lunes, 28 de marzo de 2016

Reseña Comics: Decimation


DECIMATION

Fecha de publicación: Enero de 2006 a Agosto de 2006.
Autores: Craig Kyle, Chris Yost, Chris Claremont , Peter Milligan, David Hine, Peter David, entre otros.
Artistas: Aaron Lopresti, Salvador Larroca, Chris Bachalo, Jim Muniz, Ryan Sook, entre otros.
Reseña: El buen Ñoño Wise.

Seguimos con la novena reseña de esta seguidilla Marvel, que busca darle sentido a la macronovela que discurre tras el telón editorial de la casa de las ideas, y esta vez es menester abordar un landscape en vez de un evento.  ¿Qué es eso de landscape? Así se le llama al panorama posterior a un evento, que a su vez corresponde a un suceso -o a un conjunto de estos- que cambia (o debería cambiar) de manera importante el statu quo de un grupo de personajes. Un ejemplo sería “Reinado Oscuro” después del evento “Invasión Secreta”. Una suerte de “cómo quedaron las cosas después de tamaña #%$&#@”.

Breve repaso de lo anterior: vimos el fin de Los Vengadores a manos de una Bruja Escarlata fuera de control. Presenciamos su renacimiento con una nueva formación, que contempla a Logan, Peter Parker y al superhéroe más poderoso del planeta Tierra: El Vigía (entre varios otros). Esta alineación es reunida con motivo de una fuga orquestada por una mano aún anónima, que será develada mucho más adelante. Atestiguamos la tremenda historia de la escuela de Xavier re-armada y sin Charles, combatiendo contra la cura mutante, Ord de Breakworld y la sala de Peligro con un nivel narrativo y artístico casi perfecto. Vimos cómo Spiderman comienza una nueva vida junto a sus dos mujeres en la torre de Los Vengadores, pero algo parece afectar su salud. Conocimos a seis talentosos niños que buscan ayudar, pero que esconden mucho más de lo que muestran, y finalmente… leímos la historia de Charles perdiendo el escaso control que tenía sobre Wanda, y de X-Men y Vengadores intentando llegar a ella en Genosha, sólo para ser transportados a un mundo llamado “Dinastía de M” que parecía cumplir los deseos más ocultos de cada uno de ellos. ¿El resultado? Ese mundo supuestamente ideal se desmorona, y Wanda -convencida de que el problema son los mutantes y la causa de su padre en nombre de estos- proclama tres palabras.


Afortunadamente para nuestros amados actores, y muy convenientemente para la editorial, tanto Emma Frost como el Doc Strange pudieron proveer de algún tipo de defensa psíquico-mágica que dejó inmune de este acto a la mayoría de los presentes en la batalla. Pero no a todos, y en consecuencia sólo algunos tienen memoria de lo que pasó, y de las vidas que vivían en ese extraño mundo. Es por eso que el aftermath de “House of M” fue el punto alto del evento, y se agradece que el autor se tomara un número completo para cerrar adecuadamente tantos acontecimientos secundarios.  Así, en el número 8 y final pudimos ver el comienzo real de semejante calamidad, con un Peter Parker muy conmocionado psicoemocionalmente después de tanto juego mental, con una Jessica Drew que suelta “¿A nadie más le apetece gritar?” tras comprobar que sólo algunos de ellos recuerdan lo ocurrido, y con un Dr. Strange en shock tras esta desgracia. Una viñeta que realmente me impactó:


Volvemos a nuestro mundo. Sin embargo, más de un 90% de la población Homo superior ha perdido sus poderes, pero esta estimación se queda corta y aparentemente menos de 200 mutantes conservan su gen X. Algunos han muerto, otros están felices, muchos se lamentan, y algunos fanáticos lo ven como una señal de Dios. Esto es Decimation.

Pero, ¿por dónde empezar? Una catástrofe de proporciones planetarias tiene repercusiones en la misma escala, y cada colección que incluía mutantes arranca con el sello “Decimation” en su cabecera, contando sus propias historias. Uncanny X-Men, New Excalibur, New X-Men, X-Factor, X-Men a secas… los títulos sobran. De ahí la necesidad de un orden de lectura que nos diga qué seguir y hasta donde. Todo por supuesto en tono de sugerencia, que siempre se puede leer todo de todos si tenemos el tiempo y las ganas.

Sin embargo, si no es así y sólo queremos leer lo fundamental para entender lo que se viene más adelante (además de incluir cosas de calidad), es mejor ceñirnos a este mini-orden que reúne lo digno de ser reseñado:

Decimation:

1. New X-Men #20.
2. House of M - The Day After.
3. X-Men #177.
4. New X-Men #21.
5. Uncanny X-Men #466.
6. New X-Men #22 y #23.
7. X-Men #178 y #179.
8. Son of M #01 y #02.
9. Uncanny X-Men #467 y #468.
10. X-Men - The 198 #01 al #05.
11. Son of M #03 al #06.
12. X-Factor #01 al #04.

