jueves, 31 de marzo de 2016

Reseña Libro: Trilogía de Darth Bane Parte 2


TRILOGÍA DE DARTH BANE PARTE 2 - REGLA DE DOS

Editorial: Del Rey
Fecha de Publicación: 2008
Autor: Drew Karpyshyn
Status actual: NO CANON
Reseña: Ñoño Cool

"Cuando tu poder eclipse al mío seré desechable. Esta es la Regla de Dos: un Maestro y un aprendiz. Uno para encarnar el poder del Lado Oscuro y decidir qué hacer con él, el otro para ansiarlo. Cuando estés lista para reclamar el manto de Señor Oscuro, debes hacerlo eliminándome.”
―Darth Bane a Darth Zannah

En “Camino de Destrucción”, Drew Karpyshyn nos entregó una reversión oscura del “viaje del héroe” con un hombre joven que pasó de la inocencia a la maldad. Ese hombre era Darth Bane, un genio retorcido cuya voluntad de hierro, feroz ambición, y conexión y poder en el lado oscuro de la Fuerza le hizo un líder natural entre los Sith, hasta que abraza radicalmente una sabiduría totalmente olvidada, y lo lleva a destruir su propia orden y crear una nueva de sus cenizas. Como el último sobreviviente Sith, Darth Bane promulgó una nueva e irrompible directiva: la Regla de Dos. "Dos deberán existir; ni uno más ni uno menos. Uno encarna el poder, y el otro debe desearlo”

Ahora Darth Bane está listo para poner su política en acción, y él cree que ha encontrado el elemento clave que hará que su triunfo completo: una estudiante para entrenar en los caminos del Lado Oscuro. A pesar de que es joven, Zannah posee un vínculo instintivo al lado oscuro que rivaliza con el de Bane… y tal vez le supera en más de una forma. Con su guía, ella se convertirá en esencial en su búsqueda para destruir a los Jedi y dominar la galaxia. Pero hay alguien que está decidido a acabar Darth Bane; un padawan del Maestro Jedi Lord Hoth, que murió a manos de Bane en la última Gran Guerra Sith llamado Johun Othone. Aunque el resto de los Jedi se burlan de él, la creencia de que hay supervivientes Sith reptando por ahí es inquebrantable, y por esto buscará la ayuda de Farfala y otro grupo para pararle los pies al monstruoso Señor Oscuro.

Regla de Dos puede ser una de las novelas de Star Wars más violentas y sangrientas de todo el grueso publicado hasta ahora. Contar una historia centrada en un Lord Sith y su aprendiz, naturalmente, requiere una cierta cantidad de gore, pero hay algunas escenas que pueden sorprender a los lectores que quieren leer algo más del estilo de Luke Skywalker y sus aventuras más “para toda la familia”, pues aquí no se alejan de las cosas más brutales.

En el primer libro vimos la transición de Bane desde un minero a un Lord Sith, y en este segundo volumen a pesar de seguir su nombre en el título, nuestra protagonista es Zannah y nos concentramos en su transición de huérfana desesperada por compañía y apegada a sus conexiones emocionales, hasta una aprendiz de los sith. Está llena de dudas y sentimientos comunes en una niña y luego adolescente de su edad, pero se obliga a ella misma a hundirse en la oscuridad.


Zannah es una devota de las enseñanzas de su maestro Bane, pero eso no significa que lo sea de Bane en sí mismo, por eso muchas veces nos sorprenderá con manipulaciones y engaños hacia su mentor dejando ver su lado más cruel y egoísta; y asimismo era enfrentada al amor y conexión que tiene con una figura de su niñez, su primo Darovit dejando entrever su aún presente ternura y cariño, aunque lo niegue eternamente. Como reaccione ante el chico y pueda jugar con la mente de su maestro probará si realmente es apta para ser una acólito del Reverso Tenebroso.

Bane por su parte ahora juega un rol más de mentor que de alguien con una posición más activa en el argumento, cada una de sus apariciones no son más que simplemente cosas que debían suceder para que encajaran con la continuidad de los comics y videojuegos; como el tema de los orbaliskos, nada más que cosas muy inconsecuentes para la trama general.

El concepto del orbalisko por si solo fue genial, una criatura parásitaria que se pegan a un huésped adecuado en el que alimentarse, una vez unidos a un huésped, se multiplicaban y crecían comiéndose la conexión con la Fuerza de su víctima, envolviendo y asfixiando a la víctima en cosa de horas. Cada orbalisko era inmune a los sables de luz y prácticamente indestructibles frente a cualquier arma, y si intentabas cortar tu carne para sacártelos, esta se curaba automáticamente pues los parásitos te daban un factor curativo ridículamente poderoso para seguir alimentándose de tu fuerza vital. Sin embargo, cuando sabías como prevenir que cubriesen tus pies, cara y manos con guantes, zapatos y cascos especiales, podrías crear una armadura de orbaliskos.

