viernes, 2 de octubre de 2015

Reseña Comic: Nailbiter


NAILBITER #1-14

Editorial: Image
Fecha de Publicación: Mayo 7, 2014 - Presente
Guionista: Joshua Williamson
Dibujante: Mike Henderson
Colorista: Adam Guzowski
Reseña: Ñoño Cool

"¿Alguna vez has probado la sangre? La sangre humana, quiero decir. Apuesto a que lo has hecho. Probablemente la tuya. Te cortaste con vidrio o papel en un dedo. Un pequeño error. Y la primera cosa que haces... solo por instinto ... es ponerte el dedo en la boca. Y así pruebas un toque de tu propia sangre. La mayoría de las personas dicen que sabe dulce, ¿sabes? Pero la mía siempre sabe como lamer una batería. Así es como empezó. Me preguntaba... ¿Qué sabor tendrá la sangre de las demás personas"

Si planeas tener una noche tranquila de sueño amigo lector, será mejor que pases de largo por esta reseña y el comic al que está dedicada, pues es una lectura repulsiva y escalofriante que seguro dará vuelta en tus sueños más dulces transformándolos en material para pesadillas.

En mi caso ya van dos semanas completas donde mis noches están repletas de pesadillas, no hay sueño que no termine en un grito de terror primordial mientras me encuentro bañado en sudor frío y con el corazón acelerado como si estuviese corriendo a toda velocidad de algo. Incluso tengo marcas de rasguños profundos autoinflingidos que me hago antes de que termine la pesadilla.... y por el maldito shock del despertar nunca recuerdo que era lo que me puso en tal estado. Días y más días donde cada vez que voy a cerrar los ojos se que finalizarán con la misma situación.

¿Y la mejor parte? No he tenido situación traumática, no he estado bajo tensión, diablos ni siquiera he visto películas y series de terror como para que esto me suceda. Estoy verdaderamente fascinado por este suceso, espero tener la mayor cantidad de pesadillas horrendas estos días para por fin poder ver que causa esto en mi. Es una experiencia única de lo más interesante; y por lo mismo quería comenzar a leer algo adecuado para el ánimo en el que me encuentro actualmente, algo que sea terrorífico pues más pesadillas ya no voy a tener; y Nailbiter es la lectura perfecta para esta ocasión.


Situada en la Capital de los Asesinos en serie de EE.UU, la ciudad Buckaroo, Oregón, la trama comienza con el allanamiento y captura de uno de ellos llamado Edward Charles Warren, conocido por la prensa como el “Nailbiter” o Muerde Uñas en español. Uno en una larga línea de asesinos en serie (16 para ser exactos) que proceden de la misma ciudad. Warren es uno muy particular y desagradable. Él escoge a las víctimas que se masticar las uñas por nervios, les secuestra, espera que esas uñas crezcan de nuevo, y luego muerde sus dedos hasta el hueso antes de finalmente matarlos.

Luego de atraparle, y tener 45 cargos de homicidio y otros 200 por diferentes delitos, inexplicablemente lo encuentran inocente y Warren se muda de vuelta a Buckaroo a pesar del profundo miedo y odio que le tienen sus vecinos.

Nicolás Finch se encuentra en un punto bajo en su vida cuando se recibe una llamada de su amigo Carroll. Siendo ambos los policías que originalmente lograron la caída Warren hace tres años, Carroll ha seguido obsesivamente tratando de encontrar una conexión entre los 16 "Carniceros de Buckaroo” y él quiere mostrarle a Finch sus hallazgos de primera mano. Esto porque él no puede aceptar que 16 asesinos nacidos en el mismo lugar no estuviesen conectados de alguna forma. Cuando Finch llega a Buckaroo, descubre que Carroll ha desaparecido después de lograr un gran avance en su investigación, y conoce a la sheriff Crane, que se convierte en la compañera de Finch en la búsqueda del agente del FBI perdido cuando parece que hay imitadores de los antiguos asesinos en serie sueltos en la ciudad. Y en un lugar donde lo macabro es tan común como el resfriado, Finch y Crane tendrán que luchar fuego con el fuego...

Williamson (el guionista) desarrolló la idea tras una temporada viviendo en una pequeña ciudad, pero también de estar obsesionado con los asesinos en serie pues el lugar donde él se crió tenía cinco operando al mismo tiempo. Y entonces la chispa creativa despertó: “Todos se preocupan de las familias de las víctimas, pero nunca se habla de las familias de los asesinos, cómo tener un asesino cerca de ellos iba a cambiar sus vidas." Y si ampliamos este concepto a 16 asesinos a lo largo de varias décadas en una pequeña ciudad donde prácticamente todos se conocen entre todos, tienes un planteamiento tan escalofriante como interesante.

El problema es que todos comenzaban a matar después de salir de la ciudad - y por eso nadie de los que vive ahí quiere irse – pero ahora los asesinatos ocurren entre los locales, lo que despertará los miedos y locura escondida entre sus habitantes al tener la presión apretándoles más y más sus cuellos con dientes filosos como un perro rabioso hambriento por sangre.

El que parece el obvio culpable, sin embargo vendría siendo Warren, pues como dijese antes a pesar de que fue llevado a juicio por 45 cargos de asesinato en primer grado - junto con una larga lista de otros crímenes - Warren fue absuelto y ahora vive en Buckaroo con la policía aparentemente viendo todos sus movimientos. Esto hará que todo el pueblo quiera lincharlo y que el hombre que una vez lo atrapó tenga que salvarlo de que sea víctima del miedo que el mismo produjo.

Hablando de Warren, es un personaje que comienza como secundario – a pesar de ser su apodo el que le da el nombre al comic – cuya presencia comienza a incomodar a todos a su alrededor mientras avanza la investigación, permitiendo que Williamson cree más y más suspenso y una ambientación perturbadora sin tener que recurrir mucho a él. Más avanzada la trama sin embargo Nailbiter se hace más y más importante, pero no porque él sea el asesino que buscamos, sino porque todos creen que lo es y él busca divertirse en medio de todo esto mientras es acosado por el pueblo y protegido por su viejo captor.

La personalidad y estilo de Nailbiter es una mezcla de varios otros asesinos seriales de la vida real, como son Ted Bundy,  Richard Ramirez, Jeffrey Dahmer, David Berkowitz, y Ed Gein, así como del ficticio doctor Hannibal Lecter, teniendo algunas referencias del más puro humor negro sobre el caníbal interpretado por Sir Anthony Hopkins. Y al mismo tiempo es un asesino totalmente nuevo que se sostiene por sus propios méritos como personaje, y que ayuda a impulsar la historia. Y su distintiva forma de asesinar lo vuelve un fascinante personaje al cuál explorar sus métodos y forma de razonar.

Y nuestro Nailbiter al igual que los policías y que el agente Carrol, está fascinado y obsesionado por los asesinos que han nacido en la ciudad, decidiendo desde niño investigarlos y desear ser el más famoso de ellos. Buckaroo es su propia Ciudad Gótica, llena de criminales insanos cuyo origen es demasiado interesante para dejar pasar ¿fue el agua que bebieron? ¿es algo genético? ¿la crianza? ¿el demonio? ¿Qué hace que nazca tan frecuentemente el mal en esta ciudad? Esto nos lleva poco a poco a explorar quienes son los 16 criminales


LOS CARNICEROS DE BUCKAROO:

El Asesino Silente – mataba solo a gente que hacía ruido durante las películas

El Quema Libros – Quemaba bibliotecas porque él no sabía leer o escribir

El Silbador – Torturaba a sus víctimas por meses mientras silbaba

El Asesino de los huesos – Se dedicaba a hacer réplicas del símbolo pirata de una calavera con dos huesos cruzándola abajo… con huesos reales.

Los Dos Terribles – Hombre y mujer mellizos, que asesinaban solo a otros mellizos.

La Rubia – Su objetivo eran los hombres que le lanzaban piropos inapropiados en la calle, a los que luego raptaba, cortaba la lengua y sellaba sus bocas.

El Lucha Eliminador: Un luchador enmascarado (tipo mexicano) que viajaba de ciudad en ciudad en eventos de pelea y usaba sus movimientos de combate en el ring para asesinar gente fuera de este.

Walter Kenny – un hombre que quería con muchas ganas saber cuántos payasos podían caber en un auto de payasos… tenía muuuchas ganas de saberlo.

