lunes, 30 de noviembre de 2015

Reseña Película: Star Wars Episodio VI El Regreso del Jedi


STAR WARS: EL REGRESO DEL JEDI 

Fecha de estreno: 1983
Director: Richard Marquand
Guionistas: George Lucas, Lawrence Kasdan
Productora: Lucasfilm
Duración: 128 minutos versión original - 135 versión extendida
Reseña: Ñoño Cool

  Luke Skywalker ha regresado  
  a Tatooine, su planeta de    
  origen, en un intento de     
   rescatar a su amigo Han     
  Solo de las garras del vil   
            Jabba.             
............................   
 Luke no sabe que el IMPERIO   
    GALÁCTICO ha iniciado      
 secretamente la construcción  
   de una nueva estación       
  espacial blindada, incluso   
  más poderosa que la primera  
y temida Estrella de la Muerte.
  ..........................   
 Una vez terminada, esta arma  
  extrema augurará una muerte  
  segura para el pequeño grupo 
  de rebeldes que lucha por    
  restaurar la libertad en la  
           galaxia…            

Nuestra siguiente parada en las reseñas de Starwarsmania camino a “The Force Awakens” es la conclusión de la trilogía original y el final canónico de la historia (ya que el Universo Expandido nunca fue reconocido como George Lucas como verdaderamente canon) hasta que claro, Disney compró la saga galáctica, creó su propio universo expandido CANON con comics, libros, videojuegos, series animadas y rescatando cosas viejas del ex UE como los libros de Darth Maul, y Darth Plagueis, o usando sus series animadas para restaurar a Darth Bane y su legado (Disney rescató muchos siths… inserte comentario conspirativo maligno aquí) y como no… anunció una nueva trilogía que continúa luego de este film.

“Regreso del Jedi” es la más débil de las 3 originales ya que cuenta con algunos problemas en aspectos visuales, narrativos y de personajes, pero sigue manteniendo un muy alto nivel y entrega algunos de los momentos más recordados de la cultura popular, así como otros emocionalmente muy poderosos. No es una película perfecta, pero vaya que es un muy buen cierre para una de las trilogías más famosas en la historia del cine.

El film es un triunfo en toda regla para Lucas y su productora, ya que a pesar de dividirse entre tantos años de estreno entre ellas, son totalmente una unidad cohesiva. A pesar de que nadie creía en George para su primera SW él de todos modos planeo estos 3 films como una historia continua, así que si una fallaba, todo se iba al carajo… una apuesta arriesgadísima para la época y que se pagó con creces ya que “Star Wars” se volvió rápidamente mucho más grande que cualquier persona trabajando en ella, incluso su mismo creador, siendo parte inquebrantable de los mitos modernos.

Otra cosa importante de la que muchos incluso ahora no se han percatado, es que dicha unidad y cohesividad narrativa y en estilo se mantuvo con 3 directores diferentes durante los casi 10 años que se tomó en estrenar completa, Lucas, Kershner y ahora Richard Marquand para esta; lo que se puede justificar con la sombra casi omnipresente de George supervisándolo todo, pero aún así sigue siendo algo impresionante y nuevamente, lo es aún más si consideramos la época… digo, incluso ahora trilogías o sagas de films que cambian de director no funcionan tan bien como esta, y en la actualidad tenemos mucha más experiencia trabajando con estas situaciones.

La película nos trae nuevamente a nuestro trío de héroes como un mucho más maduro Luke Skywalker, Han Solo y Leia; así como a Yoda, Ben “Obi-Wan” Kenobi, Lando Carlissian, C-3PO, R2D2 y por supuesto Darth Vader. Todo para mostrarnos el rescate de Han de las manos de Jabba, la confrontación final de los Rebeldes contra el Imperio y su nueva Estrella de la Muerte y la culminación de la lucha interna entre Luke y Vader.

