viernes, 27 de mayo de 2016

Reseña Comic: Old Pa Anderson


OLD PA ANDERSON

Editorial: Le Lombard
Fecha de Publicación: 2016
Guionista: Ives H.
Dibujante: Hermann
Reseña: Ñoño Cool

Situémonos en el racista Mississippi. Ok, no el actual racista Mississipi pero el aún más discriminatorio y lleno de prejuicios de los años 50. Old Pa y Ol Ma Anderson son una pareja de ancianos de raza negra que se a pesar de ser ciudadanos como el resto de los blancos, viven en un mundo donde ser negro es algo odiado, pues se les repudia como si fuesen monos parlantes.

Ellos cuidaban de su nieta Lizzie como si fuese su propia hija dado que su madre murió en el parto. Cuando la chica desparece sin dejar rastro y nunca más escuchan de ella, sus vidas cambian de la noche a la mañana, la felicidad anterior se esfuma rápidamente. Y como en Mississipi a nadie le importa lo que le pase a una niña afroamericana, pues estos dos abuelos carcomidos por la pena se quedan sin solución o respuesta que les deje tranquilos y todos se olvidan de que pasó… excepto ellos.

El tiempo ha pasado ya, no hay amor entre ellos y la melancolía les consume, solo esperan morir rápido algún día de estos para poner fin al dolor. Old Ma cae víctima de un ataque al corazón, y Old Pa se topa con un giro de acontecimientos que le entrega una pista de qué ha pasado con su nieta, y al parecer hay hombres blancos involucrados, cosa que siempre tuvo metida entre ceja y ceja cuando todo aconteció desde un inicio. Sin nada que perder, se lanza en una cruzada de violenta venganza para hacer pagar a los culpables con sus vidas, incluso si eso significa perder la suya, pero eso no importa ya pues ha estado muerto por dentro hace años.

Guionizada por el belga Yves Huppen, y dibujada por el experimentado Hermann, Old Pa Anderson está ambientada en los años 50 al sur de EE UU, donde la gente de raza negra son tratados como verdaderos animales dada la rabia y rencor que los blancos racistas sentían luego de perder la Guerra Civil no se había borrado jamás, y es en el opresivo Mississipi (tanto por el calor seco que allá hace como por su gente) donde todo este tebeo acontece.

Es una historia relativamente corta y que va al punto rápidamente, con 60 páginas que se leen en menos de lo que algunos tebeos con 20 y tantas dado el escueto diálogo y la predominancia de la narrativa visual para que todo avance. Un argumento sencillo y sin pretensiones que apela al brutal realismo de ese entonces, hay mucha violencia tanto física como social y hasta sexual en ella que le entrega un tono incómodo de leer y puedes llegar a sufrir con el protagonista sus pesares.

Cada personaje aquí es tristemente muy auténtico; no solo los blancos miran en menos a Old Pa, sino que incluso los negros lo encuentran una patética criatura cobarde de la que se avergüenzan mientras este cae más en decadencia junto a su esposa a pesar de que todos ellos son iguales de pusilánimes al estar bajo la bota de los blancos

Todos viven con terror a la policía que supuestamente debe proteger a todos, por lo que prefieren dejar que los crímenes que los blancos les cometen a otros pasen impunes para no meterse ellos en problemas, por esto se respira un ambiente de inquietud e inseguridad a cada momento a pesar de que tienes patrullas haciendo rondas cada hora. Por esto, cuando deciden ayudar al viejo, es de muy mala gana y casi deseando irse de ahí antes de finalizar con su apoyo botando todo, causando en el lector una sensación o de rabia hacia ellos por cómo se comportan, o de profunda lástima al saber porqué lo hacen.


Como toda historia ambientada en esta época y centrada en estos temas, necesitas a tus racistas acosadores sin escrúpulos o cualquier sombra de cualidades redimibles que les hagan tridimensionales como persona. ¿Por qué? Pues porque si vas a hacer una obra sobre injusticias que golpee con fuerza, necesitas gente a la que odiar y a la que le desees la más brutal de las muertes. Y aquí aparece tal cual este elemento, la gente de Mississippi son verdaderamente repugnantes y detestables, cada uno de sus diálogos y acciones solo sirve para que les despreciemos, les cojamos asco y soñemos con que un bate de baseball prontamente les venga a hacer una visita.

El dibujo de Hermann por su parte se luce. No solo los años 50 están perfectamente capturados, sino que cada gesto, así como el lenguaje corporal de los oprimidos negros te hace sentir su sufrimiento. Como dijese antes, apenas el comic tiene diálogo pues descansa en las hábiles manos de Hermann para darle el peso necesario; la atmósfera está particularmente bien lograda en este tebeo gracias a largos silencios que hablan más que mil palabras, así como un panelado simple que refleja la severidad de todo. Esto se puede apreciar en especial en las primeras viñetas donde ves la vida de Old Pa y Old Ma y el día a día vacío que se ven obligados a vivir, y luego el contraste del mismo cuando el fuego revive en los ojos de Old Pa cuando este se embarca en su sangrienta cruzada.

En conclusión, Old Pa Anderson es una historia donde la crudeza y brutalidad del racismo en la vieja Norteamérica sangra en las páginas a medida que avanzas. Sé que muchos estarán hasta la coronilla de otra historia de negros y racismo, como si no estuviésemos inundados en ellas, pero como es cortísimo de leer no creo pierdas demasiado tiempo si no te gusta… cosa que no creo que pase, pues es algo tan dolorosamente real y con un final tan potente que no tiene desperdicio.

8/10

Post:   Old Pa Anderson




No hay comentarios. :

Publicar un comentario