sábado, 19 de septiembre de 2015

Reseña Comic: Planeta Hulk



PLANETA HULK

Editorial: Marvel
Fecha de Publicación: Abril 2006 - Junio 2007
Escritor: Greg Park
Dibujante: Carlo Pagulayan
Entintador: Jeffrey Huet
Colorista: Chris Sotomayor
Reseña: Ñoño Cool

Definitivamente una de las mejores historias sobre el gigante verde, una de los arcos argumentales más importantes en los últimos 10 años para el personaje y la historia que dio el puntapié inicial a una nueva era de relevancia para Hulk, que se traduciría en el maxi-crossover “World War Hulk”.

La historia se desarrolla en el planeta Sakaar en la misma época donde los héroes que se quedaron en la Tierra estaban adentrándose en lo que sería la destructiva “Guerra Civil” por el tema del registro superheróico. Son 14 números divididos en 4 partes: Exilio, Anarquía, Lealtad y Armagedón, cuyos últimos 2 números funcionan como prólogo a la WWHulk.

Todo comienza cuando un robot pretendiendo ser Nick Furia convence a Hulk que arregle un satélite militar fuera de control que es una amenaza para la Tierra, pero es todo un engaño elaborado por los Illuminati (un grupo secreto de Marvel que en ese entonces estaba formado por Stephen Strange el Hechicero Supremo, Tony “Ironman” Stark, Charles Xavier patriarca mutante, Namor señor de Atlantis, Reed Richards líder de los 4 Fantásticos y Black Bolt Rey de los Inhumanos) cuyo propósito es enviar al monstruo gamma a un planeta pacífico donde no pueda hacer más daño, pues lo consideran un peligro extremo para la humanidad debido a su naturaleza incontrolable e impredecible.

Esta drástica decisión fue tomada después de ver como Hulk causaba demasiadas muertes en una de sus tantas luchas y eso fue la “gota que colmó el vaso” para los Illuminati, auto-designados los seres más capaces del planeta y protectores secretos del mismo. El problema radica en que el gigante verde obviamente no está contento con dicha revelación y en su furia golpea la nave y cambia su curso, ahora en vez de ser enviado a un planeta de pura paz y tranquilidad termina siendo absorbido por un agujero negro y aterriza en un mundo que vendría ser el opuesto del plan original.

El lugar es el antes mencionado planeta Sakaar, uno de los lugares más peligrosos del universo, que está gobernado por un monarca conocido como “El Rey Rojo” quien gobierna la tierra con puño de hierro a todos las razas esclavizadas que ahí habitan. La diversión principal del populacho así como de la clase dominante son las luchas a muerte en el coliseo, donde los prisioneros nativos de Sakaar o los viajeros intergalácticos atrapados son forzados a asesinarse.

Hulk siempre ha estado acostumbrado a ser alguien cuya mera imagen aterroriza a los más valientes, a ser alguien al que todos rehúyen en vez de enfrentar por su enorme poder, a ser el “más fuerte” – aunque eso es debatible – no solo del planeta Tierra sino que de todos los otros planetas donde ponía su enorme pie verde. Es por ese motivo que cuando se le acercan gente en armaduras exigiendo que se rinda o será sometido, obviamente no les hará nada de caso y simplemente irá todo “Hulk aplasta” sobre sus traseros; el problema es a pesar de toda su ira acumulada lo derriban rápidamente de un solo disparo de una de las armas que ellos portaban, le ponen un “disco de obediencia” y lo capturan como si de un pequeño niño inofensivo y llorón se tratase.

Hulk entonces es llevado al homólogo de este planeta de un circo romano donde tiene que luchar por su vida. La pasa realmente mal en el proceso al comerse unas buenas palizas, pero como era de esperar los vence a todos, y se gana un lugar en la “escuela de gladiadores”. Este grupo son luchadores con mucho potencial que se enfrentan a los oponentes más peligrosos que la arena tiene que ofrecer, para deleite de los espectadores. Dada su enorme fuerza, resistencia y amor por la violencia, Huk comenzará a ser el “Máximo Décimo Meridio” de esta historia, y despertará gran interés y apoyo por parte de la gente que ve los combates pero por sobre todo por el Rey Rojo y su  guardaespaldas Caiera, quienes lo ven como una potencial amenaza para el imperio.

