miércoles, 23 de marzo de 2016

Reseña Comic: The Multiversity The Mastermen


THE MULTIVERSITY: THE MASTERMEN

Editorial: DC Comics
Fecha de Publicación: 18 de Febrero, 2015
Guionista: Grant Morrison
Dibujante: Jim Lee
Reseña: Ñoño Cool

Y una vez más reseño Multiversity después de ¿4, 5 meses? No sé si menos o más tiempo ha pasado, recuerdo que toqué una selección de todos números de la colección excepto este y “Ultra Comics”, no tengo idea realmente por qué, y fue una deuda que me quedó y que pienso saldar ahora antes de que pase aún más tiempo.

Multiversity fue un elaborado sueño húmedo de Grant Morrison hecho realidad. La miniserie se puede dividir en 3 categorías: primero las más abstractas de las ideas convertidas en conceptos sólidos como en el primer y último número, “Ultra Comic” y “Guía al Multiverso”; segundo, homenajes a tiempos pasados como en “Thunderworld” y “Sociedad de Superheroes”, y por último los que son un desafío directo a los que son considerados sus “rivales” como Alan Moore – quien odia a Morrison - en “Pax Americana” donde toma el concepto de Watchmen y lo hace suyo, y ahora a Mark Millar en “Mastermen” que es su propia versión de “Red Son” de Millar.

Como cada entrega de Multiversity todas estas entregas son de lujo, y Mastermen se siente como otro número que podría ser el inicio de una muy prometedora colección, a pesar de ser nada más que un magnífico one shot autoconclusivo. Toma lugar en la Tierra 10, conocida igual como “X”, un mundo alterno donde el cohete de Kal-El cae en nuestro planeta en la Alemania Nazi durante 1940. Superman aquí es llamado Overman por supuesto, y fue criado por el mismo Hitler como su arma definitiva para ganar la guerra, por lo que encontraremos que nuestro héroe aquí… es algo diferente en cuanto a ideales y moral.

Y naturalmente, con un cuasi todopoderoso kriptoniano de su parte, la guerra termina algo diferente a lo que conocemos. Los aliados pierden, los nazis conquistan Europa y luego se expanden a América, Atlantis y el resto del planeta. No es para nada una idea nueva, porque desde hace varias décadas se ha jugado con el pensamiento de cómo hubiese sido el mundo si Hitler u otro país como Japón, hubiese ganado la Segunda Guerra Mundial, pero eso no lo hace menos interesante, sino que solo lo vuelve la versión DC en cuanto al resultado potencial del asunto.

Este es un tebeo MUY fácil de tomar y leer, incluso si eres un novato. Creo que si conoces ligeramente quien es Superman, y un poco de quien fue Hitler, sabes todo lo que necesitas para comprender la historia dado lo amigable que es para nuevos lectores. Y desde la página inicial con el Führer hace sus necesidades en el baño mientras lee un comic de Superman es que te das cuenta que clase de tebeo es este y que tono es el que tendrá durante toda su duración.


Me gusta como representaron este mundo y el contexto que le dieron, la Liga de la Justicia aquí tiene sus homólogos nazis llamados el "Los Nuevos Reichsmen", pero es gracioso ver lo tan parecido en tácticas que es Leather Wing del Batman clásico, simplemente ligeramente más rudo y cruel; los Atlantes se ven como “razas inferiores” que fueron perdonadas – a diferencia de los judíos – porque tenían una apariencia muy cercana a la Aria, científicos alemanes llegando a América luego de la guerra, el sentido de superioridad de cada alemán por sobre todo el que luzca medianamente diferente o muestre algo de debilidad emocional, experimentos crueles e inhumanos para poder ver en qué se diferenciaban de los arios o sus límites de dolor, y mi favorito personal, como Adolf pervierte el apodo de "Hombre del Mañana" por el que es conocido Superman, para darle su propio significado. Se nota que es un mundo más oscuro que el actual.

Hubo un buen toque en la historia del cómic también. Por ejemplo guiños a Crisis en Tierras Infinitas, la Edad de Plata, All Stars Superman y más. Pero lo más obvio es cuando se remontan a la Edad de Oro que prosperó en los años 40 debido a la guerra, donde era común que los niños tuviesen tebeos porque eran bastante baratos ya que contenían algún tipo de bono en ellos y eran producidos masivamente a modo de propaganda, como ejemplos más notorios tenías a Superman y el Capitán América. Comics también fueron enviados al extranjero a los soldados debido al hecho de que la Coalición de Comics fue empujando la ideología pro-estadounidense, y los soldados encontraron la motivación en ellos. Y aquí en Mastermen los aliados usan esos tebeos como propaganda pero los nazis los eliminan para quebrar su espíritu.

Ahora, el núcleo de todo es la naturaleza de Superman mismo en un nuevo contexto sociopolítico como Alemania… ya saben, como lo hiciese Millar años antes en la Rusia Soviética. ¿Es Superman fundamentalmente una buena persona?¿O es que fue por los valores que Ma y Pa Kent le enseñaron que luchaba por la verdad, justicia y protección del inocente? Si ahora lo cría un hombre como el dictador de la Alemania nazi ¿Su naturaleza se superpone a la crianza? ¿O Kal-El crecerá como un monstruo que será solo una sombra de quien conocemos y amamos?

