sábado, 9 de octubre de 2021

Reseña Película: Speed (1994)

speed

Título original: Speed
Año: 1994
Duración: 116 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Jan de Bont
Con: Keanu Reeves, Dennis Hopper, Sandra Bullock, Jeff Daniels, Joe Morton
Grado: B
Reseña: Hugo C

globos

"¿Crees que si logras juntar todos los dientes del chofer te darán otra medalla?"

Quinta reseña de este mes aniversario y esta vez una que es casi innecesaria, ya que se trata de una película que, a más de 25 años de su estreno, ya todos hemos visto al menos una vez, ya sea en el cine, en VHS, DVD, cable o autocine. Sin embargo, le hago un lugarcito en mi grilla, no sólo por su valor nostálgico sino por su calidad y porque se la puede volver a ver más de una vez sin mayores problemas. Es entretenida y no hace falta haber ganado el Premio Nobel de Física para seguir la trama: hay un tipo que pone bombas y quiere plata. (Sí, sí, más de 25 años ya. No llore, abuelo.)

Screenshot (912)

Lo primero que uno nota leyendo la ficha de Speed (1994) es que se trata de una película relativamente larga a pesar de su también relativa sencillez. (Más sobre esto en un momento.) Suele decirse que la duración ideal para este tipo de películas es de unos 90 minutitos, y suele ser cierto, pero aquí, en una película que dura tanto o más que algunas de las primeras películas de James Bond encontramos la excepción que confirma la regla.

Screenshot (929)

Se trata de una película en tres actos básicos: ascensor, autobús, subte –o metro, como les parezca. El primer acto nos muestra cómo operan el héroe y el villano y cómo son sus personalidades; el segundo, el conflicto principal; el tercero y último cierra la historia y nos la enrega envuelta para regalo. Y ya está, no hay más. Uno se queda con las ganas de ver un poquito más, pero no, bajan los títulos y se acabó lo que se daba. (Y no me mencionen la secuela de 1997: esa abominación nunca existió.)

Screenshot (920)

Hacía rato que no volvía a ver Speed y lo que me sorprende gratamente es que uno no se aburre, no tiene tiempo de aburrirse. La historia nos pasea del punto A al B al C sin que podamos darnos un respiro usando una serie de obstáculos menores, uno tras el otro. Por ejemplo, Jack tiene que subir al autobús, sube; pero tiene que luchar con un pandillero; lo reduce, pero el chofer recibe un balazo. Y así toda la película. Siempre hay algo, el protagonista nunca tiene paz, y los espectadores tampoco.

Screenshot (936)

Lo que nos lleva al elefante en la sala: el salto del autobús. A estas alturas todos sabemos que la autopista estaba terminada y tuvieron que quitarle ese tramo para filmar la película, y sabemos que se trata de un salto físicamente imposible. (Incluso hubo un episodio de Mythbusters en el que se dedican a probar su imposibilidad.) No importa. La película funciona igual, ya que no te da tiempo a pensar y ya te tira otro problema, y ya estás pensando en ése, y luego en el siguiente.

Screenshot (935)

Y en todo caso, la suspensión del juicio es también mérito de los actores, que ayudan a que uno se sumerja en la trama. Keanu Reeves ya había alcanzado la fama a través de películas como Point Break (1991) o Bill & Ted's Excellent Adventure (1989), pero fue la película que hoy nos ocupa la que lo terminó de establecer definitivamente como héroe de acción. No sé si corresponde decir que Sandra Bullock saltó a la fama con Speed, pero casi: si bien ya era una cara familiar para los televidentes y había incursionado en el cine, hasta aquí lo más digno de mención era un papel secundario en Demolition Man (1992). Y por último, tenemos a Dennis Hopper, veterano de incontables películas –la más conocida es sin duda Easy Rider (1970)–, que es aquí el villano que le inyecta humor y agilidad a la cinta.

Screenshot (925)

Jack Traven forma parte del ciclo de "personajes irritantes" de Keanu Reeves, es decir, héroes que resultan irritantes para el villano de turno, como Ted Logan o Johnny Utah. (Jack incluso por momentos puede ser irritante para sus propios compañeros. Por ejemplo: "¡Jefe! Harry se ofrece de voluntario para revisar el piso 30!") Volviendo a Speed, ¿vale la pena volver a verla? Sí, especialmente si uno no la visto desde hace un tiempo y tiene ganas de perderse en la nostalgia de aquel lejano 1994 en el que uno podía comprarse una pizza con 20 centavos y aún le quedaba dinero para volver a su casa en tranvía.

Más reseñas en su índice.

¿Te animás a escribir una reseña o crítica para el blog?

Un tutorial para escribir reseñas.

Mouse Guard

Trite nos trae esta obra del autor David Petersen.

Tras una estética pseudo-infantil, Mouse Guard esconde una historia adulta en la que un grupo de ratones intentan apañárselas en la difícil sociedad medieval. En una tierra tranquila, los ratones viven apaciblemente en sus territorios mientras los Mouse Guards, comandados por la matriarca Gwendolyn, procuran ese estatus y protegen a comerciantes y viajeros de alimañas, lobos y comadrejas.

Idioma: Español.
Editorial: Norma
Año: 2008
Guion: David Petersen
Dibujo: David Petersen
Escaneadores: Aruso y Tildoras (CRG), Teofobicus 
Archivos: 5
Formato: CBR.
Tamaño: 712 MB

Escanear00010001040506Escanear0018Escanear0019Escanear0020

Descargar cómics: