lunes, 16 de noviembre de 2015

Reseña Comic: Misterios de un Asesinato - Neil Gaiman


MISTERIOS DE UN ASESINATO - NEIL GAIMAN

Editorial: Darkhorse Comics
Año de Publicación: 2009
Guionista: Neil Gaiman
Dibujante: P. Craig Russel
Reseña: Ñoño Cool

Gaiman… o Neil Gaiman, que escritor más interesante y variado; te puede hacer historias para niños, comics de superhéroes, historias familiares de fantasía como Stardust y Coraline o escribir ciencia ficción para tv en el show Doctor Who; tocar comedia paródica religiosa como Buenos Presagios que co-escribió con el maestro Terry Pratchett; así como irse a la narración mucho más cruda, madura, filosófica que cruza géneros usando un juego con diferentes mitologías al tocar historias como American Gods, números de Hellblazer con Constantine o su obra maestra: The Sandman (a la que algún día cuando me atreva le haré una reseña); normalmente el 90% de lo que sale de su mente es genialidad, el otro 10% cosas que a pesar de no ser fenomenales, valen la pena leer.

Lo que es incuestionable es que Neil Gaiman alcanza su mejor nivel cuando relata cosas relacionadas con el Rey Sueño o cuando se dedica a narrar algo que tenga de protagonistas a Ángeles celestiales atormentados en su pequeño Paraíso que parece perfecto pero está lejos de serlo. Y este tebeo que he elegido para reseñar es justamente uno que toca la mitología judeo-cristiana, el Reino de los Cielos y sus alados habitantes.

Lo que en este caso muchos no sabrán, es que si bien habla de que es una colaboración entre Gaiman en el guión y P. Craig Russell en el dibujo, todo lo hizo Russell… bueno, no exactamente. El compañero de Neil quien ya le colaborase en los lápices cuando hicieron Coraline y algunos números de The Sandman buscó la base narrativa para este tebeo en una microhistoria que Gaimanhizo para la antología “Humo y Espejos” y que se pudo disfrutar más adelante en formato audio para la radio. El dibujante se encargó de adaptarla al formato de comic, cambiar ciertos elementos y dibujarlo para dotarlo del dinamismo necesario para las páginas ilustradas.

Una advertencia que creo necesaria, es que este no es un comic demasiado fácil de leer si no tienes conocimiento previo del Reino de los Ángeles, pero que por otro lado, si ya estas familiarizado con este tipo de mundos, lo encontrarás fascinante. Además mencionar que si son de aquellas personas que se sienten pasadas a llevar si alguien juega con los conceptos de su fe y religión para manipularlos y crear una historia diferente, sea buena o mala, y verán en este comic algo insultante. NO LO LEAN, ALÉJENSE DE ESTO. Ahora si por el contrario, pueden no solo tolerar esto, sino tienen la capacidad de disfrutar cuando se hace, léanlo, es algo que no pueden dejar pasar.


Todo comienza con un hombre en sus 30 nacido en Londres, recordando un viaje que al otro lado del charco en Los Ángeles. Después de pasarse por la casa de un viejo amor, sale a caminar por el panorama nocturno de L.A. donde se encuentra con un sucio mendigo le intenta comprar un cigarro con el poco cambio que le queda. Como él no le acepta el dinero y en respuesta se lo regala, nuestro mendigo le ofrece recompensar su acto contándole una historia sobre un crimen y la investigación en la que tomó parte.

Lo que sigue es un mundo de engaños, traiciones, desamores, venganza y derramamiento de sangre producto de una muerte que literalmente movió el Cielo completo y toda la jerarquía ahí presente para poder resolver su causa, todo destilado como una mera anécdota (a lo Forest Gump) que le cuenta el triste hombre de la calle a su interlocutor, quien no puede realmente dar peso a las palabras de a quien podríamos considerar un simple loco.

 Nuestro narrador y protagonista se hace llamar Ragüel, y nos habla de cuando el Universo aún estaba siendo creado en sus primeros pasos. Esperó toda su vida en una Sala de la Existencia (como todo ángel) parado mirando a la Ciudad de Plata hasta que Dios le llame, momento en el cuál recién sabe cuál es su nombre y función en el plan maestro. Resulta que él es el arcángel de la justicia y armonía, quien debe mantener el orden para que el resto de sus iguales trabajen en perfecta sintonía con la voluntad divina. ¿Lindo título no? Bueno, eso es en papel… pues su rol aquí es el de un detective duro y decidido que no tendrá miramientos en llenar de miedo el corazón de los que considere sospechosos hasta encontrar al culpable de quitarle la vida a otro ser celeste, a quien le corresponde sufrir la ira implacable y sin fin del Dios benévolo del amor y perdón.

