jueves, 2 de julio de 2015

Men of Wrath

P00001 - Men of Wrath #1

El gran escritor Jason Aaaron ( Southern Bastards, Scalped ) y el artista Ron Garney ( Weapon X ) se unen una vez más para traerles la historia de una familia sureña, cuya única herencia es la violencia.

Desde que el bisabuelo Isom mató a un hombre por algunas ovejas, una nube negra se ha cernido sobre la familia Rath.

Ahora, más de un siglo después, Ira Rath, el asesino a sueldo más frío que alguna vez ha caminado en el suelo de Alabama, ha tomado un trabajo que decidirá el destino de su familia maldito de una vez por todas.

Idioma: Español.
Editorial: Icon 
Año: 2014-2015
Guion: Jason Aaron 
Dibujo: Ron Garney 
Tradumaquetadores: Hellfrost & Silvynho91 [Prix
Archivos:
Formato: CBR   
Tamaño: 69.3 Mb

P00002 - Men of Wrath #2P00003 - Men of Wrath #3P00004 - Men of Wrath #4P00005 - Men of Wrath #5

Descarga:

Reseña Cómic: Old Man Logan


WOLVERINE: OLD MAN LOGAN

Editorial: Marvel Comics
Fecha de Publicación: Junio 2008, Septiembre 2009
Guionista: Mark Millar
Dibujo: Steve McNiven
Reseña: Ñoño Cool

Desde escribirlo para los Ultimates, a contar su época contra los nazis en el 616, pasando por “Wolverine: Origins” y “Wolverine: The End”, Mark Millar conoce a Wolverine. No todos sus intentos de abordarlo han sido realmente exitosos o de calidad, pero algo que queda claro y que vale la pena recordar es que sí sabe quién es Logan.

Otra cosa que vale la pena recordar es que la última vez que Millar hizo equipo con McNiven en Marvel, nació la bullada “Civil War”. Ames u odies dicho evento, tiene algunas de las viñetas más recordadas en el último tiempo, y su impacto es tal que será adaptada al cine en una película del mismo nombre para el MCU.

En este contexto nos encontramos con “Wolverine: Old Man Logan” (Lobezno: El Viejo Logan), una historia situada 50 años en un futuro alternativo donde la Tierra está gobernada por supervillanos, y cada uno tiene su sector específico donde gobierna sin interferencia de los otros. Esto porque en el pasado pusieron de lado sus diferencias y formularon un plan maestro que acabó con todos los superhéroes del planeta muertos. Los que lograron sobrevivir se esconden para seguir viviendo. La excepción a la regla en esta historia es por supuesto Logan.

El ex X-man vive en California, ahora conocida como The Hulklands, el área controlada por un Hulk que ha dado vida a una vasta progenie gracias a una sexualidad incontrolada y prácticas incestuosas. Y lo hace junto a su esposa Maureen y dos hijos Scotty y Jade (¿nostalgia tal vez?), pero eso no es lo único diferente en su vida, pues ahora ha tomado un juramento de jamás tomar otra vida, nunca volver a sacar sus garras, no más furia, no más traje, y no más ganas de luchar en su cuerpo. Y por esto la vida de él y su familia es muy difícil, ya que los hulklings lo hostigan y humillan constantemente sin que Logan le conteste de vuelta u oponga cualquier tipo de resistencia.

No sabemos por qué el mutante está de esta manera en el comienzo de la historia. Y solo a medio camino de “Wolverine: Old Man Logan” Millar nos entrega el traumático evento que transformó a nuestro héroe en una sombra de sí mismo, un cascarón del hombre que fue. Y cuando destapan el velo sobre el suceso entiendes perfectamente porque Logan perdió la voluntad de luchar y el deseo de seguir siendo el mejor en lo que hace. Sólo quiere una vida pacífica, lejos de la violencia que lo definió por toda la primera mitad de su existencia.

Una premisa extraña cuando haces un pacifista a uno de los personajes más feroces de Marvel, pero Millar como buen adepto a la violencia y el gore no pierde nada de tiempo para mostrarnos situaciones donde la sangre llueve a cántaros y los intestinos saltan por todos lados a lo largo de los 8 episodios de esta historia post-apocalíptica.