“Regreso del Jedi” es una película que mantiene todos los elementos que hicieron familiar a las dos otras películas (tal vez algunas cosas demasiado familiares, pero hablaremos de eso luego) mientras continúa avanzando y cerrando los conflictos personales de cada personaje importante en la saga transformando la narrativa en un viaje épico a través de nuestra imaginación en esta Galaxia muy, muy lejana.


El ritmo de la película es tan rápido como en las anteriores, y no gasta minutos en introducir nuevos personajes y criaturas, sino que deja que toda la rareza y riqueza visual nos sea entregada en una toma de plano general como en el palacio de Jabba, donde podemos ver a decenas de extrañas formas de vida. La cámara en “RotJ” no permite que ninguna criatura por visualmente interesante que sea entorpezca la narración.

Por eso me molesta tanto la adición digital de ese cantante y la banda que pusieron en las ediciones especiales, lo detesto; ustedes pueden odiar a Justin Bieber, Miley Cyrus, Kanye West o quien sea que esté de moda odiar estos días, pero para mí el peor cantante del mundo, el PEOR es ese maldito bicho que agregaron digitalmente ya que arruina toda la ambientación de la escena, ojalá su banda se haya quedado sin trabajo luego de que muriese su jefe mafioso.

 El palacio de Jabba the Hutt es fantásticamente extraño, lo que da paso a unas escenas geniales, y el mafioso galáctico mismo es un personaje imborrable. Es la primera vez que por fin vemos al perseguidor de Han Solo, púdranse las ediciones especiales de “Una Nueva Esperanza” ¡esta es la primera vez que lo vemos! Y es una especie de gusano gigante mezclado con sapo que se la pasa comiendo y escuchando música alienígena aparentemente inspirada en los años 80’s de la Tierra y que no se deja intimidar por nadie.

Fácilmente podrán haber hecho de este mafioso esclavista algo ridículo al haberle entregado la misma voz que tuvo pero hablando en inglés como todos los otros personajes, pero gracias a que se comunicaba en otro y necesitaba un traductor para hacerse comprender, no solo esto ayudó a que se sintiese más alienígeno, sino que le entregó una sensación de respeto que de otra forma no se hubiese logrado. Ah, y es una marioneta… no es digital ni nada, acá lo crearon con efectos prácticos, y vaya si se ve real.

Después de eso tenemos a Leia rescatando a Han de la carbonita difrazada de cazarrecompensas, mientras Boba Fett, Lando y Chewbacca andan también por el lugar, pero es capturada por Jabba junto con Chewie y puesta en un traje de esclava. Muchos dicen que poner a Carrie Fisher en ese bikini dorado es una falta de respeto a el fuerte personaje femenino que ella fue durante las otras dos películas, cosa que la misma actriz ha reforzado y por lo mismo ahora Lucasfilms y Disney sacarán del mercado cualquier mercancía referente a eso y digitalmente ponerle más ropa en dicha escena… PERO por alguna razón cuando era adolescente y vi la escena… como que no me molestó para nada… ahora entiendo perfectamente el argumento y la razón del cambio, pero por algo sería que en ese entonces pasando desde la pubertad a la adolescencia dicho bikini dorado no me causó nada de molestia.

Las escenas que le siguen a todo esto incluida la parte del Rankor y el Sarlacc podrían haber sido mucho más cortas sin duda ya que esta secuencia se hace ligeramente larga, pero a mi gusto son escenas bien usadas y con momentos que definitivamente valen la pena… excepto uno, pero vamos revisándolos.

Tenemos la primera introducción de este nuevo Luke Skywalker, más viejo, sabio, inteligente, calmado, con una capa como Ben Kenobi en sus hombros y capaz de usar la sugestión de la Fuerza con los guardias tal como lo hiciese su maestro. Lo vez hablar y moverse y de inmediato sabes que este no es el chico granjero de antes; trata de negociar con Jabba pero las cosas no van como se supone… e intenta tomar un blaster y disparar, oh si LUKE TRATÓ DE DISPARAR PRIMERO, toma eso cadáver humeante de Greedo en Nueva Esperanza.

