miércoles, 11 de noviembre de 2015

Reseña Comic JLA El Otro Clavo


JLA : OTRO CLAVO

Editorial: DC Comic
Año de Publicación: 2004
Guionista: Alan Davis
Dibujante: Alan Davis
Entintador: Mark Farmer
Reseña: Ñoño Cool

Para finalizar la revisión de Elseworlds debido a mis más de 100 reseñas en el blog, terminaré con la secuela a “JLA: El Clavo” conocida como “JLA: Otro Clavo”. El comic del 88 nos narraba una historia sobre la JLA en la Edad de Plata, en un mundo donde no existía Superman y por la falta de su presencia que entregase confianza a los meta-humanos enmascarados estos eran repudiados y temidos por la gente, todo gracias a un misterioso enemigo que tiraba de los hilos.

Esta miniserie ha sido de lo mejor en la línea Elseworld, con un mundo donde los héroes no tenían un modelo a seguir a falta de Superman y la intolerancia, paranoia y miedo eran pan de cada día en medio de una trama entretenida, chocante, épica, con gran caracterización y una trama que no paraba hasta su gran climax final, dibujado por Davis de una manera espectacular, haciendo homenaje a la Edad de Plata pero añadiendo su genial toque personal.

Esta miniserie tenía de protagonistas a Flash, Batman, Green Lantern, Wonder Woman, Atom y el Detective Marciano como una especie de X-Men, en que son seres con superpoderes, odiados por la sociedad y aún así la protegen sin esperar nada a cambio, aunque el repudio social si los afecta mucho. Al final de este gran planteamiento lleno de acción e intriga tenemos la revelación de quien estaba tras de todo y cuál era el paradero de Kal-El, quien terminaría por unirse a la Liga de la Justicia en las viñetas finales.

En el año 2004 Alan Davis decide regresar a este mundo escribiendo y dibujando una secuela de “El Clavo” titulada simplemente como “Otro Clavo”. Poniéndonos un año después de los sucesos de su antecesora y mostrándonos cómo el nuevo integrante de la Liga – Superman – ha cambiado la percepción del mundo hacia ellos. Es un ídolo de las masas gracias a sus proezas y toda la humanidad le adora a él, y como consecuencia comienza a aceptar a otros metas, el problema aquí es que Superman acapara toda la atención y la Liga se comienza a sentir inútil.

Sin embargo, aun cuando es una continuación de la historia, el argumento en un inicio, y que acapara más del 50% del comic tiene poco y nada que ver con esta trama. En el primer “Clavo” hay unas líneas dichas que sugieren una lucha universal entre los Nuevos Dioses, Apokolips y el grueso de los Green Lantern Corps, y es esta pequeña mención la que se expande en el “Otro Clavo”.

En esta batalla que pone de cabeza al universo Darkseid muere después de intentar ejecutar su plan maestro, y esto aparentemente gatilla el comienzo de una serie de extrañas consecuencias que comienzan con la lenta aunque continua pérdida de poder de la Batería Central de los Guardianes en Oa, y le siguen otros problemas que dañan el espacio tiempo y el multiverso, sin augurar nada más que solo destrucción y muerte. Varios grupos de héroes a lo largo del cosmos, incluida la Tierra buscan una manera de poder detener esta amenaza desconocida.


 Esta miniserie podría haber sido otra entrega del nivel del primer “Clavo”, pero dado que Davis quiere tocar lo que sucede en la Tierra, en Nuevo Génesis, en Oa, en el Multiverso e incluso en el plano Astral de DC, muchos personajes que antes tuvieron su buena cuota de atención son muy dejados de lado dado los malabares requeridos para maniobrar una trama que pretende abarcar más de lo que se puede.

Claro, tenemos una aventura cósmica de grandes proporciones que se lee rápido y divierte mucho, simple directa y muy dinámica, pero pierde lo que podrían ser dos focos de extremo interés entre la superficialidad con la que decide tocarlos para poder darle prioridad a la narrativa general. Estos son Superman y Batman y sus respectivas problemáticas. Superman fue criado por los Amish, vio a sus padres adoptivos morir ante sus ojos, es un héroe novato golpeado por la nueva fama encontrada y la única similaritud con el Superman clásico a la hora de tratar con los villanos o los problemas humanos es su bondad intrínseca; Batman por su parte ha visto morir a sus dos pupilos –Robin y Batgirl – en las manos del Joker después de torturarlos por agobiantes minutos ante la mirada de un impotente Bruce, y vive atormentado por este suceso, lleno de dolor en su día a día.

¿No les suenan como puntos de partida excelentes para desarrollar un gran crecimiento de personajes? Bueno, pues solo se quedan en planteamientos y la aventura galáctica se come todo el espacio que podría haber sido dedicado a explorar siquiera ligeramente una de estas subtramas. Incluso podría decirse que la dedicada a Batman contra el Joker satánico no solo no posee conexión alguna con la historia siendo un elemento muy ajeno en el conjunto, sino que se termina de la manera más apresurada posible metiendo un deux ex machina a última instancia.

Lo que no está perdido es la habilidad y cariño con la que Davis puede demostrar su gran saber del DCU y que nos llene de personajes como los Nuevos Dioses, el Sindicato del Crimen, Déspero, Eclipso, Zatanna, Firestorm, Halo y Power Girl (como villana esta vez), referencias grandes sagas de la editorial y un magnífico homenaje visual a Jack Kirby.

Otro de los aspectos positivos son las relaciones entre personajes, como las de Aquaman y Wonder Woman, Superman y Lois, Bruce y Selina, Flash y Atom, Canario Negro y Green Arrow (quien se reivindica de cómo fue presentado en la anterior miniserie) y un nuevo giro en la de Big Barda y Scott Free/Mister Miracle; gracias a este trabajo de parejas es que la historia se construye y avanza, siendo el verdadero núcleo de esta historia.

Visualmente el dibujo es tal como se podría esperar de alguien como Davis, todo luce espectacular en esta historia, en especial las escenas masivas donde los Green Lantern y Nuevo Génesis luchan contra Darkseid, todos los pincelados, trazos, y construcciones de viñetas son un claro homenaje del genio de Kirby, en especial el diseño de la máquina de Solución Omega y la armadura del tirano de Apokolips. Cada viñeta que incluya a alguna de estas 3 facciones te fuerza a detenerte y apreciar al completo el gran trabajo de Davis, y la unión de una Caja Madre y un anillo de poder de Linterna es de lujo.

Regresando a la narrativa, esta queda muy en segundo plano entre tanta grandiosidad, batallas, y enorme número de personajes, toda la posible introspección para Superman o Batman, así como la exploración progresiva de este universo queda atrapado en esta odisea cósmica que aparte del gran dibujo, es algo demasiado ya visto. Davis comienza bien pero termina muy toscamente todo, que luce más que como una continuación del primer “Clavo” como una excusa para que el autor intente hacer su propia versión de “Crisis” DC en el sello Elsworld aprovechando que ya había asentado el universo magistralmente en la entrega anterior.

"Otro Clavo" es decepcionante en muchas maneras, y entretenido en muchas otras, y por lo mismo no deja de ser una secuela incompleta para una obra de tal magnitud como fue "El Clavo". Yo creo que es recomendable de leer si solo te gusta la acción-aventura, el mundo de Jack Kirby o el contexto cósmico, pero como un verdadero avance de lo que se planteaba en la primera miniserie, creo que es mejor dejarla pasar.

6/10


Post:    JLA El Otro Clavo



No hay comentarios. :

Publicar un comentario