jueves, 22 de agosto de 2019

Reseña Serie: I Zombie - Final Season

clip_image002
Año de Emisión: 2019
Episodios: 13
Creadores: Rob Thomas, Dian Ruggiero-Wright
Cadena televisiva: The CW
Reseña: Saint Sinner 
Correctora: Gunnr07

IZOMBIE FINAL SEASON: El Fin de una Fórmula agotada

Cuando terminé de ver la cuarta temporada, hace muchísimos ciclos de luna, me predije a mí mismo que la próxima temporada sería el final. Y no estaba muy equivocado…

Pero vayamos por partes, recordemos estas excelentes reseñas de Ñono Cool

I Zombie - Primera Temporada
I Zombie - Segunda Temporada

clip_image002[5]

La primera impresión que tuve de esta serie fue que me recordó a las viejas series Sony con una mezcla de humor negro, un poco ácido. La química increíble de amistad de Liv, Ravi, Mayor y Babineaux que se ve durante toda la serie es algo única, es un feeling que no veo en demasiadas series dentro de los personajes principales. La versión original del cómic es irreconocible; apenas copió un personaje, como también, ignoró los fenómenos paranormales (aunque personalmente no lo leí por completo porque no me gustó). La serie es mejor debido a la consistencia argumental, ya que adoptó formato del “caso de la semana” que usan ciertas series conocidas de intriga policial, como menciona Ñono Cool, lo mismo sucedió con la adaptación de Lucifer también de DC Vertigo (El cual es un magnifico cómic, al que le perdoné el cambio de personajes y tramas, el alejamiento de la temática cruda y madura por su carisma, aunque algo azucarado, transmitida en FOX –tiempo después terminaría en Netflix). En su segunda temporada aumentaron los episodios como en última hora, llegando a un impar número de 19, que terminó con la aparición de la jefe militar ejecutiva Vivian Stoll, personaje que iba a ser preponderante recién en la tercera temporada.

clip_image004

En esta tercera temporada fue que vislumbré como la serie comenzaba a flaquear. Vivian Stoll se volvió un personaje desechable, a la que sacaron sin ningún preámbulo pasado algunos capítulos. Convirtiéndose relevante el personaje de Chase Graves, antagonista principal en la cuarta temporada, que a mí parecer es un personaje completamente anodino. Esta temporada terminó con la “Ciudad Zombi de Seattle”, gracias al engaño de las falsas vacunas de gripe.

La temporada se alejó un poco de la temática “caso de la semana”, hasta el punto de que en el primer episodio se iba a otro formato, sin embargo, la situación cambió radicalmente. Todo el mundo sabe de los zombis, incluso hay más, gestando la discriminación, el odio entre una multitud de humanos, como también, existe la posible amenaza nuclear del Gobierno Norteamericano por contener el virus Zombi en medio de una ciudad sitiada por ambos bandos. Sin embargo, la emoción del cambio de City Zombie dura poco, convirtiéndose en una temporada realmente decepcionante por las altas expectativas que uno crea. Blaine el villano favorito de las temporadas pasadas queda en un “tercer plano”. Y el padre de este, interpretado por Robert Knepper, fue desaprovechado con su secta zombie religiosa, al darle una terminación suicida contra el ejército humano en los límites de la ciudad.

clip_image006

La última temporada, por lo tanto, se resumiría de la siguiente forma; Liv sigue el mando del título de Renegado de un grupo clandestino con humanos. Ella araña a los enfermos terminales y tiene una vía para sacar y entrar humanos a la ciudad.

clip_image008

Mayor esta a la cabeza de Fillmore-Graves, estancado en ese papel, a mi parecer, por tantos vaivenes que tuvo el personaje. Inducen al supuesto villano de temporada Martín Robers, típico personaje serio de una serie cómica al estilo Seinfeld; “involuntariamente cómico” (imaginé cada aparición de Martín con el remate del característico single), un paupérrimo megalómano que planeaba o pretendía que los zombis, como especie superior, dominaran el mundo. Y, uno de los villanos secundarios que más aparece es el franchute de Fillmore-Graves que, en otras temporadas era más como un extra con diálogos, al convertirse en seguidor de Martín, tomando más fuerza de lo inesperado más adelante. La promotora de la pandilla radical anti-zombie: Dolly Durkins pierde peso protagónico ante sus pocas apariciones. Al menos, Blaine y Donny son resaltados.