 Tenemos luego una escena donde Han se reune con Chewie y este cuando le reconoce lo recibe con un enorme abrazo demostrando la amistad inquebrantable de estos dos, y luego a Luke lanzado a la jaula del Rankor. La criatura es una maravilla del stop-motion, la manera en como esos planos generales rastrean su movimiento y te muestran cómo se mueve es increíble, puede que no sea algo que se sostenga perfectamente hoy en día como todos los efectos en el Imperio Contraataca, pero vaya que se ve bien.

Luke se lanza en feroz batalla contra la criatura en el calabozo, y a pesar de que las cosas lucen muy mal contra esta criatura reptiliana llena de dientes usa su inteligencia y hace que le caiga una puerta encima. Más que la batalla a mí me gusta el momento posterior, cuando el cuidador musculoso del Rankor, bañado en una especie de aceite para motor, cae en lágrimas al verlo asesinado. No importa si era una máquina de matar y él lo entrenaba para que le devorase la cara a cualquier desafortunado que cayese en este calabozo, Su corazón está destrozado por la muerte de su mascota.

¿Por qué me gusta tanto esta reacción? Porque tal como mencionase en la reseña pasada, el nivel de detalle es lo que hace que Star Wars se sienta tan real, tan genuino y superior a una mera space opera, comprendes que todos estos personajes incluso los villanos, son gente con sentimientos, y no importa donde pongas tu mirada siempre habrá algo pasando que puede que te pierdas si pestañeas. No son mil cosas pasando en frente tuyo como en las precuelas donde te atosiga la mirada, sino que cosas pasando alrededor tuyo y que te permiten la posibilidad de ver 2 o 3 veces el mismo film y descubrir nuevos detalles de esos tan bien cuidados para poder motivar nuestra imaginación.

Después nuestros heroes son transportados a un sitio en el desierto donde vive el Sarlacc para ser ejecutados, quien básicamente es un ano con dientes enterrado, o un kraken de arena si quieren, quien te devora y procesa por 1000 años antes de terminar de comerte. Y aquí es donde aparecen los problemas que digo no me convencen del todo. Primero porque se nota demasiado la blues creen donde todo está grabándose en vez de usar sets reales como antes y sientes la sensación de falsedad, y los close ups de Lando cayendo hacia el Sarlacc tampoco se sienten muy bien manejados.

Luego es la muerte accidental de Boba Fett. El tipo en Imperio Contraataca era un badass total, alguien a quien incluso Vader sentía la necesidad de hablarle personalmente por su reputación, un tipo peligroso al máximo… y muere vencido por una manera totalmente ridícula, le mataron extremadamente fácil. Esto creo yo porque Lucas subestimó la popularidad del personaje, razón por la cual en los comics luego lo reviven y hacen que salga del Sarlacc (al cuál cae 2 veces más posteriomente… ugh) y que luego en el Nuevo Canon post compra de Disney también le muestren vivo sobreviviendo al Sarlacc… lo que no quita que esta “muerte” aquí sea estúpida.

Lo que si me gusta es Luke recibiendo el sable laser por parte de R2 y cuando lo enciende… ¡es verde! Puede que ahora gracias a las precuelas los que se criaron con SW no vean la gran cosa en esto, pero en ese entonces todos pensábamos que un sable azul era para los buenos, un rojo para los malos y listo, pero este verde… wow, fue un momento de gran sorpresa, y ver a Luke usarlo casi como un bat de baseball para romper a todo en su camino y liberar a sus amigos fue genial.Y por esa razón junto con el color de la kriptonita, el verde es mi color favorito.

