martes, 3 de noviembre de 2015

Reseña Comic: JLA Libertad y Justicia


JLA: LIBERTY & JUSTICE

Editorial: DC Comic
Fecha de Publicación: Noviembre 2003
Guionista: Paul Dini
Dibujantes: Alex Ross
Reseña: Ñoño Cool

Mi reseña final de la serie de colaboraciones de lujo entre Paul Dini y Alex Ross. Esta vez no tenemos a un solo protagonista cuestionando su conexión con la humanidad, sino que uno donde toda la Liga de la Justicia se enfrenta a una aventura en la que cada uno de sus miembros tendrá que esforzarse al máximo para superar las adversidades de una amenaza llena de tensión que es de nivel extinción global, y finalizando con un problema final aún más grande de un caris muy distinto.

Soy un fan de hueso colorado de DC Comics, me crié con los comics de la empresa, Superman sobretodo, pero también los de la Liga, siendo por dos décadas ya mi supergrupo preferido. También me crie con las series animadas de Batman, Superman y cómo no, de la “Liga de la Justicia” y “Liga de la Justicia Ilimitada” en las cuales Paul Dini era un escritor regular entregándonos grandes episodios de estos grandes personajes; Alex Ross es un dios del dibujo, y las 4 colaboraciones anteriores entre ambos fueron excelentes. Por eso mi anticipación por este tebeo en particular era muy grande. Y vaya manera de superar mis expectativas.

Nuestra historia comienza con una narración en primera persona que en un comienzo suena como Superman, con una historia de impotencia ante la muerte de su mundo y el vivir en un planeta adoptivo ayudando a todos los habitantes de este, todo esto mientras la figura del hombre corpulento de capa que nos lo cuenta rescata un avión. Una entrada muy típica de el Hombre de Acero, pero rápidamente descubrimos que nuestro narrador era nada menos que J’onn J’onzz, El Detective Marciano.

 J’onn tiene muchas similaritudes con Superman, que van desde su set de poderes, ser los últimos de su especie – los marcianos verdes, muertos a manos de marcianos blancos, la versión nazi racista de los aliens del planeta rojo - y vivir en un planeta ajeno al que llegó por la intervención de un científico – humano en el caso de J’onn – y vive bajo una identidad secreta anhelando comprender de mejor forma la humanidad, con una personalidad afable y muy agradable. Pero el Detective Marciano además tiene habilidades de cambio de forma, intangibilidad y la siempre útil telepatía que parece no tener límite, por esto es uno de los seres vivos potencialmente más poderosos que el mismo kriptoniano y su apariencia menos que humana y de intenso color verde hace que la gente que él protege le tenga mucha desconfianza y hasta terror. Y aún así sigue cuidándonos sin pedir nada a cambio.

Él recibe un mensaje telepático de la Mujer Maravilla diciéndole que se necesita La Liga de la Justicia, pero no por cualquier persona indefensa, sino que el Pentágono, quienes están tan nerviosos y llenos de miedo sobre el tema que se permitirán compartir información que es secreto de Estado. Sabes que la amenaza es apocalíptica cuando USA se pone cooperativa contigo. Todo comienza cuando ocurren cientos de muertes en inexplicables circunstancias ocurren en África. Martian Manhunter se une a la Mujer Maravilla y juntos reúnen al resto del equipo para resolver esta situación.


Desde ese punto el tebeo que iba realmente bien se vuelve algo de un nivel y calidad totalmente diferente, muy superior. El elemento que logra esto es la magistral manera en como Dini construye a los personajes individuales que componen el grupo y cómo estos interactúan unos con otros, cada uno diferenciándose totalmente y siempre nos entregan unos diálogos geniales, todo dibujado por Alex Ross que tal como nos mostraba ya en Kingdom Come, sabe hacer de un pequeño grupo de heroes saltando a la acción todo un espectáculo de proporciones épicas. Además de que nos muestran que por muy poderoso que sea Superman y por muchos planes de respaldo y recursos ilimitados que posea Batman, ellos solos jamás podrían hacerlo todo y necesitan a cada uno de los integrantes de la Liga por una razón u otra.

Nuestra JLA es la encarnación clásica de la Silver Age, por lo que Linterna Verde y Flash son Hal Jordan y Barry Allen respectivamente, Ray Palmer es The Atom, Aquaman aún tiene vivo a su hijo, Diana posee el avión invisible, y así. Son las versiones con las que muchos de nosotros crecimos y nos criamos siguiéndolas a través del tiempo, y tanto Dini como Ross muestran todo su amor a los personajes.