Aquí el “caso de la semana” se encuentra más relleno por sus subtramas o situaciones de cajón, es decir, no hay sorpresa. Defecto que ya venía desde un tiempo atrás y que en los 2 últimos episodios no se da porque es el remate de la serie; un final apresurado. Es decir, la serie dejó tramas de otros personajes sin definir, sin cerrar, como: ¿qué pasó finalmente con Mister Boss, Dolly y el Alto General que se quería vengar de su hija? (secuestrada a Seattle y convertida en zombi por accidente en el transcurso del viaje, como chantaje para no tirar misiles, en la temporada anterior). Aparte, ¡WTF! con el cierre de Blaine y Don E, como que no querían un final común y corriente, pero a los guionistas se les acabaron las ideas, dando situaciones forzadas. Y, tratando de no hacer spoiler, me pregunto; ¿por qué diablos Blaine conservó ese cerebro sabiendo que no tenía nada más para vender? ¿Para qué le sirvió? Y una cuestión más que tiene que ver con la mención indirecta del padre de Blaine, ya que resultó el fin de las desventuras de ese par. Sin escenas posteriores a su final.

clip_image010

Otra cosa que noté, en este agujero del guion, es Ravi humano y Ravi zombi. Al terminar la cuarta temporada, en el epilogo, se mostraba a Ravi inyectándose una vacuna para luego pedir a Liv que lo arañe. Sin embargo, en los episodios en que es humano perfectamente puede tener sexo con Payton, con condón sin peligro de que el ultravirus lo traspase -sin mención, en esa temporada, si ellos lo usaban o no-. Y en los episodios siendo Ravi zombie, cambia su personalidad por la ingestión de un cerebro humano (un conocimiento ya sabido por el público de la serie). Por lo que, es en estas situaciones en donde no se aclara porqué se da este sinsentido en Ravi humano/zombie, sin el dilema de infectar a otros, generando una serie de cuestiones argumentales.

clip_image012

Una cuestión que me genera duda es, a lo largo de la serie, cuando siendo zombie y le disparan al cuerpo (menos al cerebro claro está), le rajan la garganta o le hacen cualquier otra herida de gravedad, y le aplican la cura zombie este se vuelve humano; ¿qué pasa con las heridas de un cuerpo al que no le funciona el sistema inmunológico? Como también, otra de las preguntas es la vulgar cuestión de que si él está muerto ¿cómo, entonces, se le para a la hora de tener sexo?, entre otras cosas. Creo que el espectador se atiene al Pulp de la serie y no quiere ahondar demasiado, quedándose gozando de su entretenimiento.

El personaje de Clive Babineaux queda eclipsado, sin tanta importancia, como antes. Y ni se diga de su bonita esposa, la agente especial Dale Bozzo, quién embarazada, tan solo aparece por completo protagonizando un capítulo y el resto aparece como una simple extra. Los jóvenes terminales inmunes al virus zombi, con su cerebro siendo una vacuna, los dejo en el tinterillo ya que solo sirven como apoyo para que algunas historias puedan desarrollarse luego en la serie.

Por último, el posterior epilogo largo me pareció algo aburrido por su trivialidad. En mi opinión, debió aludir más a lo esencial, sin embargo, se entendió después de porqué ese final, un final “políticamente” correcto (a pesar de, como dije anteriormente, que no cerraron ciertas tramas de otros personajes). Muchos concordarán conmigo en “la falta de maquillaje”, aunque no quiero dar spoilers, quizás hubiera sido interesante, y tal vez mejor, aumentarle más minutos al episodio final, o que el remate hubiera sido 3 episodios en vez de 2, en fin, solo diré: ¡Ay Zombie, Bye Zombie!

Calificación 6.2/10
clip_image014


En el blog:
Más reseñas en su índice.
¿Te animás a escribir una reseña o crítica para el blog?

Banda Stern

https://4.bp.blogspot.com/-3qRXS1XYJ_c/XTiXkDsEXgI/AAAAAAAAF3g/e5UZhpYzf500Z5AfaAZLluhvNtH95FynQCLcBGAs/s1600/021.jpg
Trite nos trae este comic de los autores Luca Enoch (Lilith, Morgana) y Claudio Stassi (Por eso me llamo Giovanni, Brancaccio, Una historia de la mafia cotidiana).

Una historia sobre el grupo armado sionista que fuera conocido como Banda Stern, por su fundador, Abraham Stern. Al igual que otros muchos grupos terroristas durante el siglo XX, pretendió imponer sus ideas por la fuerza de las armas recurriendo al terror.

La Banda Stern decía ser el único representante de los judíos y su propósito era expulsar a los británicos y fundar un Estado judío en Palestina.

Idioma: Español.
Editorial: Norma
Año: 2013
Guion: Luca Enoch
Dibujo: Claudio Stassi
Escaneador: Mayoneso (CRG)
Archivos: 1
Formato: CBR.
Tamaño: 80 MB

BS-006BS-007BS-008

Descargar cómic: