lunes, 2 de noviembre de 2015

Reseña Comic: Wonder Woman El Espíritu de la Verdad


WONDER WOMAN: EL ESPÍRITU DE LA VERDAD

Editorial: DC Comic
Fecha de Publicación: Noviembre 2001
Guionista: Paul Dini
Dibujantes: Alex Ross
Reseña: Ñoño Cool

Muchos escritores a tenido la amazona, desde sus orígenes como una sex symbol que se la pasaba amarrada en posiciones sugerentemente sexuales para el entretenimiento masculino por su creador, abierto amante del sexo bondage; otros que la ponen en el otro extremo y transforman en una masa de músculos que solo sabe golpear, matar y está llena de violencia, y pasando por todas las medias tintas entre ambas situaciones, Diana ha sido una de las heroínas peor escritas por sus largos 76 años de vida. Y aún así ha perdurado y florecido como la mujer por excelencia en cuanto al género superheróico, y esto simplemente es porque ha habido guionistas que si saben capturar su esencia como mujer vulnerable y guerrera implacable, pero también como sabia consejera, buscadora de paz e idealista.

De lleno partir diciendo que “Espíritu de la Verdad” es un comic de esos que si sabe a quién tiene de protagonista, pues engloba perfectamente todo lo que Wonder Woman debiera ser. Esta versión de Diana creo yo es la perfecta heroína que una niña pequeña podría considerar su modelo a seguir, y que niños y adultos pueden considerar como una gran ejemplo de lo que a un protector de justicia se refiere.

Esta es otra entrega de las series realizadas por Dini y Ross que vengo reseñando en el blog. Al igual que los anteriores, cuenta con un personaje ícono del género y la que se considera como una de los tres grandes del súper heroísmo en DC. Tal como las pasadas colaboraciones del dúo, la historia de origen y las características básicas que se necesita saber antes de leer se entregan en un montaje maravillosamente dibujado en sepia y luego el último panel nos muestra a la Mujer Maravilla con el traje a completo color hermosamente detallado.

El diseño de Wonder Woman es un perfecto balance entre la hermosura inigualable que solo los Dioses del Olimpo podrían haber concebido en el barro mágico entregado a Hippolyta con ciertos rasgos similares a los que tenía Lynda Carter en la serie de los 70, y la dureza que la batalla constante en la vida y entrenamiento de amazona podría haber creado. Una sirena con músculos de acero, pero su mirada también indica sabiduría, experiencia y compasión, cosa que reafirma en sus acciones a medida que avanza el comic. Ella no es cualquier mujer, es una Mujer Maravilla.

La introducción a la trama es después de que un enorme grupo de terroristas enmascarados comiencen un ataque, y Wonder Woman se lance a través de la ventana y comience a patear traseros. Las splash pages de ella desatada apaleando a cada terrorista es fantástica, corta las armas en dos con un mero movimiento de su mano y usa el Lazo de la Verdad para apresarlos uno a uno mientras Ross nos muestra los ojos llenos de terror en nuestros desafortunados villanos. No se puede negar la belleza de Diana como mujer, su ferocidad como guerrera y posteriormente cuando acurruca a un niño en busca de consuelo, su gran calidad humana.

Ella regresa a la Isla Paraíso, donde ningún hombre puede poner un pie y salir con vida. Hay escenas idílicas de descanso y reposo en este verdadero edén como el nombre sugiere, y luego presenciamos una reunión con la reina Hipólita, quien tal como su hija está dibujada de tal forma que luce como Lynda Carter, pero ella tiene los rasgos de cómo la actriz luce actualmente 40 años más tarde de la serie de tv, magnífico toque. La reina no entiende que la humanidad no ve la divinidad en su hija que ella nos envió como nuestra guía, no entiende porque no la ovacionamos y adoramos. Diana ni siquiera tratar de explicar cómo funciona la sociedad “del hombre” a su madre, y posteriormente se va en el Avión Invisible de regreso a salvar al mundo.

Wonder Woman llega a un país del tercer mundo en Asia en medio de una manifestación pública donde los políticos y líderes militares envían tanques y soldados para asesinarlos a todos. Diana levanta sin problemas un tanque antes de que arrolle a una joven mujer quien está tan o más aterrada de la amazona que lo que estaba de la amenaza militar, y se ve confrontada con la duda sobre sus formas de actuar.

Tal como en los 3 comics pasados “Superman: Paz en la Tierra”, “Batman: Guerra contra el Crimen” y “Shazam: Poder de la Esperanza” nuestra heroína es forzada a revisar su propia conexión con la humanidad de los que se dispone a salvar, una vez más los protagonistas de los tebeos e colaboración entre Ross y Dini ven que la fuerza bruta no es la respuesta, ese es sin duda el tema común en todas.

