miércoles, 6 de julio de 2016

Reseña Película: The Man from Earth


THE MAN FROM EARTH

Fecha de estreno: 2007
Director: Richard Schenkman
Guionista: Jerome Bixby
Productora: Independiente (financiada por Emerson Bixby, Eric D. Wilkinson, y Richard Schenkman)
Duración: 85 minutos
Reseña: Ñoño Cool

Esta es una película que descubrí muy recientemente gracias a la recomendación de Ñoño Wise, y creo que me he terminado encantando de ella. Es algo que un cinéfilo como yo valora mucho en cualquier film: un concepto interesante, una idea muy simple pero que se expande de la manera más compleja. Y que lo haga solamente en el peso de la idea misma en vez de usar cosas como escenas de acción o cosas diferentes al mero diálogo la transforma en algo único.

The Man from Earth es un drama de ciencia ficción estrenado el 2007 escrito por el gran Jerome Bixby, y dirigida por Richard Schenkman. Bixby fue una mente creativa e innovadora en el siglo pasado en lo que se refiere al género sci-fi, escribiendo capítulos de la serie original de Star Trek así como un corto para “The Twlight Zone” (La Dimensión Desconocida) conocido como “It's a Good Life".

Bixby tuvo un alto impacto en cuanto a influencias para los guionistas a futuro tanto en televisión como en general, y “The Man from Earth” fue su último trabajo que comenzó en los años 60 pero terminó recién en Abril del 98 poco antes de su muerte ese año. Su hijo Emerson fue quien lo llevó a buen término, pero no pudo encontrar un director que pudiese llevar la historia al cine sin querer meterle sangre, explosiones, armas láseres y persecuciones; esto hasta que dio con Richard Schenkman, y tomando un par de actores que tuvieron roles muy menores en Star Trek dieron vida a una de las películas más originales del último tiempo.

La película es como dije antes una simple idea, que transita perfectamente en uno de los guiones sci-fi mejor compuestos. Es una historia cercana y personal que involucra nada más que diálogos, pero al poco comenzar de verla sabes que no te quieres perder nada de lo que se vaya diciendo en la habitación donde todo sucede.


Todo está centrado en un profesor universitario llamado John Oldman, quien decide dejar su trabajo y mudarse a otro condado luego de 10 años de servicio universitario, sin revelar sus razones a nadie, ni siquiera sus colegas y amigos más cercanos. Por esto ellos deciden sorprenderlo con una fiesta improvisada de despedida en su casa y presionarlo de esa manera para que les cuente el motivo de su extraño alejamiento.

Dudando que hacer en un comienzo, pero terminando de ser convencido por el grupo, decide contarles la verdad. John asegura que es un hombre de Cromañón que nació en la era paleolítica hace 14.000 años y luego de cumplir los 35 dejó de envejecer, sin explicación alguna incluso para él, por lo que ha vivido por toda la historia de la humanidad hasta ahora. Y para evitar que la gente se dé cuenta y reaccionen violentamente o con miedo, se muda cada 10 años de lugar y asume una nueva identidad.

Primero lo hace fingiendo que está escribiendo una novela sobre un personaje de ese tipo al grupo compuesto por un antropólogo, biólogo, arqueólogo, psicólogo, estudiante de la biblia, historiador y una estudiante universitaria. Pero después de ver que todos siguen el juego intentando justificar el tema con teorías intelectuales, decide contarles todo.

Obviamente las reacciones ante tal revelación no son todas positivas, pues estos intelectuales no pueden comprarse todo así como así; de todos modos deciden seguir con la idea para ver si pueden encontrar errores e inconsistencias en lo que dice ser. Oldman es capaz de detallar sus viajes y algunos de sus encuentros con los iconos históricos más famosos que había conocido en sus muchas vidas, gente como Van Gogh e incluso el Buda. Las cosas finalmente se calientan cuando la discusión se vuelve inexplicablemente a la cuestión de la religión (como siempre pasa) y Oldman afirma algunas cosas que las personas podrían no estar dispuestas a escuchar.


Los intercambios intelectuales terminan analizando la biología, historia, religión, antropología y una amplia gama de emociones humanas, mientras se responde a la pregunta de qué significa ser humano al no estar dividido por ninguna de las concepciones políticas, raciales, diferentes fe y demases que nos separan el uno del otro.

El problema es que John responde cada cosa que se le pregunta de la manera más natural y con una lógica irrefutable destapando la verdad tras las leyendas del ayer y reflejándolo en la sociedad actual. Lleva a dudar incluso a los eruditos presentes en la habitación sobre su sanidad mental, o peor aún… si es que dice la verdad y lo las consecuencias que traería.

La atmósfera que se construye entrega una sensación de que tú estás ahí mismo en la cabaña sentado junto al resto de esta gente; el diálogo filosófico e intelectual fluye de manera natural y puedes ver las distintas reacciones de cada personaje interpretadas de gran manera por el gran cast, desde confusión y enojo a fascinación y convencimiento. Y todo esto te invita a cuestionarte lo mismo que ellos y decidir si revelarlo como un total loco, un tipo que juega una broma muy pesada a sus amigos, o creerle a este hombre cromañón.