Después de que los hulklings lo apaleasen por no pagar el dinero de la renta sin que Logan opusiese la más mínima resistencia, toma un trabajo por algo de dinero acompañando a un ciego Hawkeye que implicará viajar a lo largo del país en el Spider-Mobile. Este será un viaje que tendrá referencias y easter eggs sobre personajes, vehículos, armas y situaciones en la historia de Marvel por doquier, como el Mjolnir, los Moloides, el Auto Fantástico,  Ultrón, un Hulk GIGANTESCO que quiere matar a Wolverine y muuucho más, siendo el mismo Spider-Mobile – o Spider-Buggy como se le conoce también – una pieza central de nuestra historia, transformando uno de los elementos más ridículos en todo el pasado de la editorial en algo realmente genial, MUY genial.


Yendo de un punto de USA al otro, pasando por las Vegas, New York y otras ciudades icónicas ahora completamente transformadas por el control de los supervillanos, Logan y Hawkeye a bordo del Spider-Mobile enfrentan y huyen a igual cantidad de los peligros que incluyen guerras tribales, alianzas entre viejos enemigos y traiciones entre grandes amigos, e incluso un T-Rex combinado con el simbionte Venom; todo sin que el mutante canadiense quiera ni por un momento sacar sus garras.

 Esta historia es en su más pura esencia una película tipo “western/road movie” pues el tono y la ambientación tiene todo el sabor del viejo oeste, mientras exploramos el pasado y los temas psicológicos de nuestro vaquero más duro vuelto pacifista; y en cuanto a estructura narrativa tener a dos protagonistas - ancianos en este caso - que se encuentran constantemente en medio de problemas y aventuras, moviéndose de lugar a lugar es muy similar a esas películas como “Planes, Trains & Automobiles”, "Midnight Run", “Vacation” y todas sus secuelas; o más cercano a lo que aquí se nos presenta, con el gore, violencia y acción frenética que no pretende ni por un momento ser algo más que una excusa para mostrarnos este mundo demencial y los problemas que aquí existen… los films que protagoniza Mad Max serían un muy buen punto de comparación. Y si todos los paralelos fílmicos que he nombrado los sorprenden, no debería, pues esta historia tiene un tono muy cinemático impreso en ella.

 Y tal como en Mad Max, el diálogo y la historia es ligera pero llena de emoción y diversión, dándole el volante a lo visual para que este sea la estrella indiscutida. En la saga de Max es George Miller y sus efectos prácticos de lujo, y en “Wolverine: Old Man Logan”es el increíble dibujo de McNiven.

Cada panel y viñeta tiene la cantidad justa de colores, movimiento y caos visual para entregarle fuerza, y con un toque de realismo y detalle para que podamos quedarnos inmersos en lo que sucede. Es gracias a la narrativa visual frenética pero detallada que aprendemos mucho sobre este Marvel post apocalíptico y nos muestra lo enorme que fue la lucha final entre héroes y villanos, en la cual estos últimos salieron victoriosos.

Este comic está hermosamente dibujado, y los rediseños de cada personaje son progresiones naturales en este contexto, además que todo el maltrato que ha recibido el lugar que los Vengadores, X-Men y otros murieron por defender es patente y algo triste, resultando en un paisaje sucio y mugriento que está genialmente construido; y cada vez que hay gore con sangre y tripas saltando estas transmiten el poder de la situación y ayudan a solidificar el tono de este futuro tan inquietante. Sin obviamente perder esa sensación de película blockbuster – de la mano de splash pages muy efectivas - en todo el viaje.

Y como no, en la ocasional escena emotiva como cuando Logan le cuenta a Hawkeye en el momento en que "Wolverine murió" y solo quedó Logan, o sobre sus intentos de suicidio frustrado gracias a su factor curativo, se construye de manera tan simple entre dibujo y guión que golpea con potencia cuando ocurren, siento tan conmovedoras como inquietantes. Millar y McNiven logran capturar perfectamente el dolor en la historia de Logan de tal forma que saben  que un final feliz no sería lo correcto, y por eso nos entregan uno muy agridulce que deja muchas preguntas en el aire, entregándole la responsabilidad a la mente del lector para responderlas.

Una historia que es el perfecto vehículo para quien quiere escapismo de la rutina en forma de violencia extrema y gratuita, con un toque de autoexploración y un muy buen sentido de la aventura. Toda una película en forma de tebeo, grande, ruidosa, sangrienta que sabe a qué público se enfoca y entrega todo lo que este esperaría ver en sus páginas, si quieres ver qué pasaría si mezclamos Marvel con Mad Max, lee “Wolverine: Old Man Logan”

8/10


Post: Lobezno Miniseries (contiene Old Man Logan)