Mientras Leia por su parte asesina a Jabba vengándose de que la pusieran en ese bikini dorado del que ningún adolescente se habría quejado, y con la que mi versión puberta tampoco tuvo ningún drama... pero que si le hacía daño a la fortaleza e independencia de su personaje al sobre-sexualizarla ¿será mucho el daño? ¿Poco y meramente anecdótico? Eso queda a su criterio.

 Ahora moviéndonos de toda esta parte del rescate de Han, y entre las escenas prácticamente antes de toda la secuencia de Jabba, vemos una de las cosas que me complican en el mismo inicio: Vader yendo a supervisar la construcción de una nueva Estrella de la Muerte – con básicamente el mismo punto débil - y anunciando que el Emperador irá allá a constatar su obra. ¿Era necesario copiar tan descaradamente un punto argumentativo tan crucial en el primer film?

La escena donde Vader anuncia que vendrá Palpatine es nuevamente, muy bien filmada, construida y puedes ver el miedo en los ojos del oficial al que se lo dicen porque sabe que está tan bien como muerto si algo sale mal; y luego vemos las que tal vez sean las mejores batallas espaciales en la trilogía con el Halcón Milenario vs la Estrella de la Muerte II, y la lucha interna entre Luke, el Emperador y Vader que se da en ella es FANTÁSTICA pero vamos, como esto podría haberse reemplazado por alguna otra cosa menos repetida, tal vez un ataque a la nave principal del Emperador… que no se llamase o luciera como la Estrella de la Muerte, solo eso pido.

Lo genial viene con la introducción de Ian McDiarmid como el Emperador Palpatine, nuestra primera visión de él en persona y no como holo-proyección. La manera en cómo se mueve, las expresiones en su rostro, su voz, la forma de caminar, todo perfectamente captura la esencia de ese terrible y temible ancianito que gobierna la galaxia con puño de hierro. Y ver a Vader tan asustado de él, servicial y llamándole maestro cada vez que puede es raro, pero te das cuenta si alguien como Darth Vader siente la necesidad de arrodillarse por temor y respeto ante este aparentemente indefenso abuelito en capa negra, es porque es alguien realmente muy peligroso.

Otra escena interesante es cuando revisitamos a Yoda, Luke le va a ver para pedir consejo de qué hacer con su padre, y le encuentra agonizando en su lecho de muerte. Yoda luce ahora como un verdoso Mr. Miyagi pero mantiene su optimismo total, le confirma que Vader si es su padre y luego va y le lanza una siguiente revelación… existe un tercer Skywalker en la familia. El rostro de Luke ahí es como ¡Por qué diablos nadie me cuenta esas cosas! ¡Qué hice para que me digan esto en el momento menos oportuno! Y cuando Obi-Wan le confirma que es Leia su cara es de ¡Oh mierda, bese a mi hermana!

La muerte de Yoda se siente algo apresurada, así como la revelación, pero creo que en el esquema más grande de las cosas si funciona bastante bien. Y me gusta como Obi-Wan y Yoda le insisten que no hay forma de que Vader regrese a ser como antes y debe matarlo, mientras que Luke lucha al máximo por buscar una solución que no signifique la muerte de su padre demostrando que incluso un joven Jedi puede terminar sabiendo más que dos viejos maestros, y que hay algo muy diferente en Luke como Jedi. No solo dispara primero contra Jabba y usa sus emociones para potenciar su estilo de combate, sino que jamás se resigna o pierde la esperanza… creo que Skywalker a mi gusto es lo que conoceríamos después como un Jedi gris, alguien que camina perfectamente en la línea entre el lado oscuro y luminoso sin perderse.


Posterior a eso pasamos a ver a los Rebeldes planeando su ataque sobre una base en la luna boscosa de Endor mientras que otro grupo golpearía la Estrella de la Muerte II. Y en esta parte creo que hay otro momento desaprovechado: el reencuentro de Han y Lando como amigos y felices de verse, digo se supone que uno traicionó y vendió al otro pero aquí la oportunidad de compartir una línea de dialogo que sea al respecto es descartada.

