lunes, 13 de junio de 2016

Reseña Comic: Nemesis


NEMESIS

Editorial: Icon Comics
Fecha de publicación: 2010
Guionista: Mark Millar
Dibujante: Steve McNiven
Reseña: Ñoño Cool

Ya que he hablado bastante de los comics de Mark Millar, visitando tanto su faceta clásica que es la estrambótica, violenta, con humor negro, acción sin descanso y mucha sangre; y la muy atípica que bauticé Reverse Millar donde desarrolla sus personajes, le pone corazón a su historia, además de priorizar la buena construcción de su trama por las explosiones y huesos rotos.

Dije que ambas facetas me gustaban bastante (como muestran todas las reseñas que le he hecho al guionista), y el hombre ha escrito cosas que son verdaderos productos totalmente sólidos como Old Man Logan, Civil War, Superior, Starlight, etc, pero lejos disfrutaba al segundo Millar por sobre el común, y que este se me hacía repetitivo y cansador una vez que leías mucho de su material.

En ese estado me encontraba después de haber leído varios comics suyos cuando me topé con su “Némesis”. Por eso me dije a mi mismo: “espera unos meses, léelo después, así habrás descansado de los tópicos comunes de Mark y podrás disfrutar el comic en vez de sentirlo como otro producto que pone el estilo por sobre la sustancia y repite lo mismo otra y otra vez”. Pero dada su premisa tan intrigante, pensé “al diablo” y lo leí de todos modos por lo interesante que prometía ser… y creo que debí hacerme caso a mí mismo y haber esperado más tiempo para leerlo, porque simplemente no pude disfrutarlo ya que mis temores fueron ciertos.


La premisa que me atrajo fue “Némesis: ¿Qué pasaría si Batman fuera el Joker?” pero no solo eso, sino que “¿y si Batman fuera el Joker en un mundo donde no existiese ningún otro superhéroe?", ahora saben cómo no pude resistirme a echarle una ojeada. Como si fuese un Batman invertido, Nemesis es un billonario aburrido que usa su riqueza para entrenar sus habilidades al máximo física y mentalmente para poder esparcir caos a lo largo del planeta.

En este universo él es el único supervillano y elige a variados jefes de policía como blancos de sus acciones, y sistemáticamente destruye sus vidas, sus reputaciones y hace pedazos las ciudades que protegen antes de matarlos. Como si fuera John Doe de la película Se7en o Jigsaw, este tipo usa el castigo adecuado y más doloroso acorde a los pecados y vidas de los protectores de la ley, aunque sube el nivel de crueldad e imaginación torcida al máximo cuando lo hace.

Su último objetivo está en Washington DC, el implacable Blake Morrow, y como es el equivalente del Comisionado Gordon en esta historia, calcado casi hasta en el diseño, por lo que durante el resto de la reseña le diré simplemente no-Gordon. Un policía honesto, inteligente, hábil, que prioriza su trabajo por sobre su familia, y tan efectivo que jamás ha fallado en lo que se ha propuesto, pero que tiene un tinte moralmente ambiguo escondido en él. Ahora hará suya la tarea de poner a Némesis tras las rejas, por lo que empezará un juego del gato y el ratón entre ambos.

La premisa es fantástica, eso no se puede negar… pero a la hora de examinarla no sé si tenga peso. Digo Némesis y el Joker no comparten más cosas que no tener razón real de ser villanos psicópatas y querer crear caos; pero mientras Joker se me hace alguien muy interesante y psicológicamente complejo, Nemesis es solo alguien bastante plano y sin personalidad real más allá del estereotipo de loco que quiere hacer explotar cosas.

Creo que fue creado así para que el lector pueda ponerse en sus zapatos e imaginarse ellos como el villano, pero en mi caso no resultó… nuevamente, por haberlo leído luego de muchas dosis de Millar, por lo que le tenía cogido el truco, pero si no conoces mucho de Millar, puede que funcione con ustedes.


Y en cuanto a la trama, esta se pierde el potencial de ser mucho más y elige irse por la ruta fácil de las explosiones, grandes escenas de destrucción y el intento ocasional de que Némesis luzca como un maligno perturbado que manipula las cosas al máximo sin errores. No se desarrolla el tema de qué pasaría en un mundo donde existe un supervillano y no superhéroes para detenerlo más allá de los muertos y heridos en ataques terroristas; no se desarrolla verdaderamente el tema de que si el hombre común puede realmente defenderse contra esta clase de amenaza, si el Comisionado no-Gordon tiene una chance contra el Joker sin Batman.

Todas las implicaciones psicológicas, morales, y tramas que pudieron causar tensión se cambian por algo solo centrado en la acción y muerte, que ocasionalmente crea inquietud en el lector, quien termina por predecir cómo terminará el comic desde antes incluso de las páginas finales del primer número.

Tampoco se explora las implicancias de ser villano, qué les motiva a ser lo que son, o qué tanto daño podrían estos causar en un mundo donde nadie les puede detener. Ya que Némesis solo rapta al presidente, hace explotar cosas y mata mucha gente. Nada nuevo que ver aquí, tal vez lo único realmente terrible es lo que le hace a la familia de no-Gordon, donde le hace decir... digamos, confesiones. Pero estas confesiones se supone que son pecados horrendos no solo para no-Gordon aquí, sino que todos nosotros deberíamos desaprobarlos fuertemente, como es la SPOILER - homosexualidad de su hijo - SPOILER cosa que sinceramente no me parece algo para avergonzarse, sino que es solo un aspecto más de lo que eres como persona, ni bueno ni malo. Me tocó más como algo para shockear que realmente merecido.