Ragüel nos hará recorrer todo el reino Celeste a través de entrevistas, interrogatorios, pesquisas y conversaciones, de las que poco puede sacar pues todos parecen al mismo tiempo totalmente inocentes y ocultar secretos. Con este detective alado podremos conocer a fondo la Ciudad de Plata repleta de ángeles, arcángeles y querubines construyendo pedazo a pedazo el Universo.

Podremos conocer la jerarquía divina y la función de cada uno en la formación del Universo, aparecerán creadores como Fanuel y Carasel, así como coordinadores como Zadquiel, el único ángel sin alas del lugar, y a quien los religiosos reconocerán como el que detiene a Abraham de matar a su hijo en sacrificio… por qué digo este detalle, pues porque luego de leer este tebeo y recordar cómo va esa historia de la Biblia, podrían tener un ligero y diferente aprecio de ambas cosas. Yendremos al militar de las huestes Azazel y como no, a Lucifer en la forma de un muy interesante personaje secundario.

Todo este relato está presentado de manera muy emocionante y llena de misterio, como una mezcla de blasfemia apócrifa e historia secreta. Nos muestra un Lucifer diferente, quien a pesar de lo que todas nuestras primeras impresiones nos quieran dar al saber cómo termina su parte en todo esto, bañándose en lagos de lava entre los condenados del Infierno… no es un mal tipo. El Lucifer de este relato no es envidioso de su padre, no es ególatra o alguien dispuesto a engañar y traicionar con facilidad, sino que por el contrario, es un ser apasionado con su labor, que tiene completa fe en el Señor y confía en su palabra. Además a medida que se desenreda toda la maraña de enredos y sospechas, nos damos cuenta qué fue lo que realmente empujó a un ser tan lleno de luz y devoción por su padre a tener una semilla de duda en su habilidad de decidir las cosas.


 Gaiman ocupa la figura de Lucifer y de Ragüel para mostrarnos el conflicto que existe entre la libertad del libre albedrío y solo ser marionetas en el escenario de quien mueve los hilos. Ragüel básicamente no posee libertad propia durante la porción de trama que transcurre en el Cielo (mientras que como mendigo en la Tierra parece tener pleno control de sí mismo) siendo un envase para la ira del Señor y usando “La Palabra” como forma de quitar el libre albedrió a los otros ángeles y forzarlos a seguir sus órdenes… parecido al poder que el Predicador Jesse Cutter tenía en la obra de Garth Ennis. Todo esto llevará a la versión de Gaiman de por qué los ángeles se rebelaron contra su padre y terminaron cayendo.

Toda la adaptación de Russell del relato al tebeo es fantástico, hecho al detalle conservando lo más que pueda de los textos originales y acompañándolos de grandiosos planos enormes, un ligero foto realismo a la hora de retratar los rostros así como una construcción de abstracciones muy atrayentes cuando debe imaginarse la mejor manera de representar conceptos como amor, muerte, pensamiento y demás piezas del gran puzle que será el Universo; jugando como arquitecto para construir las viñetas, así como manejar perfectamente con los colores, toques de luz y sombra y más técnicas visuales para dotar al tebeo de una especie de magia de ensueño, perfecto para el ambiente que Gaiman creó con sus palabras.

El trabajo conjunto de estos dos grandes transforma una historia típica de detectives donde hay un crimen por x motivo y el que lo causó es atrapado por el investigador, en algo realmente MUCHO más interesante al entregarle ese trasfondo único en su tipo, si incluso deja muchas cosas a la interpretación del lector a lo largo de sus 68 páginas que se hacen cortísimas. Una obra con su cuota de filosofía y misterio, que más de uno querrá leer dos o tres veces para poder comprender la totalidad de este particular misterio.

9/10

Post:   Neil Gaiman - Varios   (incluye Misterios de un Asesinato)




No hay comentarios. :

Publicar un comentario