Otra revelación que pudo haber sido mejor manejada es cuando Luke le cuenta a Leia que son hermanos. Claro, es genial ver que ella también sabe inconscientemente usar la Fuerza y gracias a sus habilidades de percepción sabía desde antes que algo les relacionaba como familia y por eso no está shockeada por el asunto… ¡¡pero también se entera que Darth Vader es su padre!! Y como que no le importa demasiado… aquí pudo haberse sacado una jugosa escena emocional pero dio paso a hablar meramente de que Leia recordaba pasar tiempo con su madre, y que se pudran las precuelas por lo de la muerte de Padme en el parto para que lo que dijo Leia quedara casi como una imposibilidad.

Cuando llegamos a la Luna boscosa de Endor tengo que admitir que me enamoré del aspecto visual del lugar. Yo soy alguien de pasar mucho tiempo en el campo ya que ahí me críe y me fascinan los bosques, y por esto ver este paisaje boscoso tan realista y palpable, tan hermosamente construido y fantásticamente gigantesco, fue una genialidad total.

Hay geniales momentos en Endor, como los intercambios de diálogos entre Luke y Han, la manera en cómo Leia le devuelve el “Te amo” “lo sé” a Han o cómo reacciona este cuando la Princesa le dice que es la hermana de Skywalker, como Chewbacca lucha contra los Walkers del Imperio, o cómo están editadas las secuencias de los speedsters, todo eso es buenísimo. Lo que no se puede negar es que a pesar del fantástico set real hay algunas partes, las escenas de los speedters muestran su falsedad por la blue screen detrás de ellas. Se nota mucho la diferencia del nivel de los efectos especiales entre Imperio Contraataca contra El Regreso del Jedi, pues en la anterior TODOS dichos efectos se sostenían perfectamente pero aquí podemos ver problemas.

Ahora… los ewoks. Ok, estos ositos cariñositos cavernícolas son adorables, entretenidos, pero muy innecesarios realmente. Se nota que fue para crear merchandising y apelar a los niños, de ahí que tengan las escenas ridículas donde C-3PO les parece un dios, o que derroten al Imperio usando rocas, troncos y madera, por esto luego Lucasfilm sacó una serie animada de ellos y dos películas live action spin-off, todo enfocado a niños. Creo que si hubiesen sido Wookies como Chewbacca o aliens de aspecto mucho más adulto se hubiese sentido mucho más realista. Me podrán decir que fueron para representar naturaleza vs tecnología pero como adoraban a un robot como 3PO y se montaban y controlaban los walkers del Imperio para atacar, este argumento no tiene peso. Repito, me es imposible odiarlos por lo tiernos que son, pero vaya que fueron innecesarios y se jodieron el factor de intimidación de nuestros enemigos que había construido Imperio Contraataca.

 La decisión de ponerlos en el film se debe a una persona, pues Episodio IV y Episodio V debieron su éxito y grandioso nivel a alguien que ya no trabajaba con Lucas: Gary Kurtz quien produjo los dos primeros films. Como dijese antes George Lucas es un pozo inagotable de imaginación, pero el guionista Lawrence Kasdan sería la manguera que regula cuánta agua sale de ese pozo, y Kurtz el hombre que apunta dicha manguera hacia donde se necesite el agua, los lugares más necesarios de mojar. Cuando estaban a la mitad de Regreso del Jedi, Kurtz se salió del proyecto ya que Lucas comenzó a sentir el poder absoluto de mandar todo y que solo él tendría el control creativo y nadie le podía decir que no.

