se supone que eso debe hacer su raza, aunque su verdadera vocación es tallar renos en madera. Muy pocos personajes son llanamente malvados: los que aparecen en Una noche en el motel Katz, El rey del flan o Agallas en la gran ciudad apestosa, respectivamente, son ejemplo de ello. El propio Dilworth habló al respecto diciendo que le interesaba hablar de personajes aquejados psicológicamente, que actúan como lo hacen por una carga que apencan.

La granja donde viven los protagonistas.
La granja donde viven los protagonistas.

La serie constó de cuatro temporadas, de trece capítulos con dos segmentos cada una, un episodio especial emitido en 2014 y un crossover con otro canino famoso de Cartoon Network: Scooby Do. A pesar de gozar de un gran éxito de público y crítica, el canal en cuestión no renovó la serie y Dilworth tampoco dio una explicación de ello. Desde entonces se ha hablado de hacer un revival o incluso una serie precuela que nos cuente los orígenes del can rosa. Mas nada de lo anterior prosperó a día de hoy.

Uno de los episodios más tétricos: El espíritu de la Luna de la cosecha
Uno de los episodios más tétricos: El espíritu de la Luna de la cosecha

Agallas, el perro cobarde se convirtió, por derecho propio, en una serie de culto. Supo combinar infinidad de géneros para contar historias divertidísimas sin renunciar a criticar a la sociedad o advertir sobre las malas costumbres del ser humano. A colación de esto, hacemos mención del episodio Gente mala y violenta, en la que un trasunto zombificado de Quentin Tarantino hace un programa de televisión mostrando a Justo maltratando de todas las formas imaginables al pobre Agallas, el cual se convierte en un éxito de público… Uno no puede dejar de pensar que los creadores, a sabiendas de que así es, más o menos, la serie en realidad, quisieron hacer una parodia de sus propios espectadores.

Valoración: 9/10

Reseña previamente publicada en: Nebulosa de historias

Más reseñas en su índice.

¿Te animás a escribir una reseña para el blog? 

Un tutorial para escribir reseñas.

Los corazones solitarios (Les coeurs solitaires)

Trite nos trae esta obra de Cyril Pedrosa (Los equinoccios, Portugal, Tres Sombras).

Los días de Jean-Paul transcurren al ritmo de su trabajo (el negocio de juguetes de madera de la familia), las visitas de su madre (tiene las llaves de su casa) y correr junto al lago. Es casi el aniversario de la muerte de su padre, toda la empresa se moviliza para una conmemoración festiva con discursos, un partido de fútbol y un banquete de apoyo.

Pero cuanto más se acerca esta fecha, mayor es la incomodidad para Jean-Paul. La opresión de una madre un tanto entrometida, el cansancio de la profesión y de sus compañeros, las ganas de vivir en otro lado, de ser diferente ... Las expectativas de euforia, dejarse llevar por la vida.

¡Este viento de libertad lo invade de tal modo que lo deja todo sin previo aviso! Jean-Paul se va en un crucero de viaje organizado. Cambiar de aire y sentirse finalmente libre.

Idioma: Español.
Editorial: Dupuis
Año: 2006
Guion: Cyril Pedrosa
Dibujo: Cyril Pedrosa
Tradumaquetador: javibi32 (CRG)
Archivos: 1
Formato: CBR.
Tamaño: 180 MB

050607

Descargar cómic: