martes, 15 de diciembre de 2015

Reseña Película Animada: El Cuento de la Princesa Kaguya


THE TALE OF PRINCESS KAGUYA

Año de estreno: 2013
Director: Isao Takahata
Guionistas: Riko Sakagushi, Isao Takahata
Productora: Studio Ghibli
Duración: 2 horas, 10 minutos
Reseña: Ñoño Cool 

Isao Takahata, perfeccionista legendario, y co-fundador del Studio Ghibli (en conjunto con el maestro Hayao Miyazaki) nos trae su primera película en 14 años, la que también es la  antepenúltima película producida por Ghibli antes de su cierre momentáneo.

Este film es una obra maestra de la animación basada en un cuento muy antiguo del folclore japones. "El Cuento de la Princesa Kaguya" es a la vez muy simple y verdaderamente complejo, fuente de una belleza visual interminable que si bien juega al minimalismo pictórico encuentra posibilidades asombrosas de variación de este que te puede llevar a las lágrimas con solo algunos trazos. La obra se pone al nivel de las mejores Hayao Miyazaki, tanto visual como narrativamente.

Hoy me voy a dar el gusto de analizar más en profundidad esta joya del cine, una verdadera obra de arte que comenzó el cierre con broche de oro toda una época marcada por la maravillosa animación del Studio Ghibli, el que espero reabra sus puertas en un futuro no tan lejano.


La película comienza con un viejo cortador de bambú en un bosque. Los colores del ambiente son pastel y acuarela; y el dibujo se asemeja bocetos a lápiz carbón. Al cortar el bambú, el granjero ve un rayo de luz; a continuación, una planta produce una criatura como una muñeca que, una vez que la lleva a su casa para mostrársela a su esposa, se transforma en una bebé humana. A pesar de estar más allá de sus cuarenta, la mujer descubre que puede alimentar al bebé (las representaciones de lactancia son muy realistas y detalladas); la niña está creciendo a un ritmo acelerado. Pronto comienza a jugar con algunos de los hombres que viven en la zona vecina; ellos la apodan "Pequeña Bambú". Sutemaru, es mayor del grupo y líder de los chicos, y todo parece perfecto para Pequeña Bambú en el paraíso pastoral donde corre y juega y ríe y canta una canción acerca de la naturaleza de todo los seres vivos, una canción que no recuerda haber aprendido pero que ella siempre ha conocido.

Su padre adoptivo tiene otras ideas, especialmente luego que “los dioses”, como cree él, le otorgasen mucho oro; el va y compra un castillo en la capital, y aventurarse a hacer de la niña en una princesa auténtica. El corazón de Pequeña bambú se rompe con la noticia, pero ella quiere honrar los deseos de su padre. Aquí es donde la historia de la película da un giro bastante exasperante. Como la chica, ahora bajo el nombre "Kaguya", es entrenada y luego visitada por un quinteto de pretendientes aparentemente nobles, la historia se convierte en una especie de pesadilla del patriarcado. Kaguya, brillante y talentosa y bella, sufre a gracias la destrucción de sus propio deseos, y solo obedece a los de las figura de autoridad que ama. La película es un caos emocional por esto, pues nos muestra el choque de lo personal contra lo cultural del Japón. Quiere que el espíritu sin trabas de Kaguya poder liberarse y seguir su camino, pero también reconoce la obligación casi primordial que los une a la familia y las tradiciones.

Sigue el juego de su padre hasta que se cansa, y cuando se enfrenta a él es emocionante. “Si veo a otro cortesano más me suicidaré” ella le dice calmadamente. Y la ignorancia del padre es sorprendente: él realmente cree que todo lo que está haciendo pasar a Kaguya es para su propia felicidad, que el estatus social es algo que ella anhela tanto como él. Las cosas toman un giro aún más sorprendente una vez que ella descubre de dónde es.

La mejor forma de experimentar este film es con el soundtrack y audio en japonés con los subtítulos correspondientes, ya que la única otra forma es doblada en ingles con James Caan, Mary Steenburgen y Chloe Grace Moretz en los roles del cortador de bamboo, la esposa y Kaguya respectivamente, y si bien hacen lo mejor para honrar el material, todo fluye mucho mejor con las voces originales.

Todo el contexto de la idiosincrasia cultural japonesa podría causarle problemas al espectador ajeno a estos, el peso de los lazos familiares, el respeto y obediencia casi ciega que se le debe al padre en esa cultura es enorme, y si no es apreciado al completo el conflicto de Kaguya no llegará en su totalidad a conectar con los espectadores; pero la increíble animación lo compensa todo, te pierdes en ella, cada fotograma de "Princesa Kaguya" es asombrosamente hermoso. Déjenme hablarles de la animación en esta película.

El trazo simple y tosco entrega más profundidad y belleza de lo que uno más estilizado podría; ya sea en el juego de las sombras en el movimiento de personajes, o en la representación de la bebe Kaguya, que a pesar de ser animada, luce como la mejores representaciones del desarrollo infantil jamás hecha en cualquier medio, dado el nivel de arte y detalle involucrado. Los paisajes de verde y amarillo pálido, con gruesas pinceladas le dan un diseño como si de un libro infantil se tratase, por lo que la inocencia de nuestra protagonista es realmente tangible.


Cuando la vida de Kaguya es en efecto destrozada por los deseos de su padre, el rostro de la princesa tiembla de manera terrible, y no es un truco de computadora, el trazo a mano con lápiz carbón hecho por Takahata realmente tiembla, sientes el fuerte dolor y belleza del momento. O cuando los hombres la alaban por su hermosura, y Kaguya huye horrorizada de ellos, la animación se transforma en una furia de líneas negras desordenas, transfiriendo la furia de Kaguya a nuestros ojos. Es un momento de belleza horrible (por contradictorio que eso suene). Detalles expresivos y tranquilos en un fondo blanco como estos se encuentran en todo el film, así también como explosiones caóticas de color, dependiendo del momento.

Con tantos films animados en CGI (que hechos bien también son impresionantes, no puedo negar eso) inundando los cines, una película dibujada a mano es un respiro de aire fresco. Esta representación de un cuento japonés del siglo 10 llevado a la vida con acuarelas, es una pintura en movimiento que medita sobre la juventud, la madurez y la muerte en, tal vez, el mejor trabajo de animación que he visto en mi vida.

El soundtrack maravilloso de Joe Hisashi (Princesa Mononoke, El Viaje de Chihiro), pasa de hermosura a tragedia, acompañando a la animación de manera perfecta y acentuando a los momentos visuales para darles un impacto y belleza aún más grande… he repetido esta palabra hasta el cansancio en esta review, pero es imposible describir algo tan sublime como esto de otra forma. Es una película cuidada hasta el último detalle, una obra maestra.

9.8/10

Enlace Externo:    El Cuento de la Princesa Kaguya




No hay comentarios. :

Publicar un comentario