viernes, 18 de diciembre de 2015

Reseña Comic: Uncanny X Men #142 - Demon


UNCANNY X-MEN 142 - DEMON

Editorial: Marvel Comics
Fecha de Publicación: 1981
Guionista: Chris Claremont
Dibujante: John Byrne
Colorista: Glynis Wein
Entintador: Terry Austin
Reseña: Ñoño Cool

Y continuando con las reseñas navideñas, les dejo una bastante más corta de lo habitual pero que toca una de las historias más memorables de los X-Men relacionadas con estas fechas y festividades, y escrita por el maestro Claremont además.

En los terrenos de la mansión, un demonio N'Garai se arrastra desde los restos de la estatua destruida por Tormenta hace meses, y procede a devorar a una pareja en busca de un árbol de Navidad. En la víspera de esas fechas, el Profesor X termina de enseñarle a Kitty la secuencia de puesta en marcha para el Blackbird. Los X-Men se preparan para ir por caminos separados para celebrar con Wolverine saliendo con Mariko y Angel volando para conocer a Candy Southern, mientras que Coloso y Tormenta van a la ciudad con el Profesor X, dejando a Kitty sola en casa. En Florida, Cyclops llama a la mansión para desearle los X-Men una Feliz Navidad. A continuación, se reúne Lee Forester, el capitán de un barco de pesca. En la mansión, Kitty inicia una rutina de ejercicios en el cuarto del peligro hasta que la alerta de intruso suena. Ella se dirige hasta el ático de Tormenta para comprobar que pasa y es confrontada por el demonio N'Garai.

Este es el ultimo comic de John Byrne a cargo de los X-Mens por más de una década y las razones de la salida son variadas y complicadas. Chris Claremont dice que fue porque se puso furioso y celoso con él cuando la nueva editora Kim Salicrup llegó en reemplazo de Roger Stern y ella lo prefirió a él por sobre John dándole más crédito y dejando que tuviese más libertad creativa sobre la evolución de los personajes y por 30 años no le quiso hablar; Byrne por su parte dice que fue porque no le gustaba lo que Claremont estaba escribiendo, no le gustaba el cambio de personalidades que sentía Chris les estaba dando a Coloso y otros personajes y sus guiones eran indirectas hacia él que le decían que se fuera ya que se sentían más como un guión obviando el trabajo del dibujante. Así que en resumen fue por diferencias creativas.

 Si bien esto se lleva a cabo durante la temporada de Navidad, en realidad es uno de los días de Hanukkah, aunque no se especifica cuál. Eso es apropiado, ya que Kitty Pryde, personaje central de este número, es judía; y para la época donde esto se escribía las festividades judías apenas y tenían cabida en los comics si es que salían en ellos siquiera. Está sola en la mansión de Xavier como todo el mundo se ha ido, cada uno con sus parejas o algún otro evento social. Bueno, ella estaría sola si no hubiese un demonio N'Garai ahí para atacarla.

Este número es corto pero conciso, y comienza por demostrarnos el potencial de Kitty Pride como personaje, y el alcance y variedad de sus poderes, pues la vemos recurrir a cada enseñanza de su entrenamiento y usar su inteligencia para poder ser más lista que el monstruo, hasta matarlo; aunque en el proceso tanto la Sala del Peligro, el X-Jet y las habitaciones de Storm son destrozadas. Para el lector actual de las cabeceras mutantes no parecerá gran cosa verla sobrevivir golpes de una criatura que podía destrozar muros espesos de titanio con sus garras gracias a su habilidad de intangibilidad, y no hace mucho en estos años una versión futura de ella tomó control de su cuerpo para ayudar a los mutantes a evitar el asesinato de un senador en los Días del Futuro Pasado, pero estos eran los comienzos de Kitty como X-Woman - a pesar de llevar tiempo pasándose por las viñetas - y la primera vez que realmente estaba al frente sola como protagonista principal de un tebeo.

