jueves, 21 de abril de 2016

Reseña Película Animada: Porco Rosso


PORCO ROSSO

Fecha de estreno: 18 de Julio, 1992
Director: Hayao Miyazaki
Guionista: Hayao Miyazaki
Productora: Studio Ghibli
Duración: 94 minutos
Reseña: Ñoño Cool

La película sobre un piloto que es un as del aire convertido en porcino, se hace llamar el “Cerdo Rojo” y combate piratas del aire como una cruzada en nombre de su amada y honor propio, también podría considerarse una exploración hacia el mismo Miyazaki. No porque él tenga cabeza de cerdo ni nada por el estilo, sino que por los temas presentados en el film.

Nuestro protagonista es Marco Porcellino, un piloto de hidroavión que fue en la Primera Guerra Mundial un destacado héroe militar de la aviación italiana, pero ahora habiendo abandonado el ejército de su país por sus visiones políticas contrarias al fascismo que gobierna actualmente la península, se ha vuelto un cazarrecompenzas que sobrevuela todo el Mediterráneo bajo el nombre de “Pòrco Rósso”.

Su querida Italia es plagada por el fascismo y una crisis económica que ha generado hambre, una inflación nunca antes vista y paro de muchas profesiones. Por esto ha hecho la misión de su vida el perseguir sin descanso a bandidos del aire y piratas que ensucian el ya maltrecho país, capturándoles o matándoles si es necesario.

El problema vendrá cuando Mussolini ponga sus ojos en Marco, ya que si bien él desprecia al gobierno del Duce, este quiere su experiencia y letalidad en combate bajo sus filas por las buenas o las malas, pues se teme que comience una segunda guerra en Europa y necesita todos los hombres hábiles que pueda conseguir


Marco solo responde a este interés con un “prefiero ser un cerdo a ser un fascista” (dada la maldición que lo ha transformado en un puerco), pero Mussolini no admitirá un no como respuesta y enviará todo el poder de su policía secreta para poner sus garras sobre la leyenda aérea.

La que llega aparentemente a su fin cuando el piloto estadounidense Donald Curtis lo derribe en combate y le dé por muerto junto con el resto de la gente. Vivo, pero herido en su orgullo Pòrco busca a un mecánico amigo suyo para reparar su hidroavión y recuperar su honor. Aquí se encuentra con una chica de 17 y tantos años llamada Fio Piccolo, que cuenta con una habilidad increíble para todo lo que sea mecánica e ingeniería, incluidos aviones; y después de desconfianzas iniciales no demasiado justificadas, Marco acepta su ayuda y la toma por copiloto.

Con ella a su lado, junto a la nueva aeronave que pilota, Pòrco buscará revancha para restaurar su reputación, así como ganarse el amor de una tres veces viuda llamada Ginna, que tiene enamorado a todos los pilotos del Mediterráneo, pero que solo sueña con Marco, del que fue amiga desde la más tierna infancia.


Una vez leído todo esto me dirán ¿y qué diablos tiene que ver con la exploración hacia Miyazaki que decías en un inicio, es solo la historia de un cerdo volador? Jajaja… “cuando los cerdos vuelen”… me pregunto si ese dicho habrá motivado a Hayao a crear esa transformaci… pero divago, aunque no se note a simple vista, ya que podemos sacar a flote algunas de las visiones políticas, así como algunos elementos de cambio profesional en su carrera allá por 1992, del maestro Miyazaki.

Como a muchos mangakas y cineastas japoneses que vivieron el conflicto en carne propia cuando eran niños, luego de la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, este país no era un referente a seguir ni un foco de interés, puesto que se encontraba en muy malas condiciones; tampoco fijaría su mirada en el otro foco cultural que dominaba occidente como eran los Estados Unidos, pues ellos eran los responsables de dejar al Japón en el estado en el que se encontraba gracias a su ejército, y sobretodo armas nucleares que borraron ciudades completas del mapa.

¿Así que donde podría encontrar inspiración para sus trabajos como artista? La respuesta era Europa. De hecho numerosas de sus influencias intelectuales ya sean el trabajo de otros cineastas para inspirar al suyo, costumbres sociales o simplemente paisajes y construcciones siempre estuvieron ligadas al llamado “Viejo Continente” europeo. En especial Alemania (como Urazawa), Italia e Inglaterra.

Italia fue uno de los aliados de Japón en ambas Guerras Mundiales y sus destinos siempre fueron parecidos al final de cada una de las disputas. Ambos formaron parte de las potencias ganadoras en la Primera Guerra, pero recibieron la indiferencia de sus países compañeros de bando, tanto colonial como económicamente; cosa que los llevó a fraternizar y transformarse en parte del “Eje” para la Segunda Gran Guerra. Formando parte de esta suerte de triunvirato junto con la Alemania Nazi, los nipones y mediterráneos compartían incluso elementos en sus sistemas políticos de gobierno, como eran el ser expansionistas, imperialistas, totalmente nacionalistas y con líderes autoritarios; y luego del final del conflicto nuevamente ambos cayeron en un panorama tristemente similar.


Otro punto a tener en cuenta es que Miyazaki ahora puede ser el más grande promotor del pacifismo y protección ecológica en el mundo del cine moderno, pero en la época donde realizó este film era un fervoroso creyente en el comunismo. Por eso es que Pòrco pilota un hidroavión de color rojo, y critica al fascismo desde la mirada de Hayao, casi podríamos decir con toda seguridad que cada comentario político y social que sale de la boca de Marco es algo que Miyazaki creía firmemente en ese entonces, antes de volverse pacifista.

Por la ideología política del director nipón y los paralelos y cercanías de ambos países en más de un aspecto importante a lo largo de sus respectivas historias como naciones, son lo que nos dan el contexto de por qué se eligió ese país, y la era en que se sitúa la trama; además de por qué se critica dicho régimen desde el punto de vista que se lo hace. De hecho para que dicho análisis toque más profundo, los elementos fantásticos tan típicos en las obras de Miyazaki se reducen al hecho de que nuestro héroe es un puerco, ya que el resto es todo muy apegado a la realidad de esa época, se nota demasiado que quieren hacer que ocurra en nuestro mundo real.

Además Pòrco Rósso podría considerarse un punto interesante en su carrera como cineasta ya que balancea los elementos infantil-fantásticos de Totoro y varias de sus otras obras, el toque realista de Kiki, bélicos como Nausicaa, y otras temáticas aventureras de varias otras obras. Este film es un equilibrio entre muchas de sus facetas como director, y mucho más restringida en cuanto a conceptos; incluso podría decirse que es el último de sus films donde vemos al Miyazaki que no tenía miedo a mostrar la violencia de la guerra, sus pros y sus consecuencias sin demonizarlas como en trabajos posteriores donde eran siempre el enemigo.

La película en si se centra más en el estudio de personajes que la aventura de las luchas aéreas, aunque estas son fantásticas para la época. Hay más melodrama que acción, y son nuestros protagonistas y secundarios quienes mueven la trama y no la trama quien los mueve a ellos; por eso no te interesará el film si no conectas con ellos desde un inicio, pero creo que en la forma en cómo están construidos, es algo fácil de lograr.

Entre los problemas de la película, es que muchas de las subtramas y misterios se quedan sin cerrar, cosa que a mi gusto es bastante importante por un lado; pero por el otro podríamos decir que nos dejó la oportunidad de decidir por nosotros mismos cuales son las respuestas. El soundtrack por su lado no pasa de mediocre. Y todo el elemento mítico que siempre nos atraen de las películas del genio japonés, acá aparecen casi nada; lo bueno es que son reemplazados por grandes situaciones emotivas.

La animación es bastante buena para la época, de hecho podríamos decir que para los años 90 es simplemente asombrosa, pero ahora con los ojos del 2016 podríamos decir que es simplemente “ok”, así que a la hora de experimentarla por favor recuerden el trabajo enorme que significaba hacer algo así en el inicio de los 90.

Pòrco Rósso es una película que no se pueden perder si son fans del manga y anime, es una de esas clásicas obras del género, y aunque no está al nivel de las mejores entregas del maestro, es una piedra importante en la construcción de la dinastía de Miyazaki y Studio Ghibli, y deja patente el camino que estos han seguido y su evolución conceptual.

8.5/10 

Enlace Externo:  Porco Rosso


No hay comentarios. :

Publicar un comentario