Aquí tendremos para regodearnos con los efectos del “Día M”. En “New X-Men” presenciaremos las consecuencias en los estudiantes y cómo muchos dejarán de serlo, en una colección lúdica pero medianamente prescindible que tiene cómo utilidad el proveer de un marco referencial para lograr dimensionar adecuadamente la calamidad causada por Wanda. “X-Men: The Day After” nos entregará un panorama general intentando panear a todas las colecciones desprendidas en este landscape, además de plantear el conflicto de la presencia de centinelas resguardando la mansión de la Escuela Xavier, convertida implícitamente en un santuario mutante. En “X-Men” veremos el desarrollo de este trance, además de presenciar el destino de otros Hombres X que abandonan la mansión (y que nunca vimos que estuvieran ahí durante Astonishing X-Men. ¿Será que llegaron ahí por el desastre?).

En “Uncanny X-Men” nos centraremos en Rachel Grey, hija de Scott y Jean de un futuro alternativo, que trata de adaptarse a una vida con la familia de su fallecida madre mientras un grupo amenazante la busca. Estos dos últimos títulos nos serán esenciales poco más adelante, cuando abordemos “Ascensión y caída del imperio Shi’ar”. Luego, los 5 números de “The 198”, que introducen a dos personajes increíbles: Absolon Mercator y Johnny D, con este último perdiéndose en un mar de cambios de autor más adelante, a pesar de su increíble potencial. Las portadas, hechas por un tal Juan Doe, son un verdadero lujo, mezclando arte conceptual y propaganda revolucionaria. La trama es muy interesante además de estar bien escrita. Para muestra un botón: Mercator es comúnmente llamado “Mr. M”, y según los X-Men y sus lecturas es un mutante nivel Omega. Lo único bajo a mi gusto es la actuación de los X-Men que, si bien conflictuada y reticente, está dispuesta a convertir la finca Xavier en un santuario muy parecido a un campo de concentración, así que puntos menos para el autor porque eso se ve difícil y forzado. Así y todo, vale la pena leer el arco.

Finalmente, “Son of M”, muy buen arco que nos narra qué pasó con el autor intelectual de la Dinastía de M, quien irónicamente tampoco tiene sus poderes, pero los quiere de vuelta. La discapacidad para un velocista es moverse como una persona normal, como si nosotros nos convirtiéramos en caracoles. Desesperante. Además, este arco después dará pie a otro que viene más adelante llamado “Silent War”, con los Inhumanos como protagonistas. Por si fuera poco, parte con Spiderman encontrando a Pietro y demostrando en forma desnuda su pérdida.


“Dicen que no hay nada peor que enterrar a tu hijo… Bien, déjame decirte algo, Pietro: sí hay algo peor. Mi hijo está muerto, y no puedo enterrarlo porque nunca ha existido. Ni siquiera puedo contárselo a mi esposa. Esta mañana, ¿sabes qué? Estaba allí sentado con todos esos recuerdos dándome vueltas en la cabeza, estaba sufriendo por mi hijo muerto y ella me contó un chiste que oyó en Letterman… ¡Y me ha preguntado que por qué no me he reído!”
Si alguno de ustedes es padre… wow. Eso se siente fuerte. Nivel volverse loco.

Hay más que estos títulos sugeridos, como “Sentinel Squad: ONE” y otras basuras, pero lo recomendado está en la lista. Sin embargo, y a riesgo de parecer majadero, les sugiero que lean al menos “Son of M”, y les ruego encarecidamente que traten de hacerse con “X-Factor: Diezmados”. Cuatro números increíblemente buenos a cargo del aclamado Peter David, que se luce contando las nuevas aventuras de la agencia de investigaciones llamada X-Factor, con Jamie Madrox a la cabeza y en compañía de Rahne, Theresa Cassidy a.k.a. Syrin, Monet St. Croix, entre otros interesantes individuos. Además, ¿querían saber qué fue de la enigmática Layla Miller? ¡Aquí hay que leer! Se puede dejar para después de “The 198” sin problemas, y realmente vale la pena, ya que es lo mejor de todo lo mencionado desde el punto de vista literario (aun cuando no tenga mucho que ver con el resto de los hechos).

Igualmente, si lo vuestro es por Wolverine, hay cinco números  que lo embarcan en un viaje que inicia con retrospección: por fin Logan lo recuerda todo, y eso significa que hay gente que pagará caro ciertos actos. Wolverine del #36 al #40, en un arco llamado “Orígenes y finales”. Desde aquí surgirá la colección “Wolverine Origins” que más adelante traerá a la vida a importantes actores, y que pueden tomar en cualquier momento, incluso después de X-Factor.

Así, este es el panorama mutante después de tan desastrosa debacle. El “Wandazo” mató a demasiados y devastó emocionalmente a una comunidad víctima de horror tras horror. Más le vale a la Bruja Escarlata no aparecerse  en la Tierra-616 por unos cuantos años… ya que sabemos que nada permanece muerto para siempre.

Mis notas:

New X-Men: 6,5/10.
X-Men: 6,4/10.
Uncanny X-Men: 7,2/10.
Son of M: 7,8/10.
X-Factor: 8,8/10.
Wolverine - Orígenes y finales: 6/10.




No hay comentarios. :

Publicar un comentario