martes, 2 de junio de 2015

Reseña Película: Big Hero 6


BIG HERO 6

Fecha de Estreno: 7 de Noviembre, 2014
Directores: Don Hall, Chris Williams
Guionistas: Daniel Gerson, Jordan Roberts, Robert L. Baird 
Productora: Walt Disney Animation Studios
Reseña: Ñoño Cool

Disney le da la bienvenida a la fórmula Marvel (con cameo de Stan Lee, escena post créditos y todo) en esta película donde nos cuentan las aventuras de uno de los equipos de superheroes más desconocidos de la Casa de las Ideas.

Con una mezcla del humor inocente, carisma, fuertes relaciones de amistad, esta aventura de acción-comedia llena de superheroes y genios tecnológicos nos cuenta la historia del prodigio Hiro Hamada, su robot Baymax y como luchan contra los villanos en la ciudad de San Fransokyo en una reimaginación infinitamente superior al comic en el que se basa.

La idea de tomar a un grupo casi completamente desconocido de Marvel Comics (su colección duró un par de números al inicio de los 90) fue una gran decisión, puesto que les dio la oportunidad de primero poder amalgamar los estilos de ambas casas sin que nadie se queje, y segundo, transformarlo en algo nuevo con gran creatividad, y sobre todo, mucho corazón, en un film que es algo como Avengers + Terminator + Ironman + Los Increibles + Japon.

La historia gira en torno a un grupo de jóvenes que viven en San Fransokyo (una ciudad que mezcla el este y el oeste), lugar donde la nueva tecnología es inventada a montones día a día y la ciencia se usa solo para el beneficio de la humanidad. Hiro Hamada es un niño genio huérfano que tiene un aún más igual brillante hermano mayor Tadashi. El chico es una “rata callejera” que usa su mente para ganar dinero rápido por lo que Tadashi lo lleva al laboratorio de la universidad donde estudia para que no desperdicie sus capacidades. Aquí conoce a un grupo de nerds (imagina lo inteligentes que son en una ciudad llena de tipos listos) que más tarde serán los miembros del Big Hero 6

En el grupo tenemos a los típicos personajes algo clichés a este punto, como GoGo Tamago (el de los comentarios graciosos) Honey Lemon (la chica sexy-tierna) Fred (el excéntrico) y Wasabi (el neurótico de buen corazón). El mayor problema con ellos es que solo salen un poco al inicio y luego solo para el gran final, teniendo muy poco desarrollo como personaje fuera de sus estereotipos; pero a pesar de eso, los miembros son queribles y para nada molestos, son una buena adicción a la dinámica de grupo a pesar de todos los problemas con ellos. Lo bueno es que ellos no son el centro de esta película. Nop, ese honor recae en la relación entre Hiro y Baymax, un robot enfermero que se roba el film con cada escena en que aparece. 

El robot es un rebose de carisma, una mezcla única tanto físicamente como en cuanto a su personalidad. Con un exterior suave como una almohada y una sonrisa permanente, este enfermero cibernético fue construido por el hermano de Hiro para cuidarlos, protegerlos y suplir todas sus necesidades como si de un padre se tratase, pero  es un completo ingenuo desinformado en como funcionamos los seres humanos, las relaciones interpersonales y básicamente todo lo que sucede a su alrededor. El que se supone debía ser un adulto responsable, es realmente un pequeño niño en la forma de un robot suave como malvavisco, lo que da para situaciones geniales de comedia. En un inicio no entiende nada y poco a poco gracias a Hiro aprende nuevas cosas, entre ellas la amistad y el amor por otros (como John Connor y el Terminator... pero... ya sabes, con menos exterminio y muerte de por medio). Las palabras no le hacen justicia a Baymax, es demasiado adorable, lo quieres abrazar en varios puntos del film, y desde el Iron Giant que un robot no me producía esa sensación. 

Es gracias a Baymax que la película es tan genial y que muchas escenas de acción brillan, pues nuestro robot amoroso también gana un “power up” y se transforma en una maquina de batalla realmente eficaz.... aunque el proceso de hacerlo nos entrega alguna de las mejores risotadas de la película.

Esto es porque cuando Hiro inventa unos microbots el villano del film llamado Yokai se los roba (es como un Doctor Octopus japones diabólico) para poder cruzar a otra dimensión; y su responsabilidad derrotarlo, junto a su amigo Baymax y el equipo que mencionamos anteriormente, todos con nuevas tecnologías de batalla.

Y este es el punto más débil del film… el villano. No lo encontré especialmente imponente o aterrador, sino que bastante genérico, el tema de que fuese silente fue bastante ingenioso, pero con una voz como la de Amon en Leyend of Korra podríamos haber estado frente a un villanazo de aquellos. Lo bueno es que da para grandiosas escenas de acción frenética, vibrante y visualmente impresionante, muy bien mezcladas con la comedia. Básicamente el último tercio del film es solamente acción (recordando bastante a los Increíbles de Disney/Pixar), lo que tiene su pro y su contra. El pro es que antes de que esto suceda el film se había detenido corriendo el riesgo de hacer perder interés, cosa que no sucede gracias a esta; el contra es que la relación emocional entre Hiro y Baymax que estaba tan bien construida, que la acción por buena que sea, te hace extrañar el otro tipo de escenas.

En el tema estético, San Fransokyo es una gran mezcla de este y oeste al balanceando elementos de la América victoriana con esa modernidad llena de luces de neón de Japón, es un mundo donde la tecnología prolifera día a día al servicio de la humanidad, y las escenas aéreas de San Fransokyo son las que más la hacen brillar. Todo el mundo alrededor luce único, lleno de vida y fantástico.

Podríamos decir que el núcleo emocional de este film es lejos lo mejor, se siente realista, poderoso y nada forzado, pero el final en cuanto a esto puede dejar ligeramente algo que desear ya que es algo que hemos visto antes, pero si esto no te molesta, creo que disfrutarás la película de principio a fin.

Es un film que abre las puertas a algo nuevo para más team ups Marvel/Disney, los que si son de esta calidad, pues bienvenidos sean; Hiro es genial, Baymax es fantástico y la relación entre ambos da para mucho humor y momentos emocionales, el guión es bueno, hay un muy buen sentido de la ingenuidad dentro, la ciudad es geniales y la ciencia mostrada inspirará a más de un niño a querer ser inventor. Es un film para toda la familia que grandes y chicos pueden disfrutar por igual. 

8.5/10