martes, 27 de octubre de 2015

Reseña Comic: Superman Paz en la Tierra


SUPERMAN: PAZ EN LA TIERRA

Editorial: DC Comic
Fecha de Publicación: 1999
Guionista: Paul Dini
Dibujantes: Alex Ross
Reseña: Ñoño Cool

Los mejores comics de Superman no son sobre sus poderes o sobre a qué enemigo le toca golpear, sino que son los que tienen su enfoque en su humanidad y un problema humano. Estas dan los argumentos más interesantes y que nos muestran que el SUPER es muchísimo menos importante que el MAN, por eso los tebeos que nos dejan ver a Clark Kent y entenderlo, son los que mayor éxito tienen al explorar al Hombre de Acero.

“Superman: Paz en la Tierra” es una novela gráfica profundamente diferente al comic tradicional de superheroes y a lo que estamos acostumbrados a ver sobre el kriptoniano, porque es un comic donde él es derrotado rápidamente y tiene un final agridulce, pero no en manos del villano de turno, sino que es vencido por la naturaleza humana, esa a la que siempre le tuvo fe.

La historia comienza en la víspera de Navidad, con Clark poniendo el árbol decorado en el centro de Metropolis mientras está recordando las palabras de Charles Dickens: “"Cuando la carencia se siente más y la abundancia provoca regocijo". En ese instante salva la vida de una niña que es casi aplastada por la enorme multitud que se mueve en la zona por el espíritu de la época. Cuando la recoge se da cuenta que la muchacha es una indigente que se muere de hambre y se había desmayado a causa de esto.

 Este hecho hace que Clark comience a reflexionar sobre la pobreza y el hambre del mundo, un tema por el cual nunca se había preocupado antes y que causa más dolor y más muerte que cientos de supervillanos. Después de un largo tiempo para decidir, Superman decide emprender una cruzada de un día completo alrededor de todo el mundo, llevando el excedente alimenticio de todos los grandes países industrializados a las zonas más necesitadas del planeta. A lo largo de todo el proceso vemos al Hombre de Acero distribuyendo el alimento desde Estados Unidos a Latinoamérica, países en guerra de la Europa del este, así como muchas naciones africanas y asiáticas.

Su noble propósito comienza muy bien, pero a medida que avanza Superman va tomando conciencia de la cruda realidad y comprendiendo lo inútil e iluso de su actuar, pues si bien hay lugares donde lo reciben con los brazos abiertos, en otros el rechazo de los líderes tercermundistas lo mandan lejos o le roban los alimentos para hacer tratos corruptos con estos, o la misma gente le lanza piedras en rechazo a su ayuda por la carga política que ellos presentan en contraste a Superman, o incluso cuando lo reciben con ganas es tanta la necesidad por alimento que se crea un enorme caos social por quien toca primero comer. Y lo que es peor, cuando un niño hambriento desesperadamente ilusionado le pregunta si volverá al día siguiente con más comida le rompe la poca fe en poder lograr esta tarea por sí solo.


Toda su cruzada finaliza de golpe cuando intenta dejar un contenedor de comida en uno de esos países que no querían su ayuda y el ejército local lanza misiles de gas venenoso que terminan volviendo tóxica toda la comida que traía. Después de tantas reacciones de este tipo Superman ve que su misión debe darse por terminada y considerarse una lucha en vano, un completo fracaso.

Después de que un dios que todo lo puede conozca la impotencia de no poder salvar a los que más sufren, Clark tiene que reconocer que su enfoque fue el equivocado, pensó como superhéroe, con una solución a corto plazo y sin considerar las ramificaciones políticas mezclada en el dolor de los hambrientos, es una cruzada imposible para un solo hombre, incluso uno con tantos poderes como él.

