martes, 16 de febrero de 2016

Reseña Comic: Irreedeemable


IREEDEEMABLE

Editorial: Boom! Studios
Fecha de Publicación: Abril, 2009 – Mayo, 2012
Guionista: Mark Waid
Dibujantes: Peter Krause, Diego Barreto, Eduardo Barreto
Reseña: Ñoño Cool

Hace tiempo un fan del blog me pidió que hiciera una reseña de este comic, y por fin tuve tiempo de releerlo. Lo había tocado en el año 2013 y en ese entonces lo encontré genial, con sus altos y bajos en cuanto a calidad a veces molestamente notorios pero generalmente de buen nivel, con un concepto mil veces explorado pero aún así con una ejecución bastante diferente, y por eso se había ganado un buen lugar en mi memoria como una lectura recomendable, ahora que lo releo creo que mi opinión sinceramente no ha cambiado. No es perfecto pero si muy digno de leerse.

¿De qué va el comic? Nos presenta una simple interrogante ¿Qué pasaría si el héroe más grande, amado y poderoso del mundo se volviese el villano más sanguinario y cruel de todos? Ese extraterrestre que viene de otro planeta al nuestro para ser nuestro eterno protector de capa y traje colorido que nos cuida usando su aliento congelante y rayos lasers oculares de los desastres naturales, científicos locos, monstruos y demás de manera incansable; un día se da cuenta de lo malagradecidos, miserables y egoístas que son los seres humanos gastando dinero en armas y desarrollando formas de matarse en vez de combatir el hambre; y por esto deja de tener fe en la humanidad y su buena voluntad, y por eso se cansa y dice basta y se vuelve un verdugo asesino de los que alguna vez protegió. ¿Y si no hubiese forma de pararlo? ¿O donde esconderse de él?

Esta sería una tercera entrega en una trilogía espiritual de Mark Waid donde analiza el concepto de superhéroe. En Kingdom Come las viejas generaciones luchan contra las nuevas, vemos el control vs la confianza, la libertad vs el abuso de poder y el núcleo de todo es el precio ético de ser un héroe; Luego vino Empire donde el mundo está dominado por un supervillano quien derrotó a los protectores de la Tierra y el heroísmo ya no existe; en Irredeemable vemos el costo del superheroísmo, donde un protector de capa y mallas con poderes de semidios demuestra que nunca estuvo emocionalmente equipado para ser un héroe y desata sus frustraciones contra el mundo.


Como dije antes, es un concepto mil y una veces usado y reusado, desde finales de los años 70 como mínimo, y usando a un Superman malvado incluso, cosa que DC ha hecho con el Sindicato del Crimen, Supes Prime y más, Marvel ha hecho con el Conde Nefaria y los numerosos Hyperiones que tiene y como 30 otros ejemplos de otras editoriales. Sin embargo aquí no es un protector que se vuelve un villano porque si nada más, sino que el Plutoniano (nuestro protagonista) es un hombre demasiado común, lleno de problemas y traumas que lo asechan desde la niñez dado sus habilidades, es alguien que jamás pudo sentirse parte de los que protege sino que rechazado por ellos, y nunca ha sido capaz de soportar la presión de tener que salva el mundo todos los días, de siempre estar alerta y disponible 24/7.

Plutonian es alguien que nunca estuvo hecho para ser superhéroe pero por sus poderes y buena voluntad se obligó a si mismo ha hacerlo para ver si podía ser aceptado de esa manera. Es alguien que presenta perfectamente el que no todos pueden soportar el tener que ser un ejemplo a seguir mientras tiene que lidiar con su vida normal y problemas personales, además de no ser capaz de superar los criticismos que vienen de la mano con ser popular incluso si lo logras ayudando al mundo sin descanso. Todos sus poderes nada más le traen frustración, rabia, resentimiento y mucha paranoia, de hecho es sorprendente que haya durado siendo héroe tanto tiempo y no haya explotado mucho antes.

Y cuando encuentra su límite y es sobrepasado por sus dramas se rebela y proyecta toda su rabia contra de Sky City desahogando todo lo que llevaba reprimido masacrando a miles de millones en el camino cruzando la línea y volviéndose alguien como dice el título del tebeo: sin posibilidad de redención. ¿Quién podrá detenerle ahora cuando nadie siquiera sabe su nombre real o cuál son sus debilidades?


El Plutoniano es el reflejo en un espejo quebrado de Superman. Mientras Clark tuvo una vida llena de amor, amistad, respeto y situaciones que lo llevaron a ser noble, con valores inamovibles y le ayudan a salir siempre con una sonrisa siempre buscando lo mejor de las personas; Plutoniano tiene una vida horrenda y traumática desde la niñez, desgracia tras desgracia le acompaña y a pesar de ser invulnerable y poder mover planetas, es una víctima de los que protege con tantas ganas para buscar aceptación, por esto cuando se cansa transforma a quienes abusaron de él en sus víctimas.

Aunque Waid no solo a Superman ocupa para construir su trama, sino que se vale de todos los clásicos de DC Comics teniendo su propia Liga de la Justicia llamada el Paradigma para poder hacerle frente a nuestro villano quienes les da caza para evitar que nadie le haga frente. El primero de ellos en caer por ser considerado el más peligroso es su versión de Batman, mientras el resto son liderados por Qubit (un super-genio que luce como Harold Ramis de los Cazafantasmas) para buscar cualquier información posible y puntos débiles sobre su camarada vuelto villano.

El que el grupo se enfrente a un ex compañero de equipo, además de ser para muchos la persona que les inspiró a volverse héroes hace que todo esto se sienta con un aire de tragedia en cada nuevo giro; y el subtexto homoerótico entre Plutonian y su archienemigo tipo Lex Luthor es divertido y te hace pensar que aplica en el caso de muchas dinámicas entre héroe-villano, en especial el Joker y Batman.


La historia se desarrolla bien. El pasado de nuestro protagonista está muy bien construido y comprendimos por qué el Plutoniano hizo lo que hizo, al menos en parte. La enorme presión de vivir con nosotros, cuidando de nosotros... era demasiado para él. Sumado a la tragedia y el rechazo... la mecha de la dinamita explotó y se llevó la mitad de nosotros con él.

Mientras más entendíamos a Toni, cada vez era más difícil poder ponerse de su parte, ya que sus acciones se hicieron más desagradables y sádicas. Terminas apoyando a los personajes que le rodean y estaban tratando de salvarnos, hasta cierto punto también, dado que hay giros argumentales tras giros argumentales que se tejen alrededor con la imaginación de Waid que logran crear un sentido de imprevisibilidad interesante.

Entre los defectos de la colección es que muchas subtramas se abren y cierran igual de abruptas y sin explicación, y que se hace muy laaaaaaaargo, creo que reduciendo sus números en dos tercios de los que tiene hubieran resultado en una lectura de lujo en vez de algo solamente muy bueno. El final también puede molestar a muchos por lo anticlimático que se siente dado que termina como de golpe, pero por las dos viñetas finales le perdono ese tema.

Y el dibujo… digamos que es mediocre, para ponerlo de manera suave. Todo es muy simple, no hay viñetas que sean demasiado rescatables ni nada de eso, el ritmo en las luchas, diseños de los personajes, etc se siente demasiado como algo del montón, cuando esta colección rogaba por un estilo visual único para poder diferenciarse y cimentar su identidad propia.

En todo caso, Irredeemable crea un mundo tan interesante que se sacó un spin-off llamado “Incorruptible” para explorar más de este, donde un villano trata de volverse “bueno” para proteger su ciudad; y la caída de un héroe emocionalmente inestable es una lectura que disfruté enormemente, tiene sus altibajos pero me gustaron mucho sus personajes sobretodo e hizo un muy buen trabajo con su premisa. Una lectura que para los amantes de los buenos transformados en malos así como los que gustan de los protagonistas poco clásicos y torturados disfrutarán sin lugar a duda.

7.8/10

Post:   Irreedeemable




No hay comentarios. :

Publicar un comentario