Y no solo para establecerla como guerrera y táctica sirvió este número, pues además inició realmente el romance entre Kitty y Coloso cuando ella lo besa en la mejilla bajo el muérdago y le dice “sexy” al hacerlo. Un romance que más tarde se desarrollaría mucho más... aunque es raro pensar que ella hizo esa movida teniendo 13 años nada más. Este comic es sin duda uno de los momentos definitorios de ella como personaje que dictaría su futuro en más de una forma.


Tenemos también otros momentos que definirán a un personaje distinto: Wolverine. ¿Qué? Me dirán ustedes, ¡pero si el tipo sale en un par de viñetas y lo más interesante que hace es atacar a Nightcrawler por besar a Mariko! Y eso es exactamente el porqué del asunto. No solo Logan le presenta a su novia al equipo antes de que ellos dos tengan su trágico desenlace que marcará al mutante en los años por venir y le dará un hijo; sino que también el agredir a Kurt fue por una decisión editorial detrás. Jim Shooter le exigió a Claremont que Logan casi le sacase las tripas a su amigo por enojo ya que en esa época Wolverine estaba volviéndose demasiado suave y él quería que su personaje fuese un peligro tan grande para los villanos como para sus compañeros, que siempre fuese a matar aunque no lo lograse, para que quedase patente el monstruo en su interior. Por eso hizo algo tan salido de la nada, una sobrerreacción a algo tan sencillo, para poder establecer las bases de un comportamiento que sería muy común en Logan en los años por venir: ser cegado por el enojo y caer en estado Berkerk.

 Además de poner en la palestra a una integrante relativamente nueva desarrollando y definiendo su personalidad y creando un interés romántico para ella en un par de páginas, y dando el puntapié inicial a un Wolverine más salvaje, tenemos una buena dosis de humor a lo largo del comic, no se ahoga en espíritu de las festividades sino que lo usa a su ventaja, y nos entrega momentos que sacan sonrisas sin duda. Se nota que esta era EL MARVEL de Claremont, y este estaba al tope de su juego en cuanto a escribir guiones.

El único “pero” que puedo sacarle es uno que podría darle la razón a Byrne en su salida. Claremont escribe demasiadas palabras en sus globos de texto, describiendo detalladamente todo lo que pasa en un dibujo que se explica por sí solo, y hace lo mismo con la funcionalidad de sus poderes cuando Byrne con sus composiciones artísticas hacía de una explicación con palabras algo obvio e innecesario. No digo que Claremont fuese el villano aquí o que John no sobreexagerara en su salida explosiva que terminó con la dupla a cargo de uno de los runs dorados en la historia del comic, pero al menos aquí se nota tintes de poca fe que se le tenía al trabajo del dibujante y por eso sentía la necesidad de explicarlo todo; Alan Moore sufre de este mismo problema en sus comics, en especial algunos números de su run en Swamp Thing, pero a diferencia de Alan que lo hacía por verdadera desconfianza, creo que Chris Claremont no apropósito sino que sin darse cuenta realmente… o al menos eso saqué en limpio leyendo las declaraciones suyas sobre la partida y enojo de su amigo que revisé para esta reseña.

Dejando eso de lado, es un tebeo que sin duda vale la pena checar, ya que nos muestra el verdadero inicio a la acción de una gran personaje y es un imperdible para los fans de Kitty dado su importancia histórica; y además si los fans de Logan quieren saber que inspiró el giro a futuro para Wolverine, este es uno de los primeros números donde eso pasa. Además, para los que disfrutan de conocer las “historia tras bambalinas” del mundo del comic, “DEMON” representa uno de los momentos más altos en el run legendario de Claremont en X-men y el final para otra de las leyendas de la época. Y si todas esas razones no son suficientes, este tebeo es entretenido, sólido, se lee rápido, muy bien ilustrado y es uno que toca el espíritu navideño que tan presente está en estas épocas del año. Recomendado sin duda.

9/10





No hay comentarios. :

Publicar un comentario