“Paz en la Tierra” es un comic protagonizado por Clark Kent, a pesar de que lo veamos enfundado en su uniforme de Superman. Porque tiene que admitir sus límites como hombre, y llegar a la conclusión de que los problemas terrestres para ser solucionados tienen que hacerlo la raza humana ensí. Y aún así Superman se da cuenta de la naturaleza dual humana, que muchísimas veces no nos gusta que nos ayuden, su tarea es inútil porque nuestra especie ruega a gritos por ayuda ante un problema o enfermedad y cuando se la vas a entregar no la quiere, prefiere enamorarse de sus problemas y enfermedades.

Y es ahí, cuando Superman se da cuenta que si bien su fe en el potencial de la humanidad es inquebrantable, el alma egoísta de los hombres es algo que no puede negar. Puede salvar la Tierra completa de un meteoro o una invasión alienígena pero nada puede contra la cruel disposición de algunas personas. Por esto Clark da un discurso donde apela a esa fe en el potencial y habla de que hasta que todo el mundo comience a pensar en los demás y se den cuenta que todos somos hermanos, las guerras y el hambre seguirán tan presentes como siempre.


Y este realmente no es Superman hablando, sino que Clark Kent, pues su discurso no es nada más sino que los consejos que Jonathan Kent le ha dado a lo largo de su vida, es su parte humana la que busca conectar con ellos, ahora es su educación entre las personas comunes la que le permite buscar ahora una solución mucho más realista a pesar de que sea a muy largo plazo. Y la metáfora sobre las semillas es una metáfora perfecta para la condición humana, cuando Clark Kent invita a niños a su vieja granja y les enseña a plantar esas semillas, que al igual que todos los niños que ahí llegan puede que no todos se vuelvan en grandes espigas de trigo o buenas personas, pero todos tienen el derecho a intentarlo. Y él estará ahí no como superheroe sino que como hombre para guiarlos. El cómic propone que el hombre, más que con comida debe alimentarse con conocimiento y que una verdadera "Paz en la Tierra" solo podrá lograrse gracias a la solidaridad, el compartir nuestro tiempo, amor y conocimiento con el otro.

Paul Dini como guionista realmente se luce aquí, porque era taaaan fácil caer en el discurso simple y hacer que Superman solucionase todo y en vez de eso se va por lo realista, llegando a una conclusión muy agridulce después de la lección más dura para el Hombre de Acero.

Y en el dibujo, bueno es Alex Ross ¿Qué más se puede decir que ya no se haya dicho sobre Ross? Es un autentico festín visual en uno de sus mejores trabajos, el nivel de detalle es de lujo en todas las locaciones diferentes que llegan a lucir como una colección de impresionantes fotos del National Geographic gracias a la fantástica composición de viñetas y páginas haciendo que todo cobre vida propia y te llegue a doler cuando vez las caras de sufrimiento.

Y la forma en cómo dibuja a Superman igual es notable, no es alguien lleno de músculos tipo fisicoculturista o top model como muchas veces la hemos visto en especial en New 52, sino que luce como alguien entrado en sus 30, robusto y algo entrado en carnes. Siempre está dotado de una expresión grave y meditativa, y la viñeta donde está sentado en el sillón de su casa con el uniforme de Superman puesto y la camisa de Clark Kent encima de esta sin abrochar mientras luce totalmente vencido y dolorido por el fracaso de enfrentar algo demasiado grande incluso para él, es una de las mejores ilustraciones jamás hechas sobre el personaje.

“Superman: Paz en la Tierra” es una de las obras maestras escritas sobre Superman, con una perfecta sincronía entre dibujo y guión, donde el héroe es representado muy humano y superado por un tema contra el que nada puede hacer sin ayuda de los gobiernos del mundo, con un mensaje atemporal que trasciende la época donde se publicó pues toca un tema universal y desgraciadamente vigente. Un mensaje de esperanza y unidad dentro de un comic muy triste, que nos enseña que no necesitamos un superhombre para solucionar nuestros dramas sino que solamente muchos hombres de buena voluntad y gobiernos consientes. Sin duda un tebeo de lujo que no se debe dejar pasar.

10/10

Post:      Superman Paz en la Tierra





No hay comentarios. :

Publicar un comentario