jueves, 7 de julio de 2016

Reseña Comic: La Isla sin Sonrisa


LA ISLA SIN SONRISA

Editorial: EDT España
Fecha de publicación: 2009
Guionista: Enrique Fernández 
Dibujante: Enrique Fernández 
Reseña: Ñoño Cool

Yulkukany es una isla ballenera castigada continuamente por las tormentas, está demasiado lejos de todos quienes podrían prestarle atención e ignorada por cualquiera que se encuentre cerca. La habitan gente apesadumbrada, triste y desconfiada, y prácticamente nadie que no haya nacido en ella la visita. El geólogo Milander Dean viaja a la isla para realizar una investigación como muchas, y lleva como único equipaje un pasado que le atormenta continuamente.

Ahí se encontrará con su total opuesto. Elianor, una chica pequeña con mucho sentido del humor, de sonrisa fácil y con una imaginación totalmente sin límites, sensible a los sentimientos de los demás y muy abierta a maravillarse con las cosas triviales que le ofrezca el mundo. Él la detesta profundamente por su positividad frente a la vida, pero están forzados a entenderse el uno al otro si es que quieren comprender un secreto que la isla ha ocultado por mucho tiempo.

El comic publicado el año 2009 por EDT puede parecer la típica historia del hombre extranjero que llega a un pueblo diferente a su forma de vida que considera normal, por lo que se lleva mal y se ríe de ellos hasta que se puede integrar y aprende su lección, PERO es muchísimo más que eso, verdaderamente mucho más.
                                                   
Es una obra que se mueve entre la realidad y el sueño, entre el mundo común de cada día con los trabajos monótonos de universidad y el pesado como pesquero en medio de tormentas; hasta cosas mágicas salidas de los mitos y leyendas del folklore con muchos tintes de Miyazaki. Es casi me atrevería a decir poesía transcrita a imágenes, porque aunque suene cursi es la única forma para describir lo que leí. Es una pequeña historia sobre la búsqueda de la felicidad cuya ejecución al igual como la forma en que es ilustrada puede condensarse en una sola palabra: magistral.


El guión es genial en su simpleza. Sus personajes tienen las personalidades muy definidas, ambos tuvieron una experiencia trágica en su pasado que les hizo ser como son en el presente. El geólogo la enfrenta volviéndose amargado y cascarrabias de manera permanente pues se niega a superarlo y prefiere torturarse con el dolor una y otra vez al punto que se odia a sí mismo cuando sonríe accidentalmente en una ocasión

La niña por su parte reaccionó todo lo contrario, es alguien que vive en las nubes siempre imaginando cosa para aparentemente escapar de la realidad, inventando mil y una historias que relacionan seres fantásticos con cualquier suceso minúsculo y mundano; para la molestia de Milander, adorna todo con toques de folklore y le da un giro que cree una sensación de novedad e inocencia.

El hilo conductor será la ausencia de la alegría en Milander que él se encarga de matar para que cada día de su vida se le haga más complicado de sobrellevar que el anterior y sienta aversión a los humanos en general; contra la alegría desbordante de Elianor que obstinadamente quiere contagiarle al geólogo, y su mundo de fantasía que cada vez se siente más real y plausible en esta isla mágica.

La narrativa te transporta a este sitio en medio de la nada gracias a como está contada la historia, la manera de presentar y desarrollar los personajes, los seres fantásticos que irán apareciendo a medida que avanza el relato, y por supuesto los paisajes que el dibujo se encarga de ilustrar. Los temas como la pena y felicidad o esperanza y maldad pasan de ser ideas abstractas que no podemos ver o tocar, a seres vivos o entidades fantásticas que encarnan los conceptos en una aproximación muy cercana a los films de Studio Ghibli y Hayao Miyazaki.

Y no solo en influencias se puede citar a Miyazaki, sino que en comparación de calidad argumental con las películas que nos acostumbra a entregar el director nipón, lleno de magia y una simplicidad que dice tanto con tan poco. El mundo presentado y sus leyendas me recordaron a otra isla donde llueve casi permanentemente y está al sur del mundo llamada Chiloé, lugar donde el folklore mitológico y su gente van tan de la mano como en la “Isla sin sonrisa” y eso me alegra bastante pues pasé unos periodos muy interesantes en dicho lugar.


El dibujo por su parte nuevamente me recuerda al director… bueno, ya saben a quién. Y es porque visualmente es una delicia, el trazo, narrativa visual, forma, todo es perfecto. Los escenarios te hacen estar parado en los lugares que lees en vez de solo hojearlos; y gracias a la paleta de colores, juego de luz y sombra, el ritmo en que todo avanza y la composición de los movimientos de cada personaje pareciesen como si no hubieses leído un comic sino que visto una película animada japonesa de aquellas.

Es tan bueno el arte que después de haber leído todo, lo volví a retomar solo para poder mirar por segunda, tercera y cuarta vez el dibujo y la belleza inherente que posee. No es de extrañar que se ganase premios en España y Japón gracias al trazo que podemos disfrutar en esta obra plagada de la mejor clase de magia.

En resumen pienso que es un producto demasiado bueno para dejar pasar. De increíble belleza, un dibujo único y una historia interesante, linda moraleja, mucho corazón y creatividad, buenas interacciones entre sus protagonistas y una sensación de que tu vida es un poquitín más alegre al finalizar. Si son fans de Ghibli y Miyazaki esto es lo suyo, si disfrutan de los comics simples pero potentes también, y por último si les gusta el buen contenido esto es lo suyo.

10/10

Post:    La Isla sin Sonrisa



No hay comentarios. :

Publicar un comentario