lunes, 9 de noviembre de 2015

Reseña Comic JLA El Clavo


LIGA DE LA JUSTICIA DE AMÉRICA: EL CLAVO

Editorial: DC Comic
Fecha de Publicación: Agosto - Octubre, 1988
Guionista: Alan Davis
Dibujante: Alan Davis
Entintador: Mark Farmer
Colorista: Patricia Mulhuvil
Reseña: Ñoño Cool

Bueno, siguiendo con la exploración en el baúl de los recuerdos en busca de Elseworlds esta vez me remitiré nuevamente a los comics, y sacaré uno bastante conocido a pesar de la simpleza de su concepto. Los Elseworlds siempre buscan historias alternativas en géneros literarios diferentes, periodos históricos que iban desde lo medieval o el Japón del samurai a piratas o milenios en el futuro, versiones dispares de nuestros héroes o contextos bastamente diferentes; pero este Elseworld es el que hace tal vez el cambio más simple de todos los tebeos bajo ese sello: Por culpa de un clavo que pincha la rueda del coche de los Kent justo cuando iban a encontrarse a un pequeño niño espacial, Jonathan y Martha se quedan en casa y Superman no es el primer superhéroe de ese mundo, ni el más reverenciado.

Al no existir Superman eso no impide que existan otros luchadores contra el crimen creándose la Liga de la Justicia con Wonder Woman, Aquaman, Atom, Chica Halcón, Detective Marciano, Batman, Hal Jordan como Linterna Verde y Barry Allen en el rol de Flash. Pero sin Superman el mundo no recibe su influencia positiva y la ausencia del Hombre de Acero deja un vacío en la comunidad superheróica que se queda sin representante e imagen que genere una gran confianza en la sociedad; por esto todo ser con poderes es visto con miedo y desconfianza, en especial los que vienen desde otros planetas al nuestro, se le teme mucho a esta Liga y todos creen que no son más que el primer avance en una invasión alienígena a gran escala.

Sin Superman para guiar tanto a los combatientes contra el crimen como a la gente común, esta sociedad odia a sus héroes representado por Perry White y la prensa que no pierden la oportunidad de lanzar duras críticas hacia ellos. La liga está compuesta por un ser mitad anfibio, una mujer con alas, un marciano y un demonio vestido de murciélago, por lo que la opinión pública realmente los detesta. Ni siquiera Lois Lane como la jefa de publicidad del grupo pueda hacer que el odio se disipe, dejando indefensos a todos ante los planes de otro mundo maligno que desde las sombras planea conquistar la Tierra.

Además, sin Superman para pararle los pies o para mantener su atención concentrada en él, Lex Luthor tuvo vía libre para ser el Alcalde de Metrópolis, ser amado por prácticamente todo el mundo y transformar la ciudad en un lugar completamente militarizado en la que controla absolutamente todo y mantiene una postura muy hostil hacia los metahumanos.

La campaña de odio en este mundo no hace sino crecer y comienzan a suceder diferentes sucesos para dividir a la Liga, como por ejemplo el Joker toma el Asilo Arkham con armas alienígenas que un misterioso aliado le entregó provocando una horrenda y brutal masacre en la que se cobran las vidas de algunos de los miembros de la Bat-familia, Linterna Verde se da cuenta que por alguna razón los Guardianes del Universo aislaron la Tierra con una barrera irrompible y grupos como los Outsiders y la Doom Patrol son cazados y capturados sin piedad. Todo esto está envuelto en un gran aire de misterio y solo el lector recibe pistas para armar el resultado, pero los personajes jamás las obtienen y están completamente a merced de lo que sucede.

Los ataques comienzan a ser más continuos y más letales, lo que pone a la Liga a pensar si realmente hay una relación entre todo esto y Flash comienza una investigación a las guaridas de los más famosos supervillanos para saber si ellos están detrás, pero el avance del odio de la humanidad es tanto que algunos de los miembros de la Liga se plantean dejar de ser superhéroes.


El planteamiento es realmente muy simple, y con un pequeñísimo cambio se pone de cabeza a todo el universo DC. Tenemos en toda la historia un tono muy cercano a lo visto en las primeras historias de los X-Men pero centrados en la Edad de Plata de DC, ya que casi todos los personajes, héroes y villanos se pasean por las viñetas de una manera u otra. Pero no hay que equivocarse, esto está lejos de ser un conjunto de cameos, sino que todos tienen su función en la magnífica construcción de la narrativa.

Y como estamos en la Edad de Plata de DC, el universo en el que nos encontramos es una versión totalmente fiel a los comics, donde podremos reconocer perfectamente a los personajes sin ningún cambio real en sus personalidades y formas de actuar más que ser odiados como los X-Men en Marvel, siendo una de las cosas que separan este Elseworld de todos los otros donde cada héroe es cambiado drásticamente de una forma u otra.  El mundo no es tan violento ni apocalíptico (solo el Joker es su salvaje habitual) sino que paga homenaje a los 70 y 80 pero cambiando el contexto.

Pero claro, gracias a la ausencia de Superman hay cambios lógicos en los personajes de este mundo, como un Jimmy Olsen y Perry White que odian a los metahumanos en vez de defenderlos o Batman reaccionando bastante diferente a los actos del Joker cuando la víctima del Payaso es aún más cercana que cualquier Robin al Caballero Oscuro, todo explorado de manera muy creíble que deja en claro el talento del guionista británico al mando de este tebeo, siendo tal vez uno de los mejores trabajos que Davis ha hecho.

El dibujo también viene de la mano de Alan Davis, con el soporte de Mark Farmer y Patricia Mulhuvil en el entintado y coloreo respectivamente, entregando un dibujo que mezcla mucho de lo clásico con lo nuevo, el trazo es muy dinámico y crea unas viñetas muy detalladas que entregan tanto que muchas veces no necesitas nada de texto para saber qué es lo que sienten los personajes o lo que están pensando, además de crear algunas imágenes brutales para el recuerdo.

Este tebeo mantiene un perfecto equilibrio entre acción y trama que hasta este día se sostiene perfectamente y funciona de gran manera para mostrarnos cómo sería un mundo sin Superman, demostrando que en un planeta lleno de seres con superpoderes aún se necesita a ese granjero de Kansas dando vuelta. Para ser un planteamiento tan simple se logra sacar todo lo posible de él, con enorme creatividad y sin necesidad de cambiar las personalidades de los presentes, solo las circunstancias.

Como dije antes, este tebeo es lejos de lo mejor que Davis ha escrito, y es la primera parte en una trilogía de Elseworlds, con “La Legión de Superboy” y “Liga de la Justicia de América: Otro clavo” como secuelas, las que si bien no mantienen la misma calidad y frescura de este comic, siguen siendo dignas exploraciones de un DC tan similar como diferente. Sin duda vale la pena darle una leída a esta historia y no dejar que se pierda en el tiempo.

9/10




Post:     JLA El Clavo



No hay comentarios. :

Publicar un comentario