Kurtz era quien le decía a Lucas que era una buena idea y que no, pero George ahora que había probado lo que era el éxito y por fin podía vengarse de todos los tipos que jamás creyeron en él con la primera SW, ahora podía decir “no confiaron en mí, mira el éxito que tuve… ahora se callan y hacen caso”. Por eso también se metió en el proceso creativo de Kasdan y se hizo co-guionista poniendo a los Ewoks, cambiando los trajes muchas veces a los 3 protagonistas para vender más juguetes, prefirió el uso de blue screen por sobre efectos prácticos en algunos sitios y puso una segunda Estrella de la Muerte; todas cosas que Kurtz no quería, por eso en las precuelas podemos ver a George desatado y haciendo lo que se le venga en gana. Sinceramente estos problemas tras bambalinas justifican los problemas con la película, la que a mi gusto a pesar de ellos SIGUE SIENDO UN GRAN FILM.

Lo digo porque sigue teniendo ese efecto que las otras dos tienen sobre mí: sentir que no estoy viéndola realmente, creo que mi mente deja mi cuerpo y se mueve a esta Galaxia muy, muy lejana. Si bien aquí me cuesta un poco más que en las dos previas, igual me olvido que esto es algo que alguien creó, posee actores o sets y se siente como algo muy real de lo que termino siendo parte. Si bien ahora me he forzado a analizarla y sacarle los contras, cuando la veo me olvido de todo y me sumerjo al máximo en su mundo, me vuelvo un personaje más en este Universo.

Y el clímax es una de las cosas más geniales, tenemos a los Rebeldes luchado contra la Estrella de la Muerte II en fantásticas escenas espaciales que podrían ser las mejores de la trilogía, con el Almirante Ackbar lanzando la mítica “It’s a trap!” y momentos de alta tensión, vertiginosas secuencias, y esa música fantástica de Williams de fondo. Aunque nada supera la lucha final entre Luke contra Vader y el Emperador.


Luke habla con su padre diciéndole que aún ve bien en él, pero este le responde con el “ya es muy tarde para mí”, y ahí comienza una lucha psicológica, emocional y física entre ambos, y más cuando se encuentran cara a cara con el Emperador. El joven Jedi intenta traspasar a su padre al lado luminoso mientras Darth Sidious hace lo propio para pasarle a él al oscuro, mientras Vader se encuentra en medio de todo esto con una mente completamente conflictuada.

El Emperador es un ser cuya mejor arma es su lengua, su mente; por eso con meras palabras tienta a Luke para que le intente asesinar y caiga en las sombras como Vader, siempre tiene algo que decir en esa voz malévola y termina triunfando cuando Skywalker toma su sable laser con la Fuerza e intenta matarle pero Vader lo impide, por eso tiene esa sonrisa permanente mientras arrastra sus dedos esqueléticos como gusanos por la mente de Luke, entrando más y más profundo y haciendo sangrar su cerebro con las espinas del Lado Oscuro.

La lucha entre ambos está llena de tensión y gran sentido de la acción, así mismo como dotada de un núcleo emocional poderoso. La parte donde vemos la cara de Luke iluminada por un lado y en las sombras por el otro representa el estado en el que se encuentra, pero aún así mantiene la calma hasta que Darth Vader usa la Fuerza para saber de la existencia de Leia y lo provoca diciéndole que si él no se deja convertir, tal vez ella lo hará. Ahí Luke explota en emoción pura, deja de pensar y se vuelve un ser consumido por la rabia, sus movimientos con el sable laser dejan de tener técnica, gracia o algún tipo de forma pues está lleno de una furia primal en él con la que se lanza a matar contra Vader golpeándolo una y otra, y otra vez sin descanso. Las enseñanzas de Obi-Wan y Yoda de controlar sus emociones ya no tienen peso, cayó en la trampa del Emperador pues ha fallado la prueba.

Cuando ambos se encuentran en esta situación noté la influencia de otro film antiguo en toda esa composición, en especial mientras todo avanza. Así como en la primera teníamos toques de The Hidden Fortress de Kurosawa, en la segunda los de Dersu Uzala también de Kurosawa, aquí se insertan juegos de luces, la tensión mental y psicológica y varios ángulos de cámara tal como en The Seventh Seal de Ingmar Bergman, un guiño maestro a una película maestra de los años 50.