Ellos seguirían dándote un dolor indecible en todo el cuerpo mientras siguieran ahí, y son virtualmente imposibles de arrancar, pero te daban la capacidad de ser inmune a todos los ataques enemigos y el dolor que causaban hacía a la víctima sith tener más y más rabia, por eso su poder se veía grandiosamente aumentado. La única debilidad de los orbaliskos y por ende, tu armadura, son los relámpagos de la Fuerza, pero solo los más potentes. Estos podrían matarles, y eso haría que soltaran toxinas muy poderosas que matarían a cualquier huésped...


El problema es que en la novela nos muestran a Bane obteniéndolos y luego perdiéndolos, y nada más; y su búsqueda de conocimiento para crear su famoso Holocrón pudo haber sido resumido bastante, Bane es más que nada un sabio hombre que tiene ataques de rabia y destruye a todas las víctimas a su paso. Lo bueno es que a pesar de mostrarse como alguien extremadamente hambriento de poder, vemos que tiene la paciencia necesaria para poder construir un legado Sith a muy largo plazo y eso le añade interés como personaje.

Darovit es uno de los secundarios más tristes y miserables en toda la historia de SW. Un niño que quiso reconstruir su vida en Ruusan sin hacer daño a nadie, sino que sanándolos con sus habilidades; hasta que los Jedi llegaron a su vida y la hicieron pedazos, luego se une a los sith pero no sirve para nada, es manipulado, pierde extremidades, traicionado por quien creía confiar, dejado para morir, intenta hacer las cosas bien pero su vida solo se pone peor y peor, y su destino final es de lo más horrendo. Su personalidad por ende era amargada y cínica, pero dado todo lo que vivió se me hizo fácil conectar con él, a pesar de que además le tuve mucha lástima.

Johun Othone es quien cierra el equipo de personajes importantes para la trama. Es tu típico Jedi a la Obi-Wan en Amenaza Fantasma y no se destaca demasiado en nada, solo es un novato con una cruzada que seguirá sin descanso. Lo que es para la risa es que nadie le crea que hay sith todavía dando vuelta y que no todos murieron en la Bomba del Pensamiento de Kaan, porque bueno ¿no deberían checar esa posibilidad? Se nota que entre los líderes de ls Jedi desde tiempos inmemoriales habían tarados que tomaban malas decisiones.

Esta novela es una buena adición a los mitos de SW, pero se lee casi como si fuese una serie de comics vueltos libro o una serie de campañas de un juego para PC más que otra cosa en cuanto a composición narrativa, pues no hay una trama unificada y cada capítulo tiene su propio argumento, conflicto y resolución; por lo que a veces parece estar experimentando una cut-scene de un videojuego en vez de algo que veríamos en una novela.

Por su parte, el final es espectacular, es predecible porque sabes que habrá otro libro siguiendo a este, pero aún así resulta totalmente atrapante y brillantemente planteado. La pelea entre Zannah y Bane contra 5 de los más letales y peligrosos Jedis en la galaxia me recordó a un MMO de Star Wars, pues sus diferentes habilidades con la Fuerza para detener y dañar al enemigo, manipular el flujo de la batalla, movimientos con el sable láser que cambian dependiendo de si luchas en grupo o solitario, etc es muy parecido a algo salido de las mecánicas y el árbol de habilidades que cada personaje pueda ir mejorando a medida que sube niveles. Creo que este final, la variedad de capacidades y recursos en el combate y como todo está narrado, vuelve la lucha algo simplemente fantástico.

El libro es una lectura muy fácil y entretenida, todo fluye de gran manera y que permite entender la dinámica de Darth Sidious, Darth Maul, Darth Tyranus, Darth Vader y otros mucho mejor. Tal vez la prosa no está configurada para ser una novela sino que comics o un juego, y por ello tiene sus tropiezos en el camino en caracterización y narrativa, pero nuevamente creo que es una lectura recomendada para los más novatos en el mundo de SW, o incluso para los versados que quieran conocer más sobre el mundo de los Sith.

7/10




miércoles, 30 de marzo de 2016

Reseña Libro: Trilogía de Darth Bane - Parte 1


TRILOGÍA DE DARTH BANE PARTE 1 - CAMINO DE DESTRUCCIÓN

Editorial: Del Rey
Fecha de Publicación: 2006
Autor: Drew Karpyshyn
Status actual: NO CANON
Reseña: Ñoño Cool

"La Paz es una mentira, solo hay pasión

A través de la pasión, gano fuerza

Con la fuerza, gano poder

Con el poder, gano victoria

A través de la Victoria, mis cadenas se rompen.