Nuestro equipo compuesto por el corredor escarlata, el policía espacial y el detective de Marte parten a África para averiguar quién o qué es la causa detrás de las miles de muertes. Cuando llegan allá descubren algo realmente impactante, las víctimas no han muerto, ni una sola, sino que están en una especie de coma. La plaga ha llegado desde un meteorito del espacio profundo y todos los héroes que también son científicos en la Liga (que son muchos) comienzan a analizarlo.

Mientras esto sucede y la Liga instaura cuarentena en Africa gracias al anillo de Linterna Verde, la gente a lo largo del mundo comienza a entrar en pánico por la desinformación sobre cómo funciona el virus, y todo el planeta se sume en caos gracias al miedo. El Detective Marciano salva un pueblo, pero se encuentra encerrado e inmerso por las flamas y es rescatado en el último momento por Superman en un momento icónico que entrega uno de las ilustraciones más famosas de Alex Ross.

Pronto tanto Flash como Acuaman caen infectados por la plaga. Batman está guiando al equipo y para poder sanar a sus compañeros necesita un experto: Entra Atom. Palmer se sumerge en el torrente sanguíneo de Flash y gracias a su intervención pueden crear un anticuerpo sintetizado a la velocidad de la luz por Barry ahora recuperado y replicado y transmitido a lo largo del mundo por las conexiones de Batman, quien estaba preparado para esta eventualidad obviamente. La enfermedad apocalíptica es curada, el problema está solucionado, pero ese es solo el comienzo de un problema mayor.


El gran problema es la reacción de la humanidad. La gente al entrar en confusión por la amenaza terminan causando masas de gente robando, destrozando cosas y matándose entre ellos por el miedo, como podemos atestiguar que pasa en gran parte del mundo… menos en Japón, ahí un terremoto que destrozo el país hace unos años en nuestro “mundo real” solo los hizo caminar con más cuidado. Dejando eso de lado, los disturbios han llegado a un nivel de peligro incontrolable por las autoridades normales, y como nuestra Liga está ocupada en distribuir la solución para el virus, los otros héroes de la Edad de Plata tienen su chance de brillar.

Flecha Verde y Canario Negro derriban criminales armados que tienen retenidos unos rehenes en un bar de carretera. Plastic Man, Zatanna y el Capitán Marvel controlan una muchedumbre en motín. Tornado Rojo, Metamorpho y el Elongated Man hacen lo mismo en otro lugar, los dos Halcones hacen también lo suyo y cada personaje tiene su momento de brillar de la mano del genio Alex Ross hasta que la Liga principal entra en acción a ayudarles. Y la guinda de la torta es que incluso en medio del caos global, una chica desesperada que se piensa suicidar por el miedo al caos público y a la misma Liga trayendo la justicia desde los cielos, pero es salvada por Superman demostrando lo grande que es y devolviéndole la confianza a la mujer.

El caos público está controlado, pero el terror en los ojos de la humanidad es evidente al ver que sus héroes poco más y los encarcelaron cuando se “portaban mal”, usando sus habilidades en la gente común en vez de los criminales y están con miedo de que sigan abusando de este poder de aquí en adelante. Por eso la JLA debe reconstruir sus conexiones con la humanidad, tocando el mismo punto común de los otros 4 comics anteriormente reseñados.

El grupo al completo van a las Naciones Unidas para dar un discurso, explicar su actuar, pedir disculpas y comenzar a entregar su propia perspectiva y forma de accionar de aquí en adelante. Superman es quien habla mientras todos le escuchan porque, bueno, es Superman. Pero a mitad de discurso revela su verdadera forma, siendo el Detective Marciano quien se hacía pasar por el kriptoniano por miedo de que la gente no lo aceptase con su propia apariencia. De ahí en adelante J’onn J’onzz habla con total sinceridad y elocuencia mientras toda la Liga está parada tras él respaldando sus declaraciones. Entre el público podemos ver al genio, millonario, playboy, filántropo Bruce Wayne mirando con orgullo y el periodista Clark Kent sonriendo de enorme felicidad por cómo J’onn y sus amigos han afrontado el dilema.

En conclusión, este comic es otro éxito de la dupla Dini/Ross que toca el tema de los héroes teniendo que reconectarse con la humanidad que protegen, pero lo que la hace diferenciarse de las otras son las relaciones inter-personajes que mueven el argumento finalizando con un momento de lujo entre el Detective Marciano y Superman en el espacio compartiendo su visión común como extranjeros de mundos muertos protegiendo su nuevo amado y frágil hogar. Creo que después de “Superman: Paz en la Tierra” este es mi tebeo favorito de Paul Dini y Alex Ross, y para cualquier fan de la Liga de la Justicia es un verdadero imperdible.

9.5/10

Post:     JLA  Libertad y Justicia




No hay comentarios. :

Publicar un comentario