viernes, 23 de octubre de 2015

Reseña Comic: Batman La Condenación que vino a Gotham


BATMAN: LA CONDENACIÓN QUE VINO A GOTHAM

Editorial: DC Comic
Fecha de Publicación: Noviembre 2000 - Enero 2001
Guionista: Richard Pace, Mike Mignola
Dibujantes: Dennis anke, Troy Nixey
Reseña: Ñoño Cool

Otra reseña sobre un Elseworld, y otra reseña sobre Batman. Pero esta vez es diferente, pues tomamos un tono lovecraftiano steampunk en la década de 1920, con demonios, Green Arrow, no uno sino que tres Robins, el Comisionado Gordon con un sombrero de hongo y Chtulhu en persona haciendo una aparición… y eso es solo el comienzo.

Como ya sabrán, el concepto detrás de los libros Elseworlds es que un personaje del Universo DC se sitúa en otro género narrativo o una situación diferente. "Jinetes de la Justicia", por ejemplo, llevaron la Liga de la Justicia en el Salvaje Oeste y "Shogun de Acero" en el Japón Feudal. "La Condenación que vino a Gotham" lleva a Batman y muchos de sus secundarios y elementos, como la ciudad de Gotham misma al universo de Lovecraft. Los elegidos para el guión fueron Richard Pace y Mike Mignola, creador de Hellboy y su universo ya de por si lovecraftiano, lo que lo volvía la elección perfecta, y si bien no dibuja este tebeo, tarea que está relegada a Dennis Janke y el ahora director de cine Troy Nixey, el estilo visual de Mignola se encuentra presente en todas las viñetas de este tenebroso Elseworld.

Es 1920 y Bruce Wayne regresa a Gotham City por primera vez en muchos años, el Árabe loco preferido de Lovecraft ahora es Ras al Ghul, y su libro del mal “el Testamento de Ghul”, es presentado como la versión alternativa del Necronomicon, este antiguo hechicero planea traer a este plano mortal a cierta criatura y solo Batman puede detenerlo. La introducción de este maligno ser está llena de grandiosa atmósfera oscura y maligna que realmente refleja el espíritu del creador de Chtulhu.


Mignola realmente tiene un muy buen ojo a la hora de combinar varios personajes de Batman con los mitos de Lovecraft, con versiones particularmente fantásticas en la forma de Mister Freeze, Poison Ivy y, por supuesto el realmente aterrador y aún más desfigurado Dos Caras, verlo sentado ahí ya te produce escalofríos, creo que su mera apariencia justifica el crossover de ambos mundos.

Visualmente es donde este comic destaca realmente, cada viñeta luce como algo salido de una pesadilla, jurarías que Mignola realmente metió mano en los dibujos a pesar de que no está acreditado en el asunto, pues su juego de sombras, trazo angulares y coloración opaca pero expresiva que son insignia de todas sus obras están aquí muy presentes.

Los elementos Lovecraftianos son diversos y generalizados en toda la historia. Un poco de Charles Dexter Ward por aquí, una secuencia extendida de Sin Nombre Ciudad por allí, y algún Festival arrojado como previo a la acción , además de lanzar nombres de los dioses de los mitos "Yib-Nogeroth es hijo de Iog-Sotha y aunque él duerme que lleva a cabo la voluntad de su padre", por ejemplo. Otras referencias son hacia Drácula de Bram Stoker, John Constantine, y la Liga de Hombres Extraordinarios.

Hace siglos, los fundadores de Gotham hicieron un trato con el Yib-Nogeroth, asegurando la prosperidad de la ciudad, y la inmortalidad de sí mismos. Finalmente, Yib-Nogeroth volvería. El día, por supuesto, es ahora. La trama se desarrolla bastante bien, con sucesos misteriosos, presagios ominosos, manuscritos desfavorables, y frases de mal agüero.

El tema es que si bien comienza genial, a medida que avanza todo se siente bien apresurado, como si ambos guionistas trataron de meter demasiado en la historia y tienen escasas páginas para desarrollar todos los conceptos. Hay poca sensación de peso a la historia porque no se nos da la oportunidad de sentir realmente lo que hay en juego. Se nos dice que el alma de la ciudad de Gotham está en juego, pero no hemos tenido la oportunidad de ver cómo es la ciudad es en realidad y por qué vale tanto. Quienes están familiarizados con Batman y su ciudad en los comics entenderán, pero alguien que no sigue a Batman sobre una base regular tiene poca y nula inversión emocional. ¿Por qué es el alma de Gotham vale la pena salvar, y por qué es que Bruce Wayne, quien ha estado fuera explorar el mundo desde hace veinte años, se siente tan obligado a hacerlo? Son respuestas que no se te entregan.

Ahora bien, ¿Quién se sentiría interesado en leer un crossover entre Lovecraft y Batman si no conoce bien a ambas partes? así que estas carencias quedan sobreseídas por ese hecho... ya que la gente que busca este tebeo en particular debe conocer al menos una de las partes bien y tener una idea general de la otra como mínimo para interesarse... y es por eso que al enfocarse en un público tan especializado vendió tan poco y son escasas las reimpresiones del material incluso en el ingles original.

Después de Oliver Queen es víctima de la venida del mal, Batman toma las flechas mágicas de Queen y hace se prepara para el final, dispuesto a renunciar a cualquier cosa (incluyendo a su propia humanidad) para detener la oscuridad llega ...

El enfrentamiento final es una pelea mano a mano entre el resucitado Ra's Al Ghul y Batman que me sacó de onda, pues si bien es algo totalmente normal en un comic del murciélago, no encaja con el tono lovecraftiano que venía llevando el tebeo; y como Talia se enamora de Batman y le entrega las vías de escape de la situación también es algo que no corresponde al mundo que habían creado hasta el momento.

De todas maneras, creo que este Elseworld vale la pena leerlo y lo recomiendo si son fans del murciélago y aún mas si lo son de Batman y Lovecraft a la vez, pues si bien no es una mezcla perfecta de mundos, es mucho más que decente y no debió haber caído en el olvido como hasta ahora, merece que más gente la conozca y sepa cuál fue la terrible Condenación que vino a Gotham.

7/10

Post:  Elseworlds por Cyberpatito  (incluye Batman La Tragedia que llegó a Ciudad Gótica)



No hay comentarios. :

Publicar un comentario