La Fuerza me hará libre."

- Código de los Sith.

  Desde un inicio les diré que este no es un libro para narrarte un camino nuevo, sino que para iluminarnos sobre cómo la Regla de Dos llegó a ser en el mundo de los sith y quien fue quien lo instauró. Algunos me dirán ¿entonces cuál es el interés de contar algo que sabemos cómo termina? La respuesta es simple ¿Para qué estudiamos personajes como Genghis Khan, Adolf Hitler, Tokugawa, Julio César, Barba Roja, Alejando Magno y un gran etc si sabemos que el mundo sigue girando sin ellos? Pues porque estos hombres dejaron su huella en la configuración de la Europa antigua, Grecia, Asia, Roma, la Edad Media, el Japón Feudal y más, conocemos su final pero fueron sus acciones las que hasta el día de hoy marcan de una u otra forma nuestro planeta.

Y en el caso de los sith, Darth Bane y el cómo instauró su nuevo régimen es literalmente lo que marca un antes y un después no solo en cómo funcionará el Lado Oscuro por un milenio, sino que la configuración galáctica como un todo. Es junto con Darth Revan la figura histórica más influyente en toda la historia de los señores oscuros de este mundo ficticio, que importa si sabemos que logra su objetivo, lo interesantes es conocer el camino que tuvo que pasar para transformarse en la leyenda que es hoy en día. Así que las razones para hablar de él existen... ¿pero la ejecución lo acompaña?

Comenzamos más o menos 1000 años antes de que Luke Skywalker tome el sable láser de su padre por medio de Obi-Wan “Ben” Kenobi en Una Nueva Esperanza y nos pone justo en medio de la llamada Edad Oscura de la República, la Galaxia está siendo despedazada por un conflicto que se extiende por años ya conocida como “la Guerra de los más aptos” entre el Imperio Sith y su Hermandad de la Oscuridad contra el Ejército de la Luz Jedi que protege a los republicanos; cuyo centro se da en el planeta Ruusan, ya que quien gane definitivamente ahí se hará con el control de todos los demás sistemas conocidos.

Dessel es un minero de cortosis que vive casi como un esclavo en su extremadamente agotador trabajo, y para encontrar una salida de esto se encuentra enfrentado con las fuerzas de la Antigua República, por esto termina enrolándose en las filas del ejército de los Sith y enfrascado n una sangrienta guerra que parece no tener fin contra los Jedi que funcionan como protectores republicanos.

Gracias a su conexión con el Lado Oscuro de la Fuerza pasa de ser un simple soldado a un aprendiz en la academia sith, y es aquí donde recibirá el nombre por el cuál será conocido por los siglos: BANE. Comparado con el resto de los discípulos se destaca mucho dada su brutalidad, astucia y un dominio excepcional con la Fuerza; lo que atrae la atención de acólitos más poderosos que él, entre ellos una ex jedi caída que busca manipularle para conseguir sus propias metas; mientras sus mismos maestros y jefes le ven como una promesa de un futuro mucho más gigantesco.

Las cabezas de este enfrentamiento titánico en ambos bandos son personajes que podrán ser sus aliados en un momento y enemigos en otro, y lo que me gusta de estos dos lados es que tanto combate los ha llenado de conflictos a ambos y ningún parece estar realmente respetando a cabalidad las cosas por las que juran regirse moralmente.


Por el lado de los sith tenemos a los más manipuladores, poderosos y con gran presencia de toda la Hermandad como Lord Kaan, Lord Qordis y Lord Kopecz, quienes desconfían y se odian el uno al otro, pero les une su odio por los protectores del lado luminoso y creen que el sombrío será más fuerte si hay tantos sith como se pueda ya que su fortaleza está en los números; cosa que Bane desprecia. Los señores oscuros viven luchando entre ellos, y los sentimientos comunes entre su clase como la ira, frustración, envidia, miedo, desconfianza, ambición, hambre de poder y más será lo que haga que se hayan estancado en su desarrollo, todos quieren igualdad de trato y de habilidad, sin embargo cada uno secretamente quiere liderar de una u otra forma, esto finaliza por perjudicar la cordura de Lord Kaan, Comandante en Jefe de todos y conspiraciones internas para derrocarle.