Todo esto se da al mismo tiempo que la Batalla de Endor y la lucha en el espacio profundo entre los Rebeldes y la Estrella de la Muerte II, todas acelerando a un punto magnífico y transformándose en un climax único que explota con fuerza. Pero definitivamente prefiero la lucha más personal entre el Jedi y los dos Sith que los grandiosos efectos especiales entre las batallas de cruceros espaciales y naves y la lucha entre naturaleza vs tecnología en Endor.

Cuando el hijo corta la mano de su padre y ve que tal como él, también tiene una mano robótica y Luke se está volviendo sin querer como Vader mismo, lanza lejos su sable laser y se niega a continuar… lo gracioso es que fue gracias al veneno desde la boca del Emperador que realmente se detuvo, pues este habló justo antes de que diese el golpe final y le ayudó a comprender sin querer en la situación que se encontraba. Si Palpatine se hubiese quedado callado en ese instante, puede que hubiese conseguido lo que quería.

Y es ahí cuando lo vemos… este anciano indefenso que solo hablaba, hace algo impresionante ¡lanza relámpagos de la punta de sus dedos y comienza a torturar al Jedi con ellos! Nuevamente, los que crecieron con las precuelas no entenderán lo impactante que fue este momentazo, lo aterrador que era verle hacer eso a nuestro protagonista que no podía sino gritar indefenso de dolor.

Esta situación trae a realización la mejor escena en toda la película. Como la cámara se enfoca en Vader, luego se mueve hacia Luke adolorido, luego al Emperador riendo mientras le tortura, y volvemos a Luke otra vez, puedes sentir el enorme conflicto en su mente que lo carcome a cada segundo. Lo mejor de esta escena es que a través de un magnífico trabajo de cámara puedes sentir el conflicto en la cara de Vader, no importa si tiene una máscara puesta, sientes el vacilar en sus ojos y rostro, consumido por la confusión y te dices a ti mismo ¡hazlo! ¡Salva a tu hijo! Mientras él observa la situación, hasta que claro, toma al Emperador y lo lanza al vacío asesinándole. Por esto ODIO el cambio de las ediciones especiales en esta escena, y creo que puede ser el cambio que más deteste: que le agreguen el “Noo… nooo… NOOOOOOOOO” cuando mira a su hijo y luego asesina a su maestro. … con ese cambio arruinas completamente todo lo que se había logrado sin palabras, la narrativa visual es lanzada al basurero con ese pequeño ajuste.

Después vemos el peso de dicha decisión: acabar con su maestro también significó acabar consigo mismo al enfrentarse a esos relámpagos que sobrecargaron el traje y rompieron su cuello. Y todo sucede cuando los Rebeldes están por destruir todo el lugar, así que cada soldado y oficial huye por sus vidas mientras es Luke quien ayuda a caminar a uno de los más malignos hombres en toda la galaxia al que todos respetaban y temían y que ahora está moribundo. La muerte de Vader a mi gusto es perfecta, cuando nos muestra su rostro y es el de un alma completamente torturada bajo ese casco, simplemente sientes la emoción del momento. Todo sumado al escape del Halcón Milenario del sitio cuando este explota.

Posteriormente todos celebrando en Endor, los Ewoks lanzan una fiesta y los rebeldes por fin descansan, y Luke es el único que atiende al funeral de Darth Vader mientras su cuerpo muerto se quema porque ¿quién querría ir a pagar sus respetos a un hombre que ha causado tanto daño a la Galaxia más que el hijo que supo al final que su padre no era más que sino un pobre títere en un juego más grande? Y para coronar todo aparecen los fantasmas de la Fuerza de Obi-Wan, Yoda y otra presencia que no reconocemos en un comienzo… un anciano de mirada alegre y afable que observa a Luke, y ahí nos damos cuenta que es Vader quien después de morir por su hijo, quiere seguir cuidándole incluso después de la destrucción de su cuerpo físico.