Aunque nuevamente les digo, pueden perfectamente disfrutarlo como entretenimiento simple y duro, nada más ni nada menos, alguien puede pasárselo en grande leyéndolo PERO con esta premisa yo esperaba mucha más sustancia, por eso soy un tarado que está haciendo una reseña negativa de algo que más de alguno disfrutó a pleno, solo porque me prometían algo diferente, algo memorable, no solo entretenimiento común.

Otro problema que viene con leer mucho de Mark Millar clásico, es que ves que el 99% de sus personajes son para bien o para mal, moralmente ambiguos, fuertes, desinteresados tipos rudos, o simplemente tipos duros de pura maldad. Y aquí encontramos eso en las dos figuras principales: Anti-Batman y no-Gordon, nuevamente no encontraba nada nuevo en el horizonte.

Millar ha dicho antes que cuando escribe una historia primero se imagina los ambientes, escenarios y conceptos que se verían bien en una splash page o dos, y luego le inventa los detalles del argumento que llevarían a esa escena de acción. Y aquí sí que se nota, pues el plan de Némesis no tiene sentido alguno, lo que le lleva a causar tanto desastre y salirse con la suya no junta ni pega si le analizamos un poco.


Cuando comienza el comic en el primer número, anti-Batman llega a la ciudad de no-Gordon, le entrega una nota con el tiempo exacto de su muerte, acompañado de un detalle críptico, para mostrarles a todos que aunque sepan de qué va su plan, no podrán detenerlo. Esta información no es secreta, Némesis opera públicamente para poder humillar mejor a sus rivales antes de matarlo.

El tema es que todos se enfocan en la hora de muerte y no en la frase críptica que le dice cómo morirá. Y esa frase es tan fácil de adivinar que significa, que arruina todo el supuestamente ingenioso giro al final de la historia, pues SPOILER – hace obvia referencia a que no-Gordon vencerá a Némesis, pero quedará herido de gravedad y luego sobrevivirá el encuentro, Némesis le manda una nota anunciando su derrota a manos de no-Gordon – SPOILER y cualquier lector que lo pueda predecir elimina toda la tensión del otro 75% del comic.

La explicación a esto llega al final del tebeo, causando un “wow! Mira eso! Que genial!” en el lector que no haya predicho como iba a terminar todo al leer el primer número, pero si lo analiza se quedará con la sensación que hace que todo tenga menos sentido en vez de atar los cabos sueltos como se debe.

Además anti-Batman debe sobrevivir una cantidad de situaciones imposibles para que su plan resulte, como es esperar que nadie le dispare, dejarlo vivo en cierto contexto cuando el haberlo matado haría las cosas más fáciles para el objetivo de la policía, que nadie se dé cuenta que en un estacionamiento extremadamente público y vigilado hay 500 autos iguales sin matrícula, y un etc enorme.

SPOILER - Y luego del giro tan predecible del final te deja dudas ¿Por qué alguien accede a jugar un juego que sabe está destinado a perder sí o sí, yendo de cabeza a su propia muerte cuando se mostró caótico mas no nihilista?; ¿cómo el hombre tras de todo predijo cosas que pasarían 10 años en el futuro? Eran detalles que no se harían públicos sino en muchos años para nadie, sucesos que no se darían excepto en condiciones bien aleatorias, decisiones tomadas por personas en el momento; acciones que tanto no-Gordon y Némesis improvisaron sobre la marcha, y temas demasiado específicos para que sea creíble su planeación a menos que tuviese capacidades de ver en el futuro, y en este mundo sin seres con poderes no encaja, por lo que el giro final no es solo predecible, sino que poco plausible en el mundo que se construyó. – SPOILER.


El dibujo por su parte es magnífico, Steve McNiven es uno de los mejores artistas en la industria, en especial cuando toma entre sus manos temas superheróicos, y cada imagen llena de composiciones cuidadas para dejar una impresión cinemática. El tema es que como son casi el 90% escenas de acción sin descanso tienes una película de acción sangrienta, y visualmente interesante, pero nada más. Puede ser para muchos un montón de entretención y ya, pero si pides más que eso el guión no le da al dibujo mucho con lo que trabajar. Eso y que hay una secuencia que es un cochino calco de Hit-Girl luchando contra drogadictos en Kick-Ass pero con Nemesis y policías en su lugar.

Más de alguno de ustedes debe haber parado de leer la reseña antes, fue a ver el puntaje y ahora tendrá ganas de comentar sobre lo tonto que soy, que no sé cómo divertirme y que le exijo demasiado a algo que no planeaba ser más que entretenimiento simple. Y otra vez les diré que soy duro con esto por dos factores, uno es la premisa tan prometedora, y el otro es que Millar puede hacer muchísimo más pero se conforma con repetir sus clichés como si fuese Michael Bay cuando tiene el potencial de ser un Mathew Vaughn.

Si buscan algo para pasar el rato con buenas dosis de sangre y adrenalina, esto es perfecto para ustedes. Si quieren una obra que resista a análisis, no lo es. Si es lo primero que leerás de Millar o tal vez lo segundo o tercero, lo recomiendo; pero si ya conocen muchas obras del guionista se les hará cansado y repetitivo. Vean ustedes qué tipo de lector son, del que solo quiere divertirse un rato o quienes le piden sustancia al estilo en sus comics.

5/10

Post:    Nemesis de Mark Millar



No hay comentarios. :

Publicar un comentario