miércoles, 2 de marzo de 2016

Reseña Comic: Klaus #1-2


KLAUS #1 - #2

Editorial: BOOM! Studios
Fecha de Publicación: 4 de Noviembre, 2015 - a la fecha
Guionista: Grant Morrison
Dibujante: Dan Mora
Reseña: Ñoño Cool

Que puedo decir de este comic… ¿cómo diablos lo reseño? ¿Es un comic que va en serio o es una broma? ¿Es que sea súper serio la broma? ¿O realmente debemos tomarlo como algo que pretende ser serio? Lo que puedo admitir es que me gusta bastante, pero no sé si estoy cayendo en una jugarreta de Morrison y me gusta por las razones incorrectas y por ende quedo como un estúpido; o simplemente este tebeo no merece darle tantas vueltas y solo leerlo como lo que es. Vamos con esa última opción, porque mi cabeza me duele de pensar si es alguna de las otras.

Llegará un momento donde tus hijos o sobrinos te preguntarán acerca de donde Santa Claus viene, cómo nació el personaje, y dentro de lo que pueden decirle hay muchas versiones diferentes que involucran muchos mitos y tradiciones de diferentes religiones, países y costumbres… eso o van y le dicen lo que Grant Morrison entrega como respuesta.

Es una miniserie que da para todas las edades profusamente ilustrada por Dan Mora que busca apuntar al corazón de la figura más famosa de la Navidad después de Cristo. Explorar su evolución de hombre ordinario a mito inmortal, pero lo hace de una manera que me dejó atónito y es lo que me complica la reseña… transformó a Santa Claus en una mezcla de Batman con Conan el Bárbaro en la Edad Media.

El hecho de que esta serie ha sido considerado como la "Santa Claus: Year One" parece especialmente apto cuando las similitudes con la obra de Frank Miller y Dave Mazzucchelli sobre Batman se hacen evidentes. Al igual que Bruce Wayne, Klaus es un hombre que regresa desde los lugares más inhóspitos a una ciudad que una vez conoció y la encuentra muy cambiada. También como Bruce, él es un hombre con un deseo de hacer las cosas mejor, pero no está seguro de tener los medios para hacerlo.


Morrison nos cuenta la historia de Papa Noel como si fuese un superheroe, y al mismo tiempo un guerrero de arco y espada, musculoso, que caza animales para alimentarse y luce como un Arnold Schwarzenegger más avejentado. Es alguien honesto que trabaja duro pero muy rudo y que no duda en darte una golpiza si lo cree necesario para proteger a los indefensos, bebe cerveza cuando tiene sed y aún así tiene un espíritu de esperanza que busca que todos los niños estén lo mejor posible y que los inocentes no sean oprimidos. Esto suena genial sin duda, pero en serio ¿es una broma o debemos tomarlo en serio? No es un tebeo de humor o paródico ni nada por el estilo y tampoco tiene demasiada locura Morrisoniana en ella, sino que una muy seria versión superheróica medieval de Santa.

La historia transcurre en el norte de Europa, en el periodo de la Edad Media, y todo es contado como si fuese un cuento infantil de Hans Christian Andersen; donde un salvaje habitante de los bosques llega a una ciudad llamada Grimsvig para poder sobrevivir en el invierno, ya que aquí buscará provisiones para abastecerse. El problema es que la localidad está liderada por un maligno barón que la gobierna con tiranía llamado Lord Magnus, un frío y cruel hombre que fuerza a todos a trabajar incansablemente, y donde los niños son la que la pasan peor pues son constantemente maltratados y sus juguetes son arrancados de sus manos para que sean utilizados y destruidos por el hijo del barón. Por esto Klaus, ese cazador barbudo y musculoso con el corazón de oro, se opondrá al maligno líder y hará todo lo posible por detenerle y recuperar la felicidad a los niños. La premisa esta es MUY Disney, o algo que Pixar haría, pero nuevamente, con un Bati-Conan en el rol de Santa que está envuelto en algunas escenas bastante violentas… o esto es muy loco para ti, o ya estás entusiasmado por leerlo.

Por esto creo que esto sería perfectamente descrito como “Hans Christian Andersen narra el origen de Santa Claus”, porque no se juega como una película o relato navideño, sino que como esos cuentos en las que todas las películas infantiles están basadas, pero los originales más oscuros y crueles, no los endulzados que conocemos hoy en día. Además, otro punto que lo hace sentirse como un cuento de la antigüedad, es que no se hace referencia a la navidad cristiana en ningún momento, sino que al Yule, la celebración cercana al solsticio de invierno que se celebra por las paganas del norte de Europa antes de que la cristianización las borrara del mapa al sustituirlas por el amigable mesías y sus reyes magos.

Sin embargo, hay un encanto y fantasía que le impide convertirse en sólo un cuento serio medieval. Los elementos de fantasía realmente entran en juego en la segunda mitad de esta historia en el estilo más Morrisoniano, cuando Klaus aleja de Grimsvig y se conecta con su lado místico druida. La fusión de elementos oscuros y luminosos hace que este tebeo sea leído como un cuento de hadas extraño, y eso es probable que sea el efecto al que Morrison estaba apuntando.


La interpretación de Mora en el dibujo de la aldea bávara de Grimsvig y el paisaje que lo rodea es hermosa y escalofriante; la palidez del bosque nevado se ve como una tarjeta de Navidad, pero su clima implacable hace que la supervivencia en el medio de ella sea un reto para cualquier persona, incluso el enorme y musculoso Klaus. Las igualmente pálidas calles del pueblo se ven geniales y evocan un cuento, pero están abandonadas y desiertas en gran medida por la presencia policial opresiva y los posters del rostro de su sombrío gobernante. Mora captura el estado de ánimo de un lugar que alguna vez fue hermoso, pero ahora se ha corrompido, y vive en la sombra. Sus trazos son notables, y creo que gracias a como construye esto mezclando el estilo visual de Disney cercano a la película de La Bella y la Bestia pero algo más salvaje, parece como que las viñetas cobraran vida y se moviesen por si mismas.

Es sin duda un "Santa Claus: Year One" en estructura que promete volverse más extraño a medida que avanza, y que seguiré leyendo si o si, ya que posee un fantástico dibujo, y quiero ver como Morrison transforma a este bárbaro en la leyenda navideña que conocemos.Estoy seguro que más de alguno no podrá pasar de la rareza y composición casi frankesteinesca del tebeo, agarrando elementos de aquí y allá y poniéndolos juntos a pesar de que no lucen que deberían estar juntos, y ver que resulta; pero si puedes tomar en serio la premisa, el contexto y la reimaginación del personaje, creo que Klaus es un comic que promete ser buenísimo… siempre y cuando esté hecho para tomarse en serio como yo lo hago, y no sea una broma de Morrison hacia los lectores al volver un superhéroe a una figura como Papa Noel.

9/10

Post:    Klaus (Santa Claus Year One)



No hay comentarios. :

Publicar un comentario