Se nota el enorme trabajo que Bixby puso en el guión, dado que las respuestas lógicas que el protagonista da hacia las interrogantes que le lanzan están tan bien armadas que te costará mucho poder refutarlas de una manera definitiva. Y la manera en cómo se presentan los sucesos sirve para que el espectador haga el ejercicio de llenar los huecos mediante el raciocinio y la imaginación, por lo que la narrativa jamás te suelta.

Se presenta a John como un hombre común y corriente. No es un Vandalo Salvaje que se ha hecho sabio en todos los aspectos de la ciencia y la vida, nuestro protagonista no es un genio, sino que solo tan inteligente como lo era hace 1400 años atrás, lo único que ha tenido es mucho tiempo, demasiado tiempo. Ha aprendido muchísimo pero también olvidado muchísimo, como cualquier persona termina olvidando detalles de lo que vio en alguna materia en el colegio, o tú si te pregunto ¿qué es lo que hiciste a esta exacta hora este mismo día hace un año? pero extrapolado no a años o décadas sino milenios.

En más de una forma este film es un microcosmos sobre cómo la gente en la sociedad que vivimos reacciona al cambio. Este muchas veces es doloroso o incluso violento, pero inevitable. La mejor manera de tratar con él es internalizar su existencia, pero todos viven en la confianza sublime que puede ser de alguna manera podemos eludirlo y vivir en nuestra zona de confort. Es por eso que Copérnico, Galileo y Ptolomeo encontraron tantos detractores. Dejando el fervor religioso y dogmático a un lado, la razón más grande detrás de esto fue que presentaban un paradigma de cambio masivo que habría forzado a las personas a revisar sus creencias existenciales, desechar pensamientos que habrían echado raíces y florecido si nadie los hubiese contrariado, encontrar un nuevo conjunto de creencias que se alinean bien con los nuevos descubrimientos, y así sucesivamente una y otra vez. Pero el sentido común prevaleció finalmente, y fueron reivindicados. Como dicen, la única cosa constante en el mundo es el cambio.

El guión juega con eso al poner distintas reacciones al cambio con la revelación de John, desde algunos que lo rechaza abiertamente y trata de loco y otros que caen en depresión por miedo a que sea verdad; hasta quienes ligeramente comienzan a creerle o esperan con ganas que sea cierto sin aceptarlo realmente; y uno de ellos que jamás duda de sus aseveraciones dado lo joven que es y no ha estado tan moldeada por la sociedad para temer el cambio.

La película también logra hablar sobre la vida, tanto los grandes momentos más importantes como esas pequeñas partes que forman nuestro existir, como la vida y la realidad son más grandes que los cortos periodos en los que las experimentamos, y está plasmado de una forma que te hace auto-examinarte cuando todo termina. Tu no ves esta película, si pones suficiente atención podrías llegar a vivirla mientras avanza.


Por último esta película es una historia sobre el poder de las historias. A todo el mundo le gusta escuchar historias e imaginarse ser parte de una más grande. Y John cuenta una historia tan poderosa que los oyentes no pueden aceptarla. Pero ellos no quieren negarla totalmente tampoco. Todos nosotros queremos respuestas. Todo el mundo quiere una finalidad. ¿No es por eso todo el mundo sigue en busca de respuestas durante toda su vida, la mayoría de las veces en los lugares equivocados?

“The Man from Earth” ilustra esto, y como las historias se relacionan con el pasado, la vida en el presente y nuestra mirada de futuro; como un hombre fuera de cualquier tiempo que conoce todas las historias, tiene la bendición de que siempre podrá experimentar nuevas, así como la maldición de que jamás podrá tener un propósito real que cumplir debido que su existencia nunca realmente avanza, sino que lo hace todo los demás a su alrededor.

La película se mantiene con su conceptualización literaria, está llena de emoción, un buen trabajo de soundtrack para crear la atmósfera, entrega lecciones de vida que puedes o no tomar en cuenta ya que jamás las martillea en el espectador, y es una mezcla perfecta entre misterio, ciencia ficción y tensión.

Me atrevería a decir que esta es una obra maestra en todo su derecho, y una de las joyas ocultas de la ciencia ficción. Mi recomendación es verla sin interrupciones, tal vez con algunos amigos junto a ti para echarle leña a la discusión intelectual que te propone, y disfrutarla al máximo. Si algo basado solo en diálogo y tan minimalista no es lo suyo, pues mejor mantenerse alejado pues no les gustará nada, pero para los que están dispuestos a darle una chance creo que se llevarán una buena sorpresa.

10/10 

Enlace Externo:    The Man from Earth (subtitulado)


No hay comentarios. :

Publicar un comentario