Y por el bando de los Jedi está el General Hoth, un hombre curtido por la lucha, que se balancea entre la luz y oscuro dado los años de batalla que ha presenciado, posee una voluntad inquebrantable pero aún así no puede ver una forma de ganar ventaja en el conflicto, y le acompaña Lord Valenthyne Farfalla, un Jedi muy extravagante y peculiar que será su segundo al cargo a pesar de que no se lleven particularmente bien, ya que uno es fiero y rudo mientras que el otro es tan delicado y fino como se pueda. Cuando un bloqueo planetario que tiene a ambos bandos atrapados en Ruusan sin que ninguno pueda recibir refuerzos causando enormes pérdidas para los dos conjuntos, sus diferencias se harán demasiado presentes y los jedi cada vez más perderán su paciencia, esperanza y confianza entre ellos, incluso pensando que toda la pelea por este planeta es nada más que una banalidad sin sentido. Los problemas entre estos seres tan poderosos y tan vulnerables al mismo tiempo es un gran acierto en el conjunto general ya que provee a “Darth Bane” de un gran valor de entretención que no te permitirá dejarlo de lado hasta terminar de leerlo completo.

Bane aprecia la totalidad de este conflicto y cuando llega a ser un maestro se da cuenta de los errores en las maneras de los sith, por esto se sumirá en sus tradiciones más secretas, rechazará todo lo que sabe e intentará emerger como el único ser de poder absoluto entre miles de otros sith que conforman la Hermandad de la Oscuridad a quienes deberá traicionar, manipular y finalmente asesinar para poder traer un nuevo status quo en el Lado Oscuro y desde la sangre y cenizas de la antigua orden, dar vida a una nueva era.

Él cree que los Sith son más fuertes individualmente, no en grupo, pues el Lado Oscuro así se fragmenta, y si ninguno puede llegar a su máximo potencial para que el grupo sea gobernado democráticamente, esto trunca el progreso de cualquier señor oscuro, el poder no está en los números sino en literalmente en el poder de un individuo. Bane prefiere usar manipulación, engaño y traición a luchas más directas como las que ha venido mostrando la guerra sin fin.

Para ponerle un alto a esto, estudia las enseñanzas de los holocrones dejados por Darth Revan y Exar Kun en el Templo de los Ancianos en Lehon y desarrolla la famosa Regla de Dos, desde ahora quiere que solo hayan 2 Sith en toda la Galaxia al mismo tiempo: Un Maestro Sith y un aprendiz, uno ejerce el poder absoluto y el otro lo desea; de esa forma siempre habrá un lord con sus capacidades al máximo de su potencial gobernando todo desde las sombras y cuando caiga débil su discípulo deberá matarle, tomar su lugar y entrenar un nuevo acólito.

Bane como protagonista comienza de antihéroe y luego cae totalmente a la villanía, y seguir su viaje es a mi gusto interesante, sus manipulaciones que juegan en contra de las del resto, como se hace más fuerte, como engaña y oculta sus habilidades es realmente atrayente. Y claro, explorar el mundo de los sith antes de que la Regla de 2 fuese instaurada, sus academias tal como las de los Jedi en estructura pero muy diferente en cuanto a métodos; además la Jedi caída que acompaña a Bane como su interés romántico/principal enemiga y su relación de falso amor para ganar la confianza del otro y usarlo en su favor es lejos lo mejor del libro.

El autor es Drew Karpyshyn, el hombre detrás de The Old Republic y Mass Effect, y los libros que saca son siempre relacionados con sus videojuegos, por lo mismo la narrativa fluye de manera bastante rápida y sin descanso dejando un producto bastante entretenido que se deja leer de buena manera, pero también es la mayor debilidad de nuestra obra. A pesar de que KOTOR pasa miles de años antes de Darth Bane, este en muchas situaciones parece solo una colección de momentos y escenas de KOTOR dejando una sensación grande de dejà vu y puedes encontrar paralelos demasiado obvios.


Además el verdadero cuerpo de la información se puede encontrar en el comic “Los Jedi contra los Sith” del 2001 escrito por Darko Macan e ilustrado por Ramón F. Bachs que entre todo lo que cuenta amplía mucho más de lo mostrado aquí, haciendo que la originalidad del conjunto publicado en el 2006 se sienta seriamente herida.

Otro punto negativo es que la prosa no está tan trabajada como digamos la de James Luceno y otros autores que trabajan escribiendo en el mundo de Star Wars, y por eso luce a veces como escrita a las prisas, ya que en el último tercio es como si alguien haya metido el pie en el acelerador y todo sucediera a gran velocidad; más que nada parece como hecha solo para que se diga que se escribió algo sobre el personaje.

Esto hace al libro bastante prescindible si has leído ese comic, que ocupa a una gran figura en el lore de Star Wars pero que a diferencia de Darth Plagueis de James Luceno, jamás toma ventaja de usar los momentos comunes para construir algo original y sacar todo el potencial del protagonista. Creo que realmente era necesario hablar de Bane pero al menos en esta primera entrega de la trilogía seguida por “REGLA DE DOS” y “DINASTÍA MALIGNA” no fue hecho un trabajo realmente dedicado a explorarle y si una entrega para cumplir.