El Asesino de la suerte 13 – envenenaba personas vestido como mago de cumpleaños.

El Asesino WTF – un artista consumado que usaba a sus víctimas como material para su arte abstracto, usando taladros, sopletes, cuchillos, pintura o lo que le inspirase en el momento

Míster Fatal: Mató al menos 40 personas de las maneras más brutales jamás pensadas, todas diferentes por lo que jamás dejó un patrón para seguir, por lo mismo nunca fue atrapado.

El Nailbiter – El asesino que da título a este comic quien disfruta de las uñas de sus víctimas, canibalizandolas hasta el hueso. Fanático de Marvel Comics, cree que Brian Michael Bendis es un peor asesino que él por matar a Peter Parker y Hawkeye; y se lo hace saber cuando el escritor de comics se pasea por el pueblo.


Aún hay 4 por ser revelados, y como se puede ver cada uno es su propio sabor de locura, y tan estrambóticos como para haber salido desde la misma Gótica. Con algunos matando por diversión, curiosidad o empoderamiento femenino, todos estos criminales tienen algo que los vuelve intimidantes y peligrosos, pero Warren los considera simples amateurs comparados consigo mismo. Y esos son nada más los famosos, pues la ciudad está llena de otros dementes dando vuelta que usan abejas, buses escolares y un largo etc. Incluyendo un misterioso Cementerio para Asesinos donde se entierran todos aquellos criminales, pero que es MUCHO más de lo que parece a simple vista; y tenemos a otra gente que si bien no matan, hacen mucho más daño con solo palabras como es el caso del sacerdote del pueblo.

Nuestro protagonista por su parte, el detective Finch, tiene mucho más en común con los asesinos seriales que lo que deja ver, solo digamos que tuvo un accidente cuando interrogaba a un sospechoso en la comisaría ante los ojos de sus colegas. Él sabe las similitudes que posee y por eso lo encontramos en un lugar tan oscuro en su vida cuando comienza la historia. Se hace rápidamente amigo con Crane, quien también tiene sus propias conexiones pasadas con Warren, pero la gente que habita Buckaroo no le podrían importar menos si lo intentase. Solo quiere encontrar a su amigo y vengarlo si está muerto, aunque para eso tenga que lidiar con todos los extraños e inquietantes personajes de este ciudad. Y eso no lo hace nada feliz.

“Nailbiter” gracias a su planteamiento y a la extraña y – por ahora – aún no explicada conexión entre los 16 carniceros que consigue hacer una clase magistral en como crear una trama, una historia incómoda de seguir y muy concisa que de seguro dejará algunos estómagos con ganas de vomitar. Buckaroo tiene un entorno que es verdaderamente inquietante, enmarcado por las fuertes lluvias y perpetuamente nublado. Ese estilo cinematográfico se traslada a las actuaciones, y mientras más tiempo pasa Finch en Buckaroo la sensación de malestar se intensifica con cada página que pasa. Y vemos como a medida que este misterio se desenvuelve, el cuchillo se acerca más y más a las gargantas de nuestros protagonistas amenazando con dar un corte a la yugular que los deje bañados en un tibio río de sangre antes de poder saber que realmente sucede.

En el caso del dibujo, Henderson usa el gore en medida justa, hay cosas que pasan fuera de escena pero otras que te golpean justo cuando la sangre comienza a brotar. No es un comic grotesco ni mucho menos, sino que aplica lo sugerente para construir tensión y solo utiliza lo gráfico cuando dicha tensión consigue su grado máximo. Las portadas – en especial la primera – son muy logradísimas e inspiran ese terror primordial que es su objetivo. Todo el arte aquí más el color que Guzowski le imprime acompaña perfectamente a la narración consiguiendo una gran atmósfera, perfecta para toda esta historia.

“Nailbiter” sencillamente te agarra por la garganta y no te suelta, sumergiendo tu cabeza en una poza de sangre y vísceras mientras avanza la historia por este aterrador mundo de Buckaroo. La premisa es intrigante y oscura, realmente creativa, que te hace reír, temblar y sentir escalofríos; y creo que vale la pena que le des una leída si como yo, buscas algo verdaderamente interesante en el mundo del terror.

9/10


No hay comentarios. :

Publicar un comentario