miércoles, 8 de agosto de 2018

La virgen del burdel

VB001
"París, años 30. La frivolidad y la diversión se adueñan de las calles de la capital francesa, hasta que un terrible asesino en serie empieza a acabar con la vida de las prostitutas.

Blanche, una candorosa muchacha, es testigo de uno de los asesinatos, y a partir de ese momento su vida empieza a estar en peligro. ¿Será ella la próxima víctima?

La virgen del budel recopila los dos primeros tomos de la serie Miss Pas Touche, una historia de crímenes pasionales, de lucha por la supervivencia, y un reflejo perfecto de la vida nocturna de la Francia anterior a la Segunda Guerra Mundial."

[...]
Pero voy a insistir en el color. El aspecto, con diferencia, que más ha llamado mi atención, ha sido el cromatismo de este álbum: muy vivo. Hay una alternancia perfecta entre los tonos oscuros, para las escenas nocturnas y las de tensión, algo obvio, y los luminosamente claros para las escenas diurnas. Los bailes presentan una envoltura rojiza, insinuante, levemente lasciva, que rima inapelable con las luces y gallardetes que engalanaban aquellas verbenas populares. No puedo olvidar tampoco el trazo del dibujo, sencillo pero muy eficaz.

El complemento perfecto para esta obra. Y aún hay más. Desde que tuve ante mis ojos la imagen de la protagonista de ‘La virgen del burdel’, la recatada Blanca, acudió a mi mente un cuadro de Matisse, cuyo título no he conseguido traer a mi memoria desde entonces. Había algo en aquel rostro que me recordaba la pintura del artista francés. Repasando algunos otros cuadros suyos, me topé con que en la obra de Matisse destaca la gran importancia que otorgaba al color: la vida era color para él. Su pincel, su paleta, esbozaron sombras, perspectivas y volumen a través de este recurso expresivo. Matisse dibujaba con el color y algo parecido puede decirse de cada una de las viñetas de este álbum. Visto así, ‘La virgen del burdel’ sería el triunfo innegable del color.

Los artistas responsables de todo esto que les cuento son el escenarista y colorista Hubert Boulard (Saint-Renan, Francia), un curioso devorador de libros, que descubrió los cómics – a pesar de que en su familia los tebeos estaban considerados como "lecturas poco serias" – a través de la obra de autores tales como Tardi, Pratt, Bourgeon o Frank Miller; y Kerascoët (seudónimo singular que, inopinadamente, enmascara una realidad plural: la de los dibujantes Marie Pommepuy y Sébastien Cosset, Preciosa Oscuridad).

Seguir en La virgen del burdel de Hubert y Kerascoët: el triunfo innegable del color

Idioma: Español.
Editorial: Planeta
Año: 2008
Guion: Hubert Boulard
Dibujo: Kerascoët, Hubert Boulard
Escaneador: Rork (CRG)
Archivos: 1
Formato: CBR.
Tamaño: 50.4 MB

VB004VB005
VB006VB098

Descargar comics:

No hay comentarios. :

Publicar un comentario