Ahora, no puedo juzgar la trilogía completa hasta leer los otros dos libros, pero creo que este no es un libro orientado hacia los que tenemos un gran conocimiento o al menos un entendimiento más amplio de la franquicia a través de las películas, series animadas, libros, novelas, comics y videojuegos, sino que apunta bastante a los lectores más novatos que busquen un punto de partida en el mundo de SW.

Y si no han leído el comic o jugado KOTOR creo que muchos de los problemas desaparecen de la obra, y esto puede ayudar bastante a que un recién iniciado pueda disfrutar muchísimo más de “Darth Bane” y sus comienzos, aprender cómo la Regla de Dos fue cimentada y duró mil años hasta que Darth Sidious, el Emperador Palpatine comenzó a hacer de las suyas. . Sinceramente digo si ya son versados en SW dejen esto pasar; si no lo son y quieren conocer más, pues este es un inicio bastante aceptable para navegar en la franquicia.

7/10

Libro:    Darth Bane   Camino de Destrucción (PDF)



martes, 29 de marzo de 2016

Reseña Manga: 20th Century Boys


20TH CENTURY BOYS

Editorial: Shōgakukan
Fecha de Publicación: 1999 - 2006
Guionista: Naoki Urasawa
Dibujante: Naoki Urasawa
Volumenes: 22 (Obra principal) 2 (21st Century Boys)
Reseña: Ñoño Cool

“This is the end, beautiful friend 
This is the end, my only friend, the end.” 
- Jim Morrison, The Doors

Quería comenzar a reseñar mangas en el blog…. La cosa parecía fácil en un inicio, pero ¿por cuál empezar? La industria del manga es tan amplia y variada como la del comic norteamericano y europeo, así que me encontraba en un océano de posibilidades, ¿Dar el puntapié inicial con alguno ultra popular o irme por uno de alta calidad? ¿Algo fácil de reseñar o que me tome mucho tiempo y pensamiento para hacerle justicia? Tuve muchos en mi plato en un momento y me costó elegir, ya que a pesar de las ganas que tenga no puedo darme el tiempo de reseñarlo todo.

Por eso luego de pensarlo mucho mi carta de apertura será simplemente un manga que tiene un lugar especial en mi corazón y del que hace mucho tiempo quería tener la oportunidad de opinar, aunque no sea fácil por su amplitud, popularidad, impacto, calidad y por supuesto, complejidad de contenido: 20th Century Boys.

Durante cinco años se publicó, posee 24 volúmenes (si contamos el epílogo), 3 películas como parte de una trilogía live action, y ha ganado incontables premios posteriores. Esta obra de misterio y ciencia-ficción nunca deja de sorprender, emocionar o deleitar al lector; tiene un efecto de nostalgia enorme en mi ya que fue de lo primero que toque al adentrarme en el mundo de la industria japonesa del manga, pero es la narración de Urasawa tan cuidada, sus personajes creíbles, el agarre de la trama, las grandes secuencias de acción y el dibujo cuasi perfecto que hace que una vez superada la nostalgia siga amando esta obra.

Tomando su título de la exitosa canción de 1973 por una de las bandas favoritas de Urasawa “Marc Bolan y T-Rex”, 20th Century Boys arrastra el pasado de vuelta al futuro con una venganza llena de tensión. Es quizá el trabajo más personal de su autor y su evocación de un próspero, con Japón con visión de futuro en 1970, engranado con las expectativas de su propia juventud, sale directamente desde el corazón.

Es una pizza cuya masa es puro Urasawa, pero está bañada con 3 cucharadas de salsa de Osamu Tezuka, cubierta con 7 tajadas de Stephen Spielberg, 6 rebanadas de su tocayo terrorífico Stephen King, aliñada con un par de pizcas de genialidad, puesta a hornear por 20 en el horno de espíritu y sueños juveniles y… esto una analogía muy estúpida, me di cuenta cuando estaba escribiéndola ¿ok? Debí estar con mucha hambre cuando la comencé… ugh, la cosa es que hay muchas influencias de las que se nutre, pero tiene la marca de Urasawa por todos lados.

20CB tiene que ser el seinen más famoso y premiado que se haya escrito, y pelea por el puesto del mejor manga de la historia con su hermano mayor Monster del mismo autor, Naoki Urasawa, del que bebe mucho conceptualmente. Construye una historia elaborada que especula sobre los peligros de la satisfacción de nuestros deseos. ¿Qué pasa si nuestros esquemas juveniles, que cambian el mundo se convierten en una realidad aterradora? ¿Qué sucede si permitimos que los pecados de nuestra infancia y los fantasmas de nuestro pasado dominen y distorsionen nuestra vida adulta? Se trata también del poder duradero de la verdadera amistad... y por el infierno que hay que pasar para demostrarla.

