jueves, 12 de noviembre de 2015

Reseña Comic: Hulk Futuro Imperfecto


HULK: FUTURO IMPERFECTO

Editorial: Marvel Comic
Fecha de Publicación: Diciembre 1992 – Enero 1993
Guionista: Peter David
Dibujante: George Pérez
Entintador: George Pérez
Colorista: Tom Smith
Reseña: Ñoño Cool

Entre todas las reseñas que tenía planeado hacer cuando me dieron la oportunidad de ser reseñador en el blog, más de 100 reviews atrás, siempre tuve en mente que en alguna oportunidad tenía que tocar Hulk: Futuro Imperfecto, y como ven, el tiempo ha llegado. Elegí este comic porque definitivamente es uno de mis favoritos sobre el gigante verde, y además porque me daría la chance de hablar de Peter David y su gran impacto en el personaje entre la segunda mitad de los 80 y casi todos los 90.

Como dijese en mi reseña de Hulk: Gris, son contados con los dedos de la mano los comics realmente destacados de Hulk, y es el concepto (un ser dual, un hombre monstruo que es brillante mentalmente pero está condenado a resolver las cosas a los golpes cuando la furia lo invade, un hombre que tal como los lectores de esas épocas era abusado, pero a diferencia de los comiqueros, él si podía hacer algo… podía aplastar a los que lo molestasen) el que atrae lectores más que sus secundarios e historias PERO la época de David es tal vez el mejor run del ser gamma, toda una época donde se exploró al máximo lo que el doctor Banner y su furioso alterego podrían dar y que al releerla para motivo de esta reseña, debo admitir que si bien no hay obras maestras que toquen a Hulk en solitario, este run supera al mero concepto que mencionase, y es el desarrollo de personajes y las historias presentes las que atrapan al lector, o por lo menos eso hicieron conmigo.

El guionista nos llevó a acompañar a Banner y Hulk por caminos que en ese entonces jamás asociaríamos con el personaje, como era su psicología, motivaciones y múltiples personalidades, aunque siempre sin dejar de lado lo que ya había hecho famoso al coloso gamma, como eran los golpazos y combates de proporciones épicas contra el enemigo de turno. Puño y mente estaban perfectamente entrelazados en sus guiones… si creían que Mark Waid vino con esa idea en “Indestructible Hulk” el 2014, es porque no han leído a David.

El hombre simplemente marcó un antes y un después en la serie “The Increible Hulk”, pues no solo la revitalizó, expandió el universo del personaje, lo volvió a reconectar con el panorama Marvel de ese entonces y viajó por rutas nunca pensadas en cuanto a la mente del protagonista jugando con las represiones infantiles hasta la adultéz que Banner había sufrido, sino que lo hizo en medio del horrendo caos que John Byrne había hecho de la colección, llevándola al borde de la cancelación. Para un guionista que en ese entonces era virtualmente un “desconocido” lo que hizo definitivamente lo hizo hacerse un nombre en el mundo del comic.

Otro cambio que realizó y deben conocer para entender algo del contexto (aunque la historia es brillantemente accesible para incluso un lector novato) es que David mezcló las 3 personalidades de Hulk y trajo a un ser que ya no era un mero Dr. Jekyll/Mr. Hyde Gamma, sino que ahora poseía una gran inteligencia, tenía un comportamiento muchísimo más heroico y era dueño de una personalidad marcada y agradable, es este Hulk conocido como "Doc" Banner quien protagoniza esta historia, así como gran parte del run de David con el personaje. Esto se hizo porque el guionista estaba acostumbrado a trabajar mucho con diálogos sutiles, ingeniosos y sagaces, y un monstruo que cuyo vocabulario se limitaba al de un cavernícola balbuceante no le acomodaba.

Y sin duda rindió frutos esta innovación, pues dio pie a mucho mejores tramas y transformó a la serie de Hulk en una de las más destacadas de esa época marvelita, y en el panorama superheróico general; para muestra esta historia de 2 números que reseño el día de hoy. ¿Nada mal para una serie que estuvo al borde del colapso, la cancelación y el olvido por culpa de Byrne no?


Ubicada precisamente entre los números #416 y el #417 de “The Incredible Hulk”, “Futuro Imperfecto” es una historia que es totalmente accesible al público lector casual gracias a ser auto conclusiva e independiente de toda trama, pero que a pesar de serlo, tuvo sus buenas consecuencias posteriores para el personaje siendo clave en la colección misma y su argumento; así como creó una de sus versiones más populares en la forma del Maestro.

 Nuestra historia de viaje temporal distópico comienza en el número #415 (uno antes de que la historia real comience) con “Doc” Banner viviendo de lo mejor con Betty Ross en una relación que tiene todo por delante, sus amigos Rick Jones y Leonard Samson lo acompañan como camaradas muy cercanos e incluso la comunidad superhéroica le respeta y tiene una mejor imagen de él, aunque lo vigilan con cuidado por si pierde el control y regresase a su estado salvaje. La vida le sonríe el coloso gamma… hasta que una misteriosa mujer convence a Rick y esta a su vez a Hulk a que se den un viaje que pondrá de cabeza a nuestro protagonista.

Ahí Hulk es transportado a un futuro cercano pero muy diferente de lo que él espera, en la capital de un mundo postapocalíptico, conocida como Dystipia. Esta realidad sucedió después de que los Estados Unidos y los Soviéticos comenzasen una guerra entre super héroes y super villanos que terminó con respuesta nuclear por parte de ambas superpotencias asesinando no solo a casi la totalidad de los empillamados de ambos bandos llevándolos a la extinción sino que también de miles de millones de civiles inocentes, dejando el mundo completamente irradiado.

El único refugio de los supervivientes es una ciudad ubicada en una de las zonas más afectadas radioactivamente. Un lugar sobrepoblado, lleno de contaminación y gobernada por un dictador cruel y frio conocido como “El Maestro”. Janis, la guerrera que trajo a “Doc” Banner a este mundo es la nieta del futuro de Rick Jones y lidera un puñado de resistencia que combate este régimen aunque bastante infructuosamente pues el tirano es demasiado poderoso.

Solo Hulk y su ahora adquirida inteligencia es el único rival para este monstruo, el único que puede ponerle un alto… o mejor dicho PONERSE un alto, pues el Maestro es revelado como una versión de sí mismo. Un Hulk que no solo sobrevivió a la guerra nuclear, sino que absorbió tanta radiación de las bombas que es significantemente más poderoso que nunca, y que ahora que es mucho más viejo se ha vuelto no solo más inteligente que “Doc” Banner, sino que también más astuto, engañoso, cruel, brutal y por supuesto… loco de poder, por lo mismo se hizo con el control dictatorial del mundo post guerra.


Hulk deberá enfrentarse a sí mismo, literal y figurativamente, así como física y mentalmente. El maestro ya conoce todo lo que hay que saber sobre el joven, cómo se comportará, que hará, hace que pueda predecir todo movimiento de este, sumado a su fuerza eminentemente superior no hay forma de rivalizar con él en una batalla de puñetazos. Pero su verdadera fortaleza está en su mente, pues a pesar de estar loco como una cabra es un manipulador experto y sabe que nervios tocar para que el joven Hulk dude de sí mismo, esta es la lucha más difícil en la vida de nuestro gigante gamma.

En esta historia de escasos 2 números y 100 páginas David creó uno de sus trabajos más famosos y reconocidos, así como llenos de genialidad por donde se le mire. Un confrontamiento en varios niveles con acción constante y con pausas ocasionales que solo sirven para enriquecer aún más la historia, pues los golpes físicos hacia nuestro verdoso amigo solo se detienen para entregar unos emocionales frente a un futuro incierto y condenado, donde un Hulk de ya por si atormentado por su niñez, adolescencia y adultez sumado a la maldición gamma en sus venas solo buscaba la luz al final del tunel.. y descubre que ese tunel no tiene luz al final, sino que una oscuridad aún más grande y destructiva.

Y en el apartado del dibujo, tenemos a George Pérez en plena forma, totalmente magistral. Desde sus ilustraciones de masas de gente exasperadas, a la sala de trofeos de Rick Jones con decenas de guiños al universo Marvel y sus héroes y villanos caídos, todo tiene un nivel de detalle de lujo creando un mundo muy inmersivo y atrapante. Hay perfectas secuencias y splash pages que dan peso a todos los golpes que se sienten, y es narrada visualmente como algo totalmente cinematográfico. El arte de Pérez aquí acompaña la historia de la mejor manera posible, más de una vez les aseguro que se detendrán entre viñetas a admirar su trabajo.

El único “pero” que podría sacarle a esta historia es lo corta que se hace a pesar de contar con 100 páginas comienza muy repentina y termina de la misma forma, yo creo que podríamos habernos beneficiado de un poco más de historia posterior a la derrota del Maestro, algunas reflexiones del Hulk joven, o qué haría la resistencia ahora que el dictador estaba caído, algo así por el estilo, en vez de que todo fuese tan concreto y compacto.

Dejando ese de lado, creo que este es un imperdible para el fan de nuestro verdoso héroe, para los que quieran conocer algo más del trabajo de David y Pérez, para quienes quieran explorar el universo Marvel en general, o para los que sintieron interés de saber quién exactamente es el Maetro que ha salido en las colecciónes de Spiderman 2099, tie-ins de Secret Wars 2015 y que protagonizará la nueva Contest of Champions. E incluso se lo recomiendo a quienes les guste un comic de acción inteligente y que gracias a su naturaleza atoconclusiva es tan accesible para el lector novato como crucial para la evolución de Hulk en la historia como reconocerá el seguidor más avanzado.

8.5/10 






No hay comentarios. :

Publicar un comentario