Por eso me molesta que en la edición especial reemplacen al fantasma de Sebastian Shaw, el actor que hace de Vader sin casco por Hayden Christensen. Primero porque no me gusta recordar a las precuelas cuando veo la trilogía original, son familia claro, pero en lo que familia van, representan a ese tío drogadicto que se mete heroína y vive en el sótano de su madre como dijese John Campea, y ojalá no recordarlas demasiado; y segundo, porque para justificar el cambio Lucas dijo que aparecía Anakin así ya que “así lucía la última vez que fue bueno”… pero que yo recuerde la última vez que fue bueno fue cuando salvó a su hijo de la muerte, acabó con el Emperador y le dijo que le amaba a Luke. Por eso debería haberse quedado la versión anciana de Anakin como fantasma.

Si preguntan por el final que Gary Kurtz tenía planeado para el film, pues este iba a terminar en una nota muchísimo más sombría: Han Solo iba a morir, Leia se volvería la líder solitaria y amargada del resto de su gente y Luke se hubiese quedado solitario y abandonado sin reconocimiento en la galaxia que acababa de salvar. Los amigos a los que el destino y las circunstancias habían reunido terminarían volviéndose a separar y volver a sus vidas, como una especie de dosis de realidad para este mundo de fantasía. Y aquí es donde tengo que defender el final que si tuvimos, ya que puede que sea mucho más alegre para contentar audiencias, pero creo que dicha conclusión es por mucho más cercana al espíritu de Star Wars que la nota amarga en la que se planeaba acabar.

Regreso del Jedi marca el final de la primera trilogía de Star Wars, y es una película increíble a pesar de tener problemas visuales, narrativos y conflictos emocionales no completamente explorados. Una fuente completa de mucha diversión, generalmente una maravilla visual y que finaliza con un golpazo al alma con la resolución de la lucha psicológica, emocional y física entre Vader y Luke.

Y con su estreno y acierto termina por poner el sello de “mito moderno” en SW, transformándola en un milagro de la imaginación, un fenómeno cultural, comercial, cinematográfico y sociológico sin precedentes, que transformó a George Lucas en un nombre a tener en cuenta en la industria.  Él es el inventor del cine comercial actual creando el blockbuster, las campañas publicitarias y merchandisings acompañada a esta, las películas que son una sola historia cohesiva entre todas sus secuelas, y un etc. de un kilómetro; estas cosas existieron en menor medida en años posteriores, pero fue Lucas quien lo institucionalizó gracias a su maestría en ejecución.

Sus logros en el campo de los efectos visuales afectaron no solo todas las películas sino a los mismos videojuegos gracias a los programas que Lucas creó para construir las batallas espaciales, y produjo un cambio en la mentalidad de la industria que salieron decenas de clones intentando ser la nueva Star Wars, films que comenzaron a usar más y más efectos visuales o preparar secuelas, así como revivir la popularidad de la ciencia ficción (aunque SW sea fantasía espacial) entre muchas cosas más.

 Y con esto llegamos a la penúltima parada de Starwarsmania… solo una más antes de que llegue el estreno de The Force Awakens. La trilogía fue un logro cinemático sin precedentes y lo sigue siendo, con líneas interminablemente repetidas por los fans, con temas creados por John Williams que se han vuelto imborrables, escenas y personajes grabados en la cultura popular por siempre a tal punto que muchos la sienten como una cosa real que les acompañará por siempre casi como una familia. Sinceramente la primera trilogía de Star Wars es una de las razones por las que amo y siempre amaré lo que es capaz de hacer el cine.

8.5/10

Enlace Externo:     Star Wars Episodio VI El Regreso del Jedi







No hay comentarios. :

Publicar un comentario