Su estilo es tan intercalado, todas las subtramas tienen peso sobre la principal y casi podríamos decir que no hay trama principal sino que dirección principal en la que toda se mueve solamente, y se interconectan como si fuese una telaraña, así que no creo que se aburran en ningún momento al leer sus muchísimas páginas, porque todo es no solo interesante, sino que relevante.


Siendo un joven niño, Kenji Endo formaría un grupo con sus compañeros de escuela, una sociedad secreta infantil pero que todos toman muy seriamente. Está compuesta solo de “amigos de verdad” y su misión es buscar la forma de salvar la Tierra a futuro de cualquier tipo de amenazas ya sean ataques químicos, bacteriológicos, invasiones alienígenas y más cosas salidas de sus mentes llenas de creatividad. Para esto él escribirá un libro de profecías que documentará cada suceso que crean pasará y como lo solucionarían.

 Años pasan y Kenji ve como sus sueños de niño se pierden y se quedan atrás. Ahora con 40 años encima, trabaja como dependiente en una tienda de licores que funciona las 24 horas junto a su madre, y siempre lleva en su espalda a su sobrina Kanna, hija de su hermana con un hombre misterioso a quien ella “abandonó” sin dar más explicaciones; todos se avergüenzan de eso, pero su tío la cría como si fuera propia.

Cuando unos policías le buscan para preguntarle sobre la desaparición de un científico al que él conoce, se interesa en el tema y cuando busca la casa ve un símbolo que se le hace familiar pero no puede recordar por qué. Pasan los días y le llega la noticia de que Donkey, uno de los amigos con los que había fundado su club, se ha suicidado lanzándose desde un edificio sin razón.

Apenado por el suceso comienza a recordar su infancia, llena de rock, viajes espaciales y más, pero no tiene tiempo de descanso ya que una carta de Donkey llega a su poder otra vez presentando ese extraño emblema que vio hace poco. Sus otros amigos de la niñez Mauro, Keroyon, Mon y Yoshitsune junto a él no se creen lo del suicidio y deciden investigar su muerte, y para eso revisan su vieja base secreta donde dentro de una caja aparece el símbolo que buscaban: un gran ojo,  una mano cerrada y el índice apuntando hacia arriba.

Todo se complica más y más cuando descubren que su compañero fue expulsado de un sociedad que recuerda mucho a los masones liderada por un ser extraño conocido meramente como “Amigo”, quien cumple una tras otra las profecías escritas en el libro de sus fantasías de niño. Varias ciudades comienzan a sufrir ataques de virus horrendamente letales y todos creen que el mundo se acabará; y solo Kenji y sus amigos pueden detener la catástrofe. Cada uno de ellos tendrá su propia aventura e historia que contarnos luego de este suceso, mientras viven en un planeta muy cambiado al anterior.


Y todo esto es literalmente solo el comienzo, pues no es más que lo que sucede en el primero de 24 volúmenes que componen la obra. Nos deja preguntándonos ¿quién es el hombre en las sombras que planea causar un apocalipsis global? ¿Quién o qué es este “Amigo”? ¿Es verdaderamente un mesías o solo un líder de una secta fanática que se aprovecha de las mentes débiles para cumplir sus metas?

Naoki Urasawa en toda la obra nos parece decir que si bien nunca se sabe lo que va a ser el resultado de sus acciones, también es imposible discernir qué acciones tendrán consecuencias de largo alcance. ¿Qué podría provocar el fin del mundo? ¿Algo enorme como la llegada del hombre a la Luna o la Exposición Universal del 70 en Osaka? ¿O más pequeño como el robo de un objeto o la destrucción de un escondite de cartón de un niño? ¿Tal vez algo totalmente al azar como un encuentro casual o que una canción de rock estadounidense suene por los parlantes de una escuela secundaria?

Kenji y sus compañeros, todos son dueños de una interesante dualidad. No solo porque son culpables e inocentes al mismo tiempo de lo que sucede en el planeta, sino porque mientras son los héroes que buscan salvarlo, todos los consideran terroristas y les dan caza. Y claro, muchos de ellos son más de lo que parecen, aunque eso se irá revelando mucho más adelante en la trama.

