viernes, 23 de julio de 2021

Reseña Película: The Hitman's Wife's Bodyguard (2021)

hitmanswifes2

Título original: The Hitman's Wife's Bodyguard
Año: 2021
Duración: 100 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Patrick Hughes
Con: Ryan Reynolds, Samuel L. Jackson, Salma Hayek, Antonio Banderas, Frank Grillo, Morgan Freeman
Grado: C+
Reseña: Hugo C

En mi reseña anterior hablaba de los placeres culpables, esas películas que nunca ganarían un Oscar pero que uno vuelve a ver de vez en cuando porque resultan entretenidas. La última adición a mi videoteca es The Hitman's Wife's Bodyguard (2021), que es la secuela de The Hitman's Bodyguard (2017), que ha sido justamente objeto de mi reseña anterior, mira tú qué casualidad.

Y es más de lo mismo.

Screenshot (697)

Pero está bien, a veces que sea lo mismo está bien, así uno sabe a qué atenerse. Uno sabe que cada vez que va a la heladería, le dan helado y no, por ejemplo, una papa hervida. En este caso, esta película es una buddy movie que repite la fórmula de su predecesora –tiros, explosiones, persecuciones y mucho diálogo– pero con unas pocas diferencias, a saber.

La primera y más obvia es que Salma Hayek pasa a tener un papel protagónico, y sigue robándose cada escena en la que aparece, como si estuviese poseída por el espíritu de Lucille Ball, aunque con un vocabulario mucho más colorido, más aún que el de Jackson, lo que ya es mucho decir. El papel de Hayek en The Hitman's Bodyguard era comparativamente mucho más breve, y estuvo bien así, ya que más hubiera sido demasiado. En cambio, con esta premisa nueva, pasa a ser la protagonista de facto.

Screenshot (692)

La segunda es el argumento: en la película anterior, se trataba de algo lineal, llevar a Kincaid del punto A al punto B, fin. Ahora se complica un poco más: en primer lugar, rescatar a Kincaid y trascartón detener una conspiración para destruir Europa con un virus informático. El virus es obviamente una excusa: lo mismo podría haber sido un ejército de ratitas o alfajores explosivos; lo importante era poner a los protagonistas bajo una cuenta regresiva para hacer las cosas más interesantes.

Screenshot (695)

La tercera es el villano: en The Hitman's Wife's Bodyguard tenemos a Antonio Banderas, ya que obviamente el personaje de Gary Oldman ya no está disponible. Banderas en esta ocasión nos brinda una cruza del Gato con Botas con su personaje en Machete Kills (2013) y el que interpretó Javier Bardem en Skyfall (2012). Suena terrible, ¿verdad? Y sin embargo, en el contexto de ridiculez general de esta película, funciona. Y hay un segundo villano –secundario en más de un sentido–, que no funciona tan bien, pero zafa.

Screenshot (693)

Y esta vez el comic relief es el impeinable Frank Grillo, como el agente de INTERPOL que sigue a, persigue a y eventualmente colabora con los protagonistas. El resto no cambia: violencia sin sentido, buenas secuencias de acción y diálogos ocurrentes. El director es el mismo de la anterior. Tampoco cambia el hecho de que se trata de una película entretenida. Más allá de la falta de originalidad –ya que, como he dicho, es básicamente una copia carbón de la anterior–, lo único que en mi opinión le resta puntos es la excusa con la que el guión restablece el contacto entre los protagonistas. No la cuento para no arruinar el momento, y además, porque, pensándolo un poco, concuerda con el resto del guión, que es tan estúpido como el de la película de 2017.

También aparece el bueno de Morgan Freeman, quien hoy en día por unos pocos dólares aparece en cualquier película, fiesta de graduación o cumpleaños infantil que le ofrezcan. (Incluso hace muñequitos con los globos y sirve los refrescos.) En fin.

Screenshot (685)

The Hitman's Wife's Bodyguard es una película tontorrona pero bienintencionada con un elenco que sería igualmente (pero no más) disfrutable en un documental que los mostrase almorzando juntos. Cumple con su función primordial, que es entretener, y, en este caso, volver a reunir a estos dos simpáticos pastenacas. Ya nos ha pasado con las películas de Lethal Weapon con Mel Gibson y Danny Glover en los años 80, y con las de Rush Hour con Jackie Chan y Chris Tucker en los 90: la primera entrega estaba bien, las siguientes no eran tan buenas pero uno las veía igual aunque más no fuera porque volvían a reunir a nuestros personajes favoritos.

Un detalle: esta peli es casi 20 minutos más corta que la anterior, lo que le juega a favor, especialmente si tenemos en cuenta que hay algunos gags reciclados, como el del teléfono celular –que esta vez está a cargo de Frank Grillo. Como sea, recomiendo esta película, y por la misma razón que la anterior: entretiene y no intenta adoctrinarte, lo que por estos días es toda una rareza.

¿Habrá más secuelas? Tal vez en un par de años tengamos una película con el guardaespaldas del tío de la mujer del asesino a sueldo, seguida por otra con el guardaespaldas del vecino del tío de la mujer del asesino a sueldo, y así ad infinitum y muy probablemente con alguna aparición de Morgan Freeman, mientras el cuerpo aguante.

La reseña de la película de 2017, acá:

Más reseñas en su índice.

¿Te animás a escribir una reseña o crítica para el blog?

Un tutorial para escribir reseñas.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario