martes, 10 de noviembre de 2015

Reseña Comic: Superboy Legion


SUPERBOY: LEGIÓN

Editorial: DC Comic
Año de Publicación: 2001
Guionista: Mark Farmer
Dibujante: Alan Davis
Entintador: Mark Farmer
Colorista: Richard Horie, Tanya Horie
Reseña: Ñoño Cool

La miniserie “El Clavo” tiene la distinción de estar entre los mejores Elseworlds de DC Comics (colección que sigo revisando por mis más de 100 reseñas en la página) donde Alan Davis y Mark Farmer hicieron homenaje a toda la era de plata del comic que ellos habían disfrutado de niños, explorando una aventura con el equipo de superhéroes más emblemático de DC; la que fue un enorme éxito. Por esto 3 años después toman otro de los equipos más populares de la mítica época de plata (pero que en estos últimos 10 años han tenido una presencia prácticamente cada vez más nula): La Legión de los Superhéroes.

El equipo nace en Adventure Comics #247 en inicios de 1958, donde 3 adolescentes del siglo XXX viajan al pasado a conocer a Superboy (en esta época del comic Clark Kent fue Superboy antes de ser Superman, nada de clones mezclados con genes Luthor, eso vendría mucho más tarde) para decirle la gran inspiración que fue para ellos -Saturn Girl, Cosmic Boy y Lightning Lad – en volverse héroes y formar su propio equipo que combate contra el crimen, y por esto lo llevan al futuro con ellos para ver si todo lo que se dice de él era cierto. Estando allá lo someten a variadas pruebas y desafíos y una vez los supera es admitido como miembro activo de la Legión antes de regresarlo a su tiempo.

Los personajes siguieron haciendo apariciones en los comics de Superboy y más y más miembros se iban presentando, gracias a esto su popularidad creció enormemente compartiendo páginas en los números de Action Comics como historias secundarias y en el 62 ya tuvieron colección propia bajo el nombre de “Superboy in Tales of Legion of Super-heroes” y posteriormente solo “Legion of Super-heroes” ya sin depender del azuloso en el título para vender, aunque seguía siendo miembro.

Pasaron los años y ya teníamos más de 30 Legionarios diferentes durante la Silver Age, pero posterior a esos años su presencia fue decayendo, siendo ya en el año 2008 donde harían su última aparición de peso, y en el 2011 donde se intentaría rescatarlos con 2 colecciones diferentes en los New 52 con ventas paupérrimas que no les harían levantar cabeza hasta el día de hoy. Por eso Davis y Farmer le rinden un gran homenaje a esa Legion de la Era de Plata enfocándose en el espíritu juvenil de aventura tan popular en esos años.

Y así fue creada “Superboy: Legión”, que al igual que “El Clavo” tiene un giro muy simple de los acontecimientos para poder crear un nuevo contexto. Krypton explota, pero la nave en la que viajaba Kal-El como un infante se queda congelada en el espacio por nada menos que un milenio, y llega a la Tierra en pleno siglo XXX, donde es encontrado por un empresario multimillonario llamado RJ. Brande. Los héroes como la Liga de la Justicia, los Jóvenes Titanes y demás han estado extintos por muchos siglos después de cierto evento catastrófico y sirven de inspiración para que Kal sueñe con ser un superhéroe como los que alguna vez caminaron sobre el planeta.

Pasan los años y Kal ya es Superboy, quien usa a pleno sus súper poderes para explorar el planeta y el espacio profundo, sacando de quicio a su padre adoptivo, pero sobre todo a la muy autoritaria Policía Científica quienes no aprueban ni un poco la manera en como usa sus habilidades tan descuidadamente. Por esto Kal huye del planeta y se encuentra con un Green Lantern, y esto le da la idea de armas su propio equipo de héroes intergalácticos para ayudar donde sea necesario.

Los elegidos son todos miembros cerca de su misma edad y situación, adolescentes con habilidades únicas. Saturn Girl y Cosmic Boy serán junto al joven kiptoniano los fundadores de la Legión de Superhéroes y luego los 3 en una serie de viñetas que recuerdan la primera aparición del grupo a finales de los 50s, comienzan a realizar pruebas para admitir nuevos miembros, desfilando una gran serie de personajes conocidos.

La primera misión del grupo es destruir un asteroide que va derecho en colisión destructiva al planeta Rimbor, y una vez sorteado ese peligro se le sumarán nuevos miembros como el icónico coluano Brainiac-5, quien jugará un rol muy prioritario en los acontecimientos por venir, ya que llama la atención de un grupo de super villanos que probarán ser un peligro demasiado grande para que la aún inmadura Legión pueda hacerles frente.


Este Elseworld además fue publicado en uno de los principales puntos de debacle de la Legión editorialmente hablando, cuando muchos de sus miembros ya no eran siquiera parte de la continuidad oficial DC, sus colecciones fueron canceladas una tras otra y ya nadie les hacía mucho caso. Por esto mismo el que los autores los eligieran como los protagonistas de la historia fue una gran alegría para cualquier fan de Superman y obviamente de la Legión. Logrando darles un reimpulso de popularidad momentánea, que tristemente no consiguió mucho como podemos apreciar en la serie animada “Legión de Superheroes” que solo duró 2 temporadas por poca audiencia.

 Ahora, más allá del impacto fuera de las páginas de la obra ¿Qué tal es como tebeo en sí? Pues Mark Farmer crea un guión totalmente respetuoso con el material original y que nos entrega una visión de un Superboy que creció en un mundo donde 1) no necesita esconder sus poderes, por lo que está totalmente al aire libre con ellos y sin miedo, y 2) sin la responsabilidad de usarlos para algo bueno gracias a la eficiente pero ruda Policía Científica, por lo que si bien sueña con ser un héroe no sabe lo que el peso de ese manto significa y debe aprenderlo a la mala. Puede que tenga las habilidades de un dios, y pueda juntar a un grupo de héroes, pero eso está muy lejos de significar que es responsable y sabe coordinarlos ante el peligro que serán los Cinco Fatales.

Mark Farmer logra perfectamente el integrar a Kal-El en el futuro del DCU, desde su llegada a la Tierra del siglo XXX, mostrarnos los cambios que esto provoca y todas las repercusiones de estos, una batalla campal e incluso las consecuencias de la misma en 100 y tantas páginas con casi 30 personajes dando vuelta, demostrando que tiene una capacidad para la síntesis narrativa magnífica.

El resultado es una historia muy dinámica, rápida y llena de emoción y espíritu juvenil. Ninguna página ni viñeta es desperdiciada, todas contienen algo relevante a la narrativa o desarrollo de personajes, cada uno de los 30 y tantos miembros posee un momento de brillar en un conjunto muy directo que recuerda mucho al tipo de comics que veíamos en la Silver Age, nada muy profundo pero si entretenido, perfecto y accesible tanto para los lectores de hoy o para los que viviesen en los años 60. No es para nada un trabajo sencillo pero Farmer se las apaña para hacerlo lucir muy sencillo.

En el dibujo Alan Davis, uno de esos nombres que todo fan del comic debiese conocer a estas alturas, nos entrega un trazo ligero, elegante, dinámico y expresivo, que resalta el estilo adolescente de los personajes y la narrativa, perfectamente haciendo juego con el tono del guión. Todos los personajes se diferencian perfectamente uno de otros, la acción es fantástica y espectacular, nada de splash pages, solo una narrativa visual muy trabajada para enfocarse en los combates. Davis es y será siempre un maestro del comic.

“Superboy: Legión” es una genialidad de obra autocontenida muy accesible, que puedes leer sin saber quién es quién o tener 0% de conocimiento previo, con un dibujo de lujo y una narrativa ágil que se complementan perfectamente entre muchos homenajes a todos los Legionarios a lo largo de los años. Es un comic de superhéroes con todos sus elementos, uno de los mejores ejemplos de cómo construir uno: héroes que deben resolver un conflicto y aprender de ello moral y físicamente para avanzar y evolucionar como personaje mientras salvan el universo de el megalómano superpoderoso de turno y sus planes malignos. Creo que si quieren conocer la Legión de Superhéroes este comic es un perfecto punto de partida ¿cuántas veces puedes decir eso de un Elseworld?, pero es verdad, una historia alterna es un gran comienzo para conocer a este grupo de defensores futuristas.

No está al nivel de “El Clavo”, pero es un comic que cumple perfectamente lo que se plantea, es entretenido, accesible, dinámico, simple y muy rico en los elementos básicos del tebeo de capa y poderes, yo lo encontré altamente disfrutable y lo recomiendo con ganas.

8/10 

Post:    La Legion de Superboy








No hay comentarios. :

Publicar un comentario