jueves, 18 de febrero de 2016

Reseña Comic: Batman´66 / Green Hornet


CROSSOVER - BATMAN 66/GREEN HORNET

Editorial: DC Comics
Fecha de Publicación:
Guionistas: Kevin Smith, Ralph Garman
Dibujantes: Jon Bogdanove, Roberto Flores, Ty Templeton,  Alex Ross
Entintadores: Ted Keys, Jon Bogdanove, Ty Templeton, Vicente Cifuentes
Colorista: Tony Aviña
Reseña: Ñoño Cool

¡Santos tebeos Batman! Cuando anunciaron que el murciélago de Adam West volvería en forma de colección digital me alegré mucho, ya que esta serie de los 60’s que yo veía en los años 90’s los días sábados a la misma bati-hora por el mismo bati-canal fue la que me introdujo al personaje, así como a muchas otras personas y generaciones. “Batman ‘66” es un tebeo brillante, una aventura llena de astucia, inteligencia e imaginación que utiliza el medio digital a cerca de la perfección. Incluso si no eres un fan de la serie de televisión clásica, creo que se darán cuenta que es una maravilla de principio a fin.

Jeff Parker captura el espíritu de los años 60 del ultra cursi show de Batman, pero se las arregla para reírse además del concepto. Hay un montón de momentos que poseen el humor clásico de la serie, así como pequeños momentos de autoparodia que sacan carcajadas. El diálogo es de primera clase, calcado de la época dorada de Adam West. Además tenemos escenas de acción que el viejo programa nunca podría haber producido, el tipo de cosas que usted esperaría encontrar en un comic normal de Batman.

Por supuesto, la verdadera estrella del show son los dibujos, los personajes se ven fantásticos. Hay una energía enorme aquí, una sensación cinética que te deja atrapado, el apartado visual brilla antes de que los puñetazos con el POW! PAFF! WOW! Aparezcan en las viñetas de manera gloriosa. Este es el tipo de cómic que se puede leer con una sonrisa en su cara, de oreja a oreja, de principio a fin.

Así que el comic de Batman ’66 es una joya nostálgica de aquellas, de esa época donde el murciélago era incluso más popular de lo que fue en el 89 con las películas de Tim Burton o el 2005 con las películas de Nolan; una perfecta plataforma para recontar las historias de Adam West casi 50 años después. Por lo mismo el tebeo comenzó a retomar ciertos eventos especiales que ocurrieron en el show, como los crossovers con otras series en esa época donde los derechos no importaban y creaciones inter-compañía podrían pasearse entre ellas sin drama, como cuando el Green Hornet y Kato hicieron acto de presencia en la alegre Ciudad Gótica de los 60.

Green Hornet fue una serie menos popular y de más corta duración que Batman de West, pero aún así con un tono y estilo muy similar. Seguía a un millonario que hacía de superheroe con un auto armado para todo acompañado de un joven ayudante; pero con dos grandes diferencias: Hornet fingía ser un criminal para atraer a estos y castigarles en vez de ser un vigilante heróico abiertamente, y que su ayudante era nada menos que Bruce Lee. De hecho fue gracias a esta serie que el público de occidente comenzó a conocer a Bruce antes de que sus películas fuesen un ícono del cine de artes marciales.


 Cuando los 4 se juntaron en la tv fue un evento casi único que puso a los fans de cabeza en esos años, pero el crossover que marcó pauta en la televisión viene con una anécdota curiosa detrás de ella. A la hora de filmar Bruce Lee se puso a leer el guión y había una escena donde Robin vencía a Kato en una lucha mano a mano, cosa que le molestó mucho porque decía que Kato era un artista marcial invencible de clase mundial (porque lo interpretaba él) mientras que Robin apenas y sabía pelear (el de la serie, no el de los comics) por lo que sería imposible que fuese vencido; por esto Burt Ward, el actor que hacía del Joven Maravilla anduvo tan aterrado en el estudio de grabación pensando que Bruce Lee le rompería todos los huesos del cuerpo que no salía a los pasillos sin dos guardaespaldas. Para que todos quedasen contentos y Bruce no comenzara a desatar la furia del dragón en sus traseros, cambiaron el resultado del vs entre Kato y Robin a un empate.

En el caso de este comic por otro lado, no tenemos hostilidades entre los involucrados. Para empezar Batman es propiedad de DC Comics y el Green Hornet por Dynamite Entertainment y en vez de pelearse por copyright simplemente se juntaron para hacer una historia llena de fanservice y cariño por ambas propiedades en formato digital donde los tebeos se venden a mitad de precio que en físico. Los guionistas son Kevin Smith, un fanboy declarado de ambos personajes y Ralph Garman, uno de las personas que más aman al Batman de West en el planeta; mientras que en los lápices tenemos a Ty Templenton para los dibujos y al legendario Alex Ross para las portadas.

La trama realmente es casi no relevante y bastante standard. Una famosa colección de fósiles va a ser cedida desde Gotham a la ciudad donde vive el Green Hornet. Las autoridades temen que sean asaltadas por alguien y le piden ayuda a Batman para que se encargue de vigilarlas. Durante el viaje estos son robados por el General Gumm, quien trabaja junto con el mítico Joker de Cesar Romero; esto lleva a que los 4 héroes se unan de mala gana y comiencen una persecución en la deberán aprender a trabajar en equipo si quieren detener al dúo criminal.


La historia es pura aventura de antaño, con un guión perfectamente construido, un dibujo muy fluido y detallado, y colores vibrantemente brillantes. Smith y Garman capturan perfectamente el tono de ambas series de los 60’s llegando a crear un crossover tan interesante y entretenido como el original que ocurrió en la televisión. Tenemos la escalada vertical de Batman y Robin, las armas de sonido de Kato y el Hornet, los POW! BAM! KAPOW! y las"¡Santas frases cliché Batman! que lanza el Joven Maravilla. La parte más divertida de team-up televisivo era ver a Bruce Wayne y Britt Reid portándose como idiotas para sacarse de quicio el uno con el otro en cada una de sus identidades. Ver al calmado, tranquilo e ingenuo Bruce molesta por la actitud engreída de Reid era una delicia, tal vez lo mejor del capítulo completo; y Smith y Garman capturar ese ambiente con creces y el sentido del humor de hace 50 años atrás está presente en cada viñeta.

Las portadas de Alex Ross merecen mención aparte, porque son MAGNÍFICAS, casi mejor que el tebeo en sí, porque ilustran todo el espíritu de ambas series a la perfección y son la guinda de la torta para que cada una de las esquinas de este producto huelan a los años 60.

Sinceramente se me hizo muy corto, 6 números fueron poquísimos y los disfrute con ganas, es una visión nostálgica del pasado con una ejecución maestra, sabe lo que es y a lo que va, y creo que apela a los fans de ambas edades, es familiar y nuevo a la vez, mezclando lo mejor de los personajes del pasado con el talento del presente. Y no solo el crossover es excepcional, sino que Batman ’66 es una serie digital digna de elogio que cualquier fan del Batsy de Adam West no debería dejar de leer. En serio, tomen su lata de bati-repelente de tiburones y denle una oportunidad a esta genialidad.

9.5/10

Post Recomendado:   Green Hornet - Año Uno





No hay comentarios. :

Publicar un comentario