domingo, 27 de septiembre de 2015

Reseña Serie de Televisión: Daredevil - Primera Temporada


DAREDEVIL - PRIMERA TEMPORADA

Fecha de emisión: 10 de Abril, 2015
Episodios: 13
Creador: Drew Goddard
Cadena televisiva: Netflix
Reseña: Ñoño Cool

Marvel innegablemente reina suprema como la industria del comic con adaptaciones en el cine ¿no es así? Con 7 años ya dónde han sacado película tras película y TODAS han sido éxitos comerciales – no de crítica, que eso es otra cosa – amasando dinero a toneladas y teniendo a un público cautivo que los sigue religiosamente.

La cosa es ¿Cómo lo han hecho? Con algo que ya es conocido como “La Fórmula Marvel” se puede resumir con unos simples parámetros: “Una historia donde la acción-aventura sea lo primordial, con mucho humor para atraer público de todas las edades, harta palabrería científica, un héroe que sea alegre y sepa bromear, y que tiene que aprender a ser un héroe sin dejar de ser adorable, que tenga escenas de acción donde el CGI sea lo más predominante, el héroe siempre tendrá más predominancia que el villano, el cual tiene un plan que lo involucra tratando de poner sus manos en una cosa de colores ridículamente poderosa, porque el malo de la película quiere conquistar y / o destruir el mundo, todo empaquetado con un ritmo rápido que explote en un climax lleno de CGI, lanza una falsa muerte ocasional en la mezcla y estamos listos.”

Y es una fórmula que funciona, y VAYA QUE FUNCIONA. Nos ha dado películas de calidad y muy entretenidas (excepto Thor 2 e Ironman 2 son películas que detesto) y que con los suficientes giros como Cap 2: Winter Soldier o Guardianes de la Galaxia dejarás a tu público feliz y contento; si incluso Avengers 2 fue vendida como una épica que exploraría la mente de nuestros personajes en una historia pseudoapocalíptica con mucho drama, y terminó siendo la misma fórmula de siempre. Porque realmente no quieres alejarte de lo que funciona si la crítica y fans te alaban sin cesar.

Eso es en el cine claro, pues en la series de tv es otra cosa… y no digo que cambien la fórmula, pues Agents of SHIELD y Agent Carter siguen esta casi religiosamente sino que lo hacen con mucho menos éxito. Esto llevó a que Marvel tomara lejos la apuesta más arriesgada en toda su carrera con Daredevil para Netflix.

Y es simplemente porque es casi todo lo contrario a la carta ganadora del MCU: En este show prima el drama, el humor está casi ausente, nuestro héroe es un hombre profundamente torturado con una personalidad fría, todo se centra en un mundo más sucio y realista, con ambientaciones, escenas y acción donde predominan los efectos prácticos y los actores en vez de cosas digitales, con héroe y villano compartiendo la misma cantidad de exploración, y entregándonos un antagonista comprensible y muy interesante con un plan distinto al acostumbrado, dueña de un ritmo de lento avance que se mueve en un mundo de sombras y crueldad, donde cada muerte pesa y todo tiene consecuencias. Aquí son los personajes y la trama la que te hace quedarte a ver más en vez de solo uno de esos elementos, y enfocada no a un público de “todas las edades”, sino que derechamente buscando la audiencia más adulta.

Desde el primer episodio nos entrega todo esto sin engaños, muy directo y diferente a lo acostumbrado, lo que es totalmente refrescante en el panorama comiquero actual. Y lo mejor de todo es la enorme solidez que posee en prácticamente todos los niveles. Puede que el capítulo 1 no sea una cosa que digamos fantástica, pero cuando llegas al final del segundo y observamos esa secuencia de lucha en el pasillo, creo que después de ese punto ya no habrá manera de parar y tendrás que ver capítulo a capítulo todo el camino hasta el final de la temporada.

Uno de las grandes ventajas de “Daredevil” por sobre las series comunes es la plataforma elegida para exhibida. Obviamente hablo de Netflix, donde los espectadores no tienen que esperar largos meses para poder ver un episodio a la semana sino que tienen todos los episodios liberados al mismo tiempo y uno puede así ver toda la narrativa continuamente pudiendo sumergirse con mucha más efectividad en este mundo que con cortes semanales. Y que como Netflix es el hogar para el contenido para audiencias maduras, no tuvieron drama a la hora de llevar la violencia, drama, y situaciones al máximo potencial que exigía la trama sin miedo a la censura.

Charlie Cox como Matt Murdock/Daredevil es simplemente perfecto, realmente interpreta a un hombre torturado con ciertas habilidades detectivescas trata de salvar una ciudad corrupta con fuerza bruta e inteligencia, mientras trata de reconciliarse con el problema filosófico de entregarse a su lado oscuro en un esfuerzo de seguir un estricto código de justicia con muchos aires al Daredevil de Miller o Batman Año Uno, escrito por el mismo Miller; pero nuestro héroe también aquí puede ver el lado alegre de las cosas a pesar de que no quiera mostrarlo, no es 100% oscuro en sí mismo, pues está en un perpetuo camino por ver la luz a pesar de que sabe necesita moverse en las sombras. Es una actuación totalmente sólida y creíble, puedes sentir el dilema por el cual pasa y la forma en cómo se demuestran sus sentidos aumentados es totalmente minimalista contrastando nuevamente con la fórmula Marvel y con lo visto en la película de Daredevil con Ben Affleck en el papel.

Todo el resto del cast está a un altísimo nivel actoral, desde Deborah Ann Woll como Karen Page, Toby Leonard Moore como Weasley (AMO a este personaje), Vondie Curtis-Hall como Ben Urich a Bob Gunton como Leland y Wai Ching Ho como la intimidante Madame Gao. E incluso personajes menores como el sacerdote entregando escenas con mucho sentimiento a pesar de que el héroe y el hombre de fe en una conversación es uno de los clichés más antiguos del género negro al que Daredevil apunta; y eso habla muy bien no solo de los actores sino que del guión.

Me gustaría destacar algunos personajes dentro del cast, como es Scott Glenn e el rol de Sticks, este maestro que es una mezcla entre Mister Miyagi y Clint Eastwood con una personalidad realmente fantástica, serio, cruel, muy estricto y frío pero sabio y totalmente hábil, creo que es el mejor personaje que Glenn ha interpretado en toda su carrera.

Otro que destaca y lejos LEJOS se roba toda escena en la que aparece es Vincent D’Onofrio como Kingpin. Solo por este personaje yo les digo que la mejor versión de Daredevil es la con las voces originales, pues de otra manera no podrán apreciar la gran cantidad de matices que Vincent puede transmitir con simples inflexiones de su voz. La manera en como lo construyen primero como una fuerza casi omnipresente de la que hasta los más violentos y sádicos criminales están aterrados es perfecta, muy cercana a la que tuvo Keyser Soze en la película "Usual Suspects"; y cuando por fin lo podemos ver, este psicópata es de una clase muy especial.

Es totalmente diferente al que hemos visto en la película de Daredevil con Afleck, o en la serie animada de Spider-Man en los 90. Tímido y torpe en las citas o a la hora de relacionarse con otra persona en general, casi autístico en como habla entre susurros o voz totalmente calmada, pero es al mismo tiempo totalmente aterrador, porque cuando te mira sientes que sus ojos están viendo a través tuyo, y que en cada pausa de su calmada voz hay una rabia contenida esperando furiosamente por salir, pero la controla perfectamente… o eso te hace creer, te pone totalmente de los nervios. Es alguien que está tan incómodo siendo si mismo pero que al mismo tiempo parece dueño de una confianza que le hace intimidarte cada vez que aparece en cualquier lugar; solo Madame Gao es capaz de intimidarlo a él, el resto simplemente le teme y tiembla.