Por supuesto, los responsables de mandar a matar a su propia gente alegan inocencia y la ética, la política y más cosas de ese tipo evitan que Diana use su Lazo para obligarlos a decir la verdad por mucho que eso la haga enojar. Hay capas de complejidad en esa decisión que tomo de no hacerlo, pues ¿Qué tal si estos terminan matando miles y nadie se entera? ¿Cuál podría ser el daño que este tipo de gente podría llegar a causar si no son detenidos? Ella les sigue el juego a los políticos pero no se quedará de manos cruzadas ante la situación.


Ella llega a un país del medio oriente e intenta conversar con las mujeres de ahí, pero ellas son de una cultura islámica demostrado por el uso de burkas, y el traje revelador de Diana no les sienta para nada bien y se les hace ofensivo al punto de ser un insulto a todo lo que ellas guardan profundamente sagrado, por eso ellas y otros hombres la espantan lanzándole rocas a una muy sorprendida Wonder Woman que intentaba luchar por los derechos de la mujer en el lugar y se va totalmente derrotada.

Wonder Woman se humillada y sin saber qué hacer para poder alcanzar el corazón humano y entregar su ayuda, busca el consejo de un amigo que la esperaba en la lluvia en el techo del edificio del Daily Planet. Clark Kent en toda su calma y dulzura, y muy confiado le dice Diana que ella intimida a la gente normal con su perfección, su belleza y poder no es algo que la gente tome como algo común, no lo adorarán sino que lo temerán y la única forma de lograr las cosas es trabajar junto a ellos que por encima de ellos, compartiéndo con su amiga la misma lección que él aprendió en “Paz en la Tierra”. Cuando los miembros cuasi divinos de la comunidad superheróica necesitan consejo y buscan una perspectiva humana para volver a poner los pies en la tierra, buscan no al Superman de Kriptón, sino que a Clark de Smallville para que les aconseje.

Usando un disfraz esta vez se esconde entre la gente quien participa en unas manifestaciones por un tema político inespecíficado en USA y se les queda escuchando dándose cuenta el poder que tiene el simplemente darse el tiempo de saber que quieren los humanos a los que pretende ayudar en vez de simplemente asumirlo, solo interviniendo en el tema cuando un tirador pretendía matar a alguien con una escopeta.

Posteriormente entra en un lugar en Centroamérica donde los gobiernos mintieron a la gente declarando santuario de la naturaleza a un bosque y aún así explotándolo sin permiso; por lo que cree que es justo destroza el equipo para deforestarlo en secreto ya que no tenían orden judicial para hacerlo. Sigue avanzando a lo largo de lo que parecen semanas o incluso meses caminando por el mundo, esta vez ayudando a los niños heridos y mutilados por las minas antipersonales a lo largo del planeta desarmándolas cuidadosamente con el resto de la gente a cargo de esto en vez de darles un golpe y recibir la explosión como si nada para poder sopesar el daño que realmente causan a la gente común.Todas estas situaciones están brillantemente dibujadas por Alex Ross, si no me he enfocado en el trabajo del señor Ross es simplemente porque ya van 3 reseñas con él de dibujante y sería repetirme demasiado al respecto. Solo decir que sigue siendo un maestro de la ilustración.

Por último ella regresa al país de Oriente Medio donde fue expulsada esta vez ataviada en la ropa de las mujeres que ese país aprueba culturalmente. Ella protege a las mujeres y los niños de la violencia de los talibanes y cuando revela su uniforme de Mujer Maravilla para luchar contra ellos la gente esta vez no la apedrea en rechazo, pero tampoco la vitorean en gratitud, pues ella sigue vistiendo las ropas que ofenden profundamente a su gente, así que solo se van en silencio sin dirigirle la mirada. Diana sabe que eso es lo mejor que puede conseguir de esta gente y se va feliz. Luego el libro termina cuando ella llama desde un teléfono público a Clark Kent y le agradece por su consejo, pues debido a eso ahora se ha dado cuenta que puede ser una guerrera y una mujer de paz al mismo tiempo a pesar de que pueda parecer como una contradicción.

Este tebeo es tal como los 3 pasados, dibujo impecable y de lujo, historia introspectiva, personajes que cuestionan su conexión con la humanidad y una lección de humildad. Y a pesar de tocar los mismos puntos comunes sigue siendo un gran GRAN comic. Hay referencias a la WW de los años 40, a la serie de los 70, superamigos, y más, mientras nos entrega una revisión de todo lo que la amazona debería ser. Si son fans de Alex Ross y aún más, si son fans de la Mujer Maravilla, este es un comic que deben darse el tiempo de leer.

 8.5/10

Post:     Wonder Woman   El Espíritu de la Verdad




No hay comentarios. :

Publicar un comentario