- Punto a parte, siempre pensé en Sakaar como el Apokolips de Marvel, un mundo donde solo puedes acceder por un portal – boomtube en DC, agujero negro cuasi inexplicable aquí – que es uno de los ambientes más peligrosos del universo respectivo, con prisioneros forzados a matarse entre ellos – la arena de las Furias en el Cuarto Mundo, el Coliseo sakaariano aquí – hay gente insectoide poblándola – parademonios allá y cucarachas acá – hay gente calva y que se viste con ropajes de climas áridos – lowlies allá, acá una raza grisásea y otra roja  – tienen a un gobernante tiránico cuya palabra es ley que se deleita con la sangre y matanza, y el cuál posee una guarda de élite liderada por una mujer quien es la más poderosa de ellos – Big Barda en DC, Caiera en Marvel – y los paralelos siguen. Fuesen mera coincidencia o construidos a propósito, se logra crear este ambiente de hostilidad enorme a la que nuestro protagonista estará sometido y tendrá que conquistar. -


Volviendo a la historia, un día en la arena de combate el Rey Rojo en persona quiere poner fin a la fama de este Hulk y elige enfrentarse a él en combate singular. El gobernante supremo de este planeta es alguien muy poderoso que no solo jamás ha perdido un combate sino que tampoco ha recibido ninguna herida en los que ha participado, es un oponente de mucho cuidado para cualquiera que se le ponga en frente. Enfrascados en la lucha Hulk consigue lo imposible: le corta el rostro con un sólido golpe de espada, Caiera inmediatamente reacciona y va en su ayuda, y el Rey Rojo toma esta chance y distracción para dejar inconsciente al gigante verde de una buena vez y que todos vean que él aún es un campeón indiscutido y debe ser adorado y temido por todos. El problema es que cada asistente en la arena ha presenciado cómo este recién llegado a herido al rey invulnerable rompiendo el mito y creando su propia leyenda debido a este hecho.

Hulk entonces regresa a la escuela de gladiadores – y los que hemos visto la película Gladiador o el show Spartacus sabemos que estas instalaciones son cárceles con camas en el suelo arenoso, donde todos los días te bates a muerte, recibes poco alimento y lo de “escuela” se resume en entrenarte en combate para que dures un poco más dando entretención a la hora de sacarle el ojo a alguien con tu espada – donde el gigante gamma terminará a pesar de su reticencia y por las malas haciéndose amigo de un grupo de prisioneros en su misma condición.

Los que componen este “equipo” son Korg, un enorme guerrero hecho completamente de piedra perteneciente a la misma raza que apareció en el ya mítico “Journey into Mystery #83” la primera aparición de Thor el dios de trueno, donde eran sus oponentes; Guerrera Prime la única sobreviviente de la raza de los Brood – el Nido como se le conoce en español – unas criaturas que podrían ser descritas como los “Zerg” de Starcraft versión Marvel; Miek una cucaracha antropomórfica miembro de una de las 3 especies natales de Sakaar; Elloe miembro de los soldados de la resistencia contra el Rey Rojo que fue castigada por su desafío a ser gladiadora; y lo cierra Hiroim, quien tal como Caiera es un guerrero “Sombra” con ciertas habilidades geománticas.

Entre combate y combate Banner jamás se aparece porque debido al hostil ambiente Hulk se mantiene enojado y tenso. Dado esto Hulk va ganando mucha mucha más fuerza y sobretodo experiencia en el arte de ser un gladiador curtiéndose como un guerrero poderoso y comenzando el camino a ser a la discutiblemente será su forma más poderosa en la saga posterior. Entre los tantas luchas que tienen que sortear la que más se destaca – por obvias razones – es uno donde Hulk debe enfrentarse al conocido heraldo de Galactus y surfista cósmico de profesión Estela Plateada – Silver Surfer – quien al igual que nuestro protagonista fue absorbido por este extraño e inexplicable agujero negro y al aterrizar le fue implantado un disco de obediencia que le obliga a luchar en el coliseo y que lo priva de todos sus poderes cósmicos. La pelea entre este cada vez más poderoso Hulk y sus warbounds – como se llama el equipo – contra un muy debilitado Estela Plateada es BRUTAL y el monstruo gamma sale vencedor después de una sangrienta muestra de violencia. Como resultado de este combate Hulk destruye el disco de obediencia del heraldo de Galactus liberándolo de su cautiverio y reconectándolo al poder cósmico; gracias a esto aprovecha de liberar a todos los prisioneros incluidos nuestro verde amigo y sus colegas.

Libres de sus cadenas, ellos escapan y en el proceso los habitantes de Sakaar comienzan a resucitar una vieja leyenda que profetiza entre la gente sobre un libertador cuya sangre trae nueva vida al planeta y que será quien ponga fin a las décadas de tiranía del Rey Rojo. Y después de ver muchas pruebas todos parecen creer que el guerrero prometido es Hulk.

A partir de ahí el resto de la historia es sobre la rebelión liderada por Hulk contra el tirano. Gracias a la creciente popularidad del gigante verde por la leyenda irá ganando masivo apoyo por parte de los ciudadanos del planeta y esclavos liberados por el grupo. Tal es su influencia que la misma Caiera tiene que ir a enfrentarlo pero se termina por pasar a su lado cuando se le abren los ojos sobre la clase de monstruo abominable a la que ella había jurado proteger. Caiera comenzará como una soldado más, pero rápidamente la pasión irá despertándose entre ella y Hulk transformándose en compañeros de armas y amantes al punto que ella jugará uno de los roles más fundamentales en la vida de Hulk, sus historias futuras y los hulks por venir.

 Después de varias luchas, alianzas y otros avances, llega el esperado enfrentamiento final entre Hulk y el Rey Rojo que se resuelve tal como cualquier buena pelea que involucre al goliat esmeralda: una salvajemente brutal pelea a puño limpio.

Finalizado esto y derrocado el villano, Hulk se erige como nuevo monarca absoluto de Sakaar con el apoyo de toda su gente y con el amor de Caiera a su lado, la cual está embarazada de su hijo. En medio de la reconstrucción del planeta sucede algo totalmente inesperado que destruye completamente cualquier esperanza de vida pacífica para Hulk, y todo parece indicar que los responsables de esto son los Illuminati, la misma gente que lo mandó al exilio en el espacio profundo. Por esto y más furioso que nunca antes en toda su vida, decide regresar a la Tierra, pues está rabiosamente ansiando una dolorosa venganza sobre todo aquel que sea responsable sobre lo sucedido.

Sin mentirles, esta es mi historia preferida de Hulk. Greg Pak con esta no solo sacó nuevamente a flote a un personaje que hasta ese entonces se encontraba sumido en el barro de la mediocridad, sino que dio el primer gran paso para que Hulk volviese a estar en el podio de los grandes de Marvel. Si bien podríamos quejarnos de que Bruce Banner está ausente en el 99% de la trama cortando una de las mitades y personalidades que componen al personaje y le entregan ese toque distintivo de dualidad siempre en eterno conflicto, no se echa para nada en falta ya que la forma en cómo desarrollan aquí a Hulk es magnífica. N   o es más el monstruo lleno de rabia sin cerebro y nada más, o que para volverlo interesante debíamos mezclarlo con Banner en su personalidad; no, aquí es Hulk puro el que desarrolla una personalidad propia mucho más marcada, que tiene amistades reales, una cruzada que siente suya y una mujer a la que ama intensamente. No es Betty Ross quien se enamoró de Banner, y a quien quiere solo porque Banner le dice que la quiera, Caiera se enamoró de Hulk y es Hulk, no Banner quien está enamorado de ella.

Park nos entrega una historia en la que podemos encontrar elementos de Gladiador, Espartaco, y Conan el Bárbaro. Donde un Hulk realmente cansado del mundo a su alrededor termina por hacerse amigos y sentir amor en el lugar más inhóspito del cosmos. Y como no, la tragedia al final de todo corona de manera amarga un gran arco argumental que es la antesala de la venganza del monstruo gamma sobre los verdaderos “monstruos” que causaron eso. Y Park sigue revitalizando al personaje en “World War Hulk” – la que a pesar de sus agujeros argumentales y puntos de trama forzados, disfruté de muy buena gana – y “Skaar el hijo de Hulk” construyendo una nueva mitología para el gigante verde.

En cuanto al dibujo, tengo que decir que, tanto el entintador, colorista y Pagulayan en los lápices crean una perfecta la atmósfera para este mundo alienígena de gladiadores, con muy buenas y constantes secuencias de lucha que logran hacerse lucir al verdoso y la ocasional emocional entre todo la acción también muy bien detalladas. Realmente cumplen con la tarea encomendada en esta saga.

Además no es malo mencionar que el año 2010 Marvel sacó una película animada basada en este arco con el mismo nombre, dirigida por Sam Liu que es de 1 hora 20 minutos donde se resumen muchas partes de la historia y Estela Plateada es reemplazado por Beta Ray Bill pero el espíritu del comic está siempre presente y a mi gusto es una de las únicas 2 o 3 películas animadas realmente buenas que tiene Marvel, lo que es una pena si se las compara con la altísima calidad de las numerosas animadas en la vereda del frente por parte de DC Comics. Supongo que Marvel tiene sus fichas apuntadas en los live actions, cosa que le ha resultado de maravilla como vemos en la taquilla del MCU.

Volviendo al comic en sí, es como dije antes mi historia favorita del Goliat esmeralda, una mezcla perfecta entre Conan, Spartaco y Hulk que creo que todo fanático del personaje debería echarle una buena leída, así como todo fan de Marvel y las historias de acción pura y dura en general.

8.5/10


No hay comentarios. :

Publicar un comentario