Y cuando realmente pierde la calma las cosas se ponen interesantes, el tipo realmente es totalmente impredecible como demente criminal, puede sacarle la cabeza a un tipo con la puerta de un auto sin pensar siquiera que su acción podría traerle cientos de represalias más adelante, simplemente no le importa, pues la rabia que mantiene tan a raya puede explotar en los momentos menos inesperados. Además, la forma en cómo construyeron su pasado te hace empatizar en cierta manera con él y el gesto que su madre tiene después de cierto incidente bien definitivo con su padre te hace pensar si la locura no viene de familia. Esto a mi gusto lo transforma no solo en alguien complejo, no solo en una figura profundamente aterradora, sino que en mi villano favorito de todos los que Marvel ha puesto en el cine o series live action por un amplio margen. Digo… estuve citando la línea “You embarrass me in front of her!!! You embarrass me in front of her!!” Por semanas de lo intensa que fue.

En el área de intereses románticos tenemos a Rosario Dawson, quien no solo es una gran actriz, siendo la confidente de Daredevil, quien lo apoya y cuida, sino no que avanza por todos los clichés románticos tan predecibles con Matt Murdock en solo un episodio terminando su relación rápidamente en vez de darnos la dolorosamente cansina relación que tiene constantes rompimientos y reconciliaciones en otras series de superheroes que es LEJOS la peor parte de estas. Así que Daredevil se gana otro punto más por hacer de este aspecto algo muy acotado y digerible.

Vanessa, la pareja del Kingpin por otro lado no solo no termina con él apenas ve que es un criminal demencial, sino que eso la fascina más y más y lo comprende creando una relación fascinante, no sabes si ella está tan loca como él y por eso lo ama incondicionalmente, o si realmente solo lo está usando y manipulando para conseguir sus propias metas torcidas. Ayelet Zurer verdaderamente se luce en el rol.

Siguiendo con sus puntos fuertes, tendría que destacar el tono oscuro, sucio y a falta de otro adjetivo “realista” que posee la serie en comparación con otras series de tv en DC Comics o la misma Marvel. Es una revisión totalmente sombría del personaje que se opone a toda la alegría en el cine, así como DC apostó por la alegría y colorido en la serie de Flash mientras que en el cine, son oscuros y sombríos. Un interesante giro a las cosas que nos demuestra que no debemos encasillar a ninguna editorial realmente pues ambas están pensando en actuar fuera de su área de comodidad.

Y en un medio lleno de series que apuntan al público adolescente o juvenil, Daredevil sin duda quiere alcanzar al público adulto que exige otro tipo de tramas y personajes, y que lo consigue brillantemente gracias a secuencias muy crudas de violencia perfectamente ejecutadas. Las escenas de acción en todo el show son de los mejores momentos en cada capítulo, en especial la lucha final en el pasillo en el episodio 2, y el enfrentamiento entre Matt y Nobu en la guarida del Kingpin.

Un aspecto que me gustaría destacar con mucha fuerza, es que a pesar de estar conectada con el MCU y tener referencias a este e incluso un cameo sutil de Stan Lee, la serie no necesita echarnos en cara cada 5 minutos que es parte del mismo universo que los Avengers, que sus personajes saben quién es Thor o cosas así como Agents of SHIELD desesperadamente hace en todos los episodios de la primera temporada, y si no fuera porque se agarró del éxito de Capitán América Winter Soldier no hubiese llegado a la segunda temporada; no. Daredevil no tiene que recaer en “Mírenme soy de Marvel!! Mírenme fans que soy de Marvel y conozco a Tony Stark!!” para nada, simplemente entrega referencias rápidas y en justa medida para pararse con méritos propios y orgullosamente mostrarnos un producto que perfectamente puede sostenerse como algo independiente a pesar de pertenecer a un conjunto mucho más amplio.

La dirección de cada capítulo es magnífica, la persona tras la cámara realmente sabe lo que hace. Cada toma está perfectamente editada, perfectamente construida y a pesar de que cada capítulo forma parte de un todo y tiene elementos que prosiguen episodio a episodio, cada uno goza de un sabor propio y pueden ser algunos joyitas televisivas como es el capítulo 4 donde se introduce a Kingpin.

Y algo que muchas reseñas de esta serie pasan lamentablemente por alto, es el sumo cuidado y preocupación que se le otorga al aspecto sonoro. Todo está creado para enfatizar el audio en cada escena y así conectar más con nuestro ciego protagonista, puedes sentir cada paso en la habitación, cada latido de un corazón o el impacto brutal de todos los golpes que vez en pantalla casi sintiendo el dolor que estos causan.


Ahora, basta de alabanzas porque es hora de irnos a los aspectos negativos de la serie, porque aunque no lo crean “Daredevil” para Netflix no es perfecta. Primero Foggy Nelson… como me molestaba este personaje en los primeros 8 episodios de la serie, no solo porque Elden Helson desentonaba mucho en calidad actoral con el resto del elenco, sino porque nunca pude empatizar con el personaje para nada, se me hacía molesto. Esto se me hizo muy patente en el episodio 10 llamado “Nelson v. Murdock” donde las verdades salen a la luz entre los dos amigos, y por primera vez en cualquiera de los capítulos de la serie, me aburrí… ¿por qué? Porque se alargó el conflicto 20 minutos demás, para una serie con un guión tan cuidado y que transmite tanto rápidamente, aquí se perdieron muchos minutos que podríamos haber pasado en otra cosa y en cambio nos los sobrecargaron con Foggy… Aunque para ser sinceros, el personaje jamás fue interesante en los comics tampoco sino hasta que se enfermó de cáncer. Lo positivo es que en los capítulos finales se redime como personaje en cuanto a personalidad se refiere y se vuelve más interesante… aunque sea un poco tarde. Esto claro está, como todo en la reseña es una mera apreciación personal.

Otro aspecto negativo, pero mucho menos notorio es que a veces el show nos manipula emocionalmente para que conectemos con algunos sucesos que le ocurren al cast secundario y que sucede no con frecuencia pero cuando pasa es algo molesto. Esto se puede rápidamente obviar cuando tu serie también contiene una de las mejores coreografías de lucha en la tv, diálogos y actuaciones maravillosas y una dirección magistral… y ya volví a alabar la serie.

Ok, vamos con otro negativo y esta vez me concentraré un poco más… esta vez son dos cosas muy puntuales, el destino final de Weasley y el traje rojo. Lo primero sucede de una manera tan poco creíble y fuera de personaje para Weasley sin mencionar que DOLOROSAMENTE ESTÚPIDA que me sacó de onda cuando lo vi, podemos hablar de que el exceso de confianza le jugó en contra al malhechor y era su primera vez intentando algo como esto así que su inexperiencia también se sumó a esto, pero lo siento… me pareció demasiado estúpida esa escena a pesar del fuerte poder emocional que trajo consigo después. Y sobre el traje rojo… no me gusta como se ve, y la manera en cómo creaban y creaban interés mientras estaba listo para traer un look que no pasa de un “ok” me decepcionó; digo si Marvel pudo hacer lucir genial un traje tan ridículo como el de Thor en el cine ¿cuándo podríamos ver lo mismo para Daredevil? Bueno, tengo fe de que eso se mejorará en la segunda temporada.

¿Y saben qué? todos estos contras son pequeñas notas a pie de página comparados con los aspectos positivos que tiene el show, solidificando a “Daredevil” como la serie de comics más sólida allá afuera, no digo mejor porque eso sería asumir mucho cuando yo no he visto The Walking Dead o The Strain y estaría generalizando, pero sin duda es la mejor que he visto con mis propios ojos hasta ahora. Creo que si ya no la han visto deberían verla y darse cuenta que tal como hizo “The Dark Knight” o “Capitán América: The Winter Soldier” para los superhéroes en el cine, “Daredevil” en Netflix lo hizo para los mismos en la tv; me refiero a ser un producto muy difícil de encasillar que trasciende la mera denominación como “serie sobre comics”. Se las recomiendo con ganas, no se van a arrepentir

 8.5/10





No hay comentarios. :

Publicar un comentario