La respuesta de Morrison a todas estas preguntas es: Si… bueno, algo así. ¡Por ahí va la cosa! ¡En un cierto punto de vista! ¿Más o menos?" Y esa es la ambigüedad entre la “naturaleza/crianza” es lo que se presenta durante cada página y hace tan cautivante la lectura de toda esta obra, dejándonos un sabor de boca bastante satisfactorio en cuanto a este aspecto se refiere.

Por lo mismo el tema presente es la idea de que define el bien del mal. 80 años después de la guerra Overman gracias a su educación ha hecho muchas cosas que algunos considerarían “incorrectas” pero que eran simplemente una forma de vida para él, las hizo porque le fue enseñado que así era como funcionaban las cosas. Y aún así mientras ha crecido y madurado, él está es perseguido por sus acciones en su cabeza, tiene pesadillas todas las noches sobre ello, y fue la muerte de Overgirl – la Supergirl de Tierra X – lo que dio inicio a que se cuestionase todos sus pasos, si realmente es un buen hombre y presentase lo que el resto perciben como sentimientos de debilidad, porque en una sociedad como la nazi, los remordimientos son una vergüenza, pues el resto de sus compañeros "superhéroes" - o que pasa por ellos en este mundo - aparentemente no tienen un ápice de nobleza.


Hay una lucha por la aceptación, comprensión, y redención con Overman lo largo de todo el tebeo, ya que llega a aceptar lo horrendo que ha hecho en vez de renegarlo o justificarlo, simplemente darse cuenta que no puede ser borrado; entiende los puntos de vista que tenía la gente que le crío y educó y poder llegar a un nivel de comprensión de esto aunque no sabe si está secretamente en contra o muy de acuerdo con estos, y luego balancear todo esto con lo que siente personalmente. Realmente permite que el carácter del superhombre que conocemos y amamos se revele bajo esta vida plagada de guerra, muerte y brutalidad.

Entre el medio y sobretodo el final de la historia, Overman y los Nuevos Reichsmen no han sido capaces de detener a un grupo “terrorista” que ha hecho muchos ataques estratégicos cada vez más exitosos para eliminar la presencia nazi de la ex USA, conocidos como los “Los Combatientes por la Libertad”. Este grupo es liderado por el Tío Sam quien es un hombre noble, de causa brillante y que solo quiere lo mejor para la gente, no tiene la capacidad física de ir mano a mano con Overman en combate físico, pero eligiendo otro ángulo hace mucho más daño en su destructivo paso.

Tío Sam y los suyos recuerdan que USA fue nacida de la rebelión – como gran parte de los países latinoamericanos y otros en el mundo- y esa noción está perfectamente representada, con rebeldes llenos de corazón, voluntad, esperanza férrea y el poder para moldear un futuro mejor. Hay una sensación bastante pro-norteamericana bastante fuerte, y creo que a mi gusto DEMASIADO FUERTE, casi al punto en que cruzan la línea del patriotismo y pasan al “Estados Unidos es el mejor país del mundo, no hay otro igual, todos sean como este y hagan lo que diga” que me hace retroceder y me impide apoyar al completo a los que se supone son héroes con corazón de oro que se oponen a los malvados nazis, pero no me lo hacen fácil con ese estilo propagandístico.

Lo único que me permitió interesarme en ellos es que tienen al maligno Doctor Sivana en sus líneas como uno de los suyos, y esto puede significar que Sam y los demás no sean tan puros de espíritu como aparentan y tengan unos motivos mucho más oscuro bajo la sonrisa y el discurso, borrando un poco el tema de moral blanca y negra tanto en el lado de Overman como en el de “Los Combatientes por la Libertad”.

Morrison apenas y referencia eventos pasados en sus otros one-shots de Multiversity, no hay nada demasiado obvio y son meros guiños que el lector que no conozca los anteriores no captará, pero tampoco se sentirá en la oscuridad con ellos debido a que terminan siendo muy pequeñísimos como para molestar, y prefiere enfocarse en la historia de un alienígena nazi en una lucha altamente destructiva por el destino de un país. Esto hace que sea un número mucho más accesible que otros de la misma miniserie, y se puede disfrutar como algo independiente y en solitario de la serie, como “Thunderworld”, “Sociedad de Superhéroes”, “Pax Americana” y “El Justo”.

En caso del dibujo, Jim Lee es el encargado de este número y entrega algo bastante sólido. Lleno de detalles, una narrativa visual de estilo cinemático, bastantes splash pages para crear énfasis y espectacularidad a lo que sucede, y la forma en cómo Germanica se sitúa por sobre las cenizas de la derrotada Norteamérica es magnífica. Los diseños de los pervertidos héroes de esta Liga de la Justicia nazi están realmente magníficos, en especial el de Overman, Blitzen (Flash) y Underwaterman (Aquaman)… aunque hay una viñeta donde Leather Wing parece tener extremadamente musculosas las piernas… como algo salido de Rob Liefeld en vez de Jim Lee. Dejando esa viñeta de lado, el dibujo es de una calidad altísima.

¿Es mejor que Superman: Red Son? NO. Pero es muy, muy bueno. Sencillamente este es un número magníficamente construido, pensado y ejecutado, mezclando oscuridad y humor por ambos lados, con temáticas interesantes y una reimaginación más que digna de seguir y seguir explorando en una miniserie propia de al menos otros 10 números, a pesar de que solo se quedará en este autoconclusivo. Sinceramente muy recomendado, como la gran cantidad de one-shot que componen Multiversity. 

9.5/10



No hay comentarios. :

Publicar un comentario