20th Century Boys es un trabajo extenso y complicado. Su trama se extiende desde el alunizaje de Apolo de 1969 hasta el futuro cercano de 2018. Su narrativa rebota entre un elenco sólido y cada vez más amplio de personajes, incluso mientras salta por el tiempo en la narrativa a veces a través de flashback ya veces a través de ciertos inventos de ciencia ficción. Sin embargo, a pesar de todo, Urasawa nunca abandona a su exploración de que el hoy ha sido construido sobre los huesos de ayer.

Todo está salpicado por referencias a la cultura popular de ese tiempo, desde el tema de la llegada a la Luna, a los falsos productos aprobados por la NASA que se vendían por todos lados aprovechando el fenómeno, el manga, anime, Atari, Wolverine y los X-Men, Transformers, Michael Jackson y más. Lo que ayuda a que cada cosa que suceda se sienta como el mundo real.



La historia jamás se queda en una sola cosa, y el status quo no existe, puede migrar de protagonista a protagonista de manera meticulosa, todos interesantes y complejos, y siempre con algo interesante que contar. Kenji es con quien iniciamos y terminamos el viaje, pero no es el héroe, ya que aquí todos y ninguno lo son; cada uno son un conjunto completo de héroes que aportaran tanto como el otro. Hay detalles en una sub-trama que pueden ser claves para desarrollar en la siguiente, es todo un enorme telaraña donde cada hilo lleva a otro y el resultado final es mucho más que la suma de sus partes.

Urasawa además se arriesga a algo que pocos autores hacen: dejar que sus personajes envejezcan. Los vemos de diez años de edad, en la adolescencia, de treinta y cinco, cuarenta, cincuenta y cinco años e incluso mayores. Urasawa les permite pasar tiempo significativo para que puedan progresar como personas. Sus vidas son difíciles y muy pocos envejecen bien. Todo esto por supuesto, juega de gran manera con los temas de el crecer, conocer el peso de la responsabilidad y explorar si es que los juegos de la infancia realmente tienen una fecha de término.

20th Century Boys no solo tiene grandes momentos dentro de sus viñetas en este viaje psicológicamente agotador y lleno de tensión, además cuenta con la magnífica cualidad de tener una sorpresa en cada uno de sus tomos. No solamente se conectan entre todos para poder ser la pieza de apoyo del siguiente, sino que siempre tenemos un giro que te hace querer seguir leyendo y no ponerlo abajo hasta que hayas devorado cada una de las páginas y cerrado todas las sub-tramas.

En cuanto al dibujo, este tiene un nivel técnico digno de aplauso. El uso de la tinta es sublime, tiene cada cuadro lleno de detalles, y sus planos poco convencionales alejados del dibujo más lineal que el manga normalmente ocupa, hará que el lector detenga su mirada para poder apreciarlos en su totalidad, porque cada viñeta es un espectáculo en sí misma.

El trabajo de luz y sombras me recuerda al Halcón Maltez, Casablanca o el Ciudadano Kane, porque con la mera iluminación puede mostrar los sentimientos de cada personaje u ocultar sus rostros para que transmita una enorme gama de emociones hacia el lector. Esta técnica se hace más y más patente en los capítulos donde cada uno de los involucrados en la historia están envejecidos, lo que se agradece.

Mi único problema con la obra es su antagonista “Amigo”.  El anticristo que quiere aniquilar y salvar a la humanidad al mismo tiempo con sus planes de tono mesiánico y su carisma gigantesco que puede controlar masas de personas, frio, metódico, que castiga la desobediencia con mano de hierre y que quiere ser la cabeza de un nuevo orden mundial. No es su diseño el que me causa dramas, ya que siempre me pareció muy atemorizante, y que le entregaba un aire de misterio, tampoco su personalidad, porque lo volvía fascinante de seguir… no, mi problema es el contexto en el que lo presentan y cómo llega al poder.


Para empezar su hazaña de salvación estaba situada en la Nochevieja Sangrienta que era el cambio de siglo y milenio el 31 de Diciembre de 1999, pero la cronología está toda mal. Porque el año cristiano comienza en el 1 y no en el 0, porque en Roma este no se conocía y por ende siempre se empezaba a contar desde uno. El cero lo instaura el árabe Al-Juarismi a una escala matemática global allá por el 810, por lo que la Nochevieja Sangrienta debía ser el 31 de Diciembre del año 2000 pasando al 2001 para que se cumpla el milenio. Por esto todo el peso simbólico no existe para lo que hizo, y la gente común debería haberse dado cuenta de eso desde un inicio en vez de seguirlo como el nuevo mesías si las fechas estaban tan alejadas.

Segundo, la secta de Amigo tiene fuertes paralelismos con los Masones tratando de representarlos como ellos pero sin nombrarlos para ahorrarse complicaciones, pero se olvidan que la organización semi-secreta de albañiles filántropos que se expandió con la llegada de Benjamin Franklin al poder de USA y con Napoleón invadiendo Europa jamás ha tenido una profecía de traer un mesías al mundo que les mueva, sino que profesan el avance humano en cooperación completa. Por lo que otro punto que sostiene el estado endiosado de Amigo seguido por millones de masones desde las sombras no tiene piso en el que pararse. Es el mismo concepto errado que usaron los Simpsons cuando parodiaron a los masones con los Magio en su serie, pero ahí daba para comedia, aquí se supone lo tomemos seriamente.

Tercero, nuestro mesías Amigo es amado por el publico debido a su enorme carisma pero apenas y muestran este, parece que es querido por todos solo porque si. No nos deja a los lectores experimentar el porqué es alguien tan atrayente para el público y solo lo impone. Los hechos milagrosos de los que ha sido capaz tampoco tienen peso, muchos dicen que los ha hecho pero no cuenta de pruebas, si quisiera hasta yo podría haber dicho que realicé tales cosas y tendría el mismo respaldo empírico que Amigo. La gente se traga sus mentiras de manera demasiado fácil.

Cuarto, el cuadernos de profecías que posee Amigo, escrito dentro de la base secreta de la infancia, en el cual las fantasías de los niños para ser héroes fueron escritas con muchos detalles y él las va ejecutando una tras otra para ganar credibilidad entre el pueblo no es demasiado impresionante. Porque el Apocalipsis de la Biblia, Nostradamus y muchas otras fuentes predijeron cosas similares y lo que él presenta no es nada nuevo.

Quinto y final, tenemos lo del Papa en la mezcla. El fin no solo del catolicismo, sino que del cristianismo al completo está asociado con un intento de asesinato al Papa, pero Amigo lo salva y el Pontífice le declara santo. Este hecho tiene cero sustancia, no solo porque los Papas han sido asesinados a lo largo del Medioevo, y Juan Pablo I fue el más reciente al que terminaron su vida más rápido de lo esperado y esto no ha cambiado nada; sino porque el cristianismo ha tenido muchísimos cismas como el de Oriente y Occidente, o el catolicismo vs protestantes. Por esto que el Papa declare a alguien un dios o algo por el estilo solo debería afectar a los católicos a lo sumo, no a los ortodoxos, evangélicos, anglicanos, etc en ningún grado. Y muchos católicos tampoco se tragarían eso de manera tan fácil, porque si bien son gente de fe, muchos de ellos no lo son de fe ciega.

Para que el complot de Amigo tuviera sentido se debió haber pensado mucho más en estos detalles y su ascensión al poder me resulta muy cuestionable. Nadie en su sano juicio en nuestra era actual seguiría a un mesías en masa porque dice que salvó al mundo sin pruebas de esto, o si le creyeran, no creo que fuese suficiente gente para que las religiones del mundo se rindieran a sus pies y lo tragaran todo.

Dejando eso de lado, creo que 20th Century Boys podría haber sido una obra maestra. La cruzada de los compañeros de clases desde la niñez a la vejez contra la mayor adversidad que ha presenciado el planeta es fantástica, tanto en trama, desarrollo de personajes, complejidad, dibujo, filosofía en varios niveles y más. Si no fuera por ese agujero argumental podría decir que 20CB es mejor que Monster del mismo Urasawa, pero como existe, deberá quedarse al menos a mi gusto como un segundo lugar muy cercano. Es una obra sublime, magníficamente compleja y completa, sólida total y una lectura más que recomendable, solamente dejen la lógica un poco de lado en ciertos puntos y estarán ante uno de los mejores ejemplos de lo que el manga tiene que entregarnos.

9/10 

Post:   20th Century Boys



Doctor Who – El décimo doctor Vol1

image
El Décimo Doctor fue interpretado por David Tennant, que fue elegido incluso antes de la emisión de la primera temporada. Mal Young abandonó su puesto de productor ejecutivo cuando abandonó la BBC tras la primera temporada, y nadie le reemplazó. Su primera aparición en la serie fue en los últimos 20 segundos tras la regeneración del Noveno Doctor al final de The Parting of the Ways, donde tras recibir una dosis de radiación letal el doctor se regenera en el décimo doctor.
Tras la perdida de la licencia por parte de IDW, Titan Comics la adquirió publicando a partir de ese momento las historias de nuestro querido viajero del tiempo.
Idioma: Español.
Editorial: Titan comics
Año: 2014-2015
Guion: Nick Abadzis, Robbie Morrison
Dibujo: Elena Casagrande
Tradumaquetadores: nerea merayo (audiowho)
Maquetadores: wrperal (audiowho)
Archivos: 15
Formato: CBR.
Tamaño: 455 Mb
Descargar comics:
imageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimage