martes, 4 de agosto de 2015

Reseña Película: Los Increíbles


LOS INCREÍBLES

Fecha de Estreno: 5 de Noviembre, 2004
Director: Brad Bird
Guionista: Brad Bird
Productora: Disney/Pixar
Reseña: Ñoño Cool

La primera película donde Pixar se dejó llevar por la fiebre superheróica en los días en que esta estaba recién resurgiendo, y en vez de tomar una propiedad ya existente de los comics elige crear su propio equipo más adecuado a su propio estilo, humanizando más a los personajes mientras balancean desarrollo de personajes con acción, sentido del humor e imaginación. Y es una de las muchas películas animadas de Pixar (Toy Story 1, 2 y 3; Buscando a Nemo, Up, etc) , que con ayuda de otras traídas por Dreamworks (Shrek, Cómo entrenar a tu Dragón, etc) que han puesto a la animación en una nueva luz, no como algo meramente infantil o un género per sé sino que como otra forma de crear arte. Cosa que cualquiera que siguiésemos los trabajos de Miyazaki (Mi Vecino Totoro, El Viaje de Chihiro, la Princesa Mononoke, etc) ya sabíamos hace décadas.

"Los Increíbles" nos narra las aventuras de Bob Parr (Mr. Increíble) y Helen Parr (Elastigirl), quienes fueran superhéroes en sus tiempos de gloria antes de que se viesen forzados a abandonar esto por órdenes del gobierno, y terminaran criando una familia como cualquier civil, llevando una vida lo más normal posible con sus tres hijos Violeta, Dash y Jack Jack quienes también presentan superpoderes y tiene que aprender a ocultarlos. Cuando Bob recibe un comunicado extraño que lo tienta a través de su necesidad de revivir aquellos días de aventura y proteger al inocente, termina involucrando a su familia en una historia de venganza que involucrará el sueño del ex Mr. Increíble: Salvar al mundo de un supervillano. Aunque las cosas pueden no salir como se esperan.

Por esto, “Los Increíbles” es una película de aquellas, con una mirada más hogareña que los luchadores contra el crimen. Una película que mezcla lo familiar, con los elementos pertenecientes al comic-book, a la fantasía, el género de espías e incluso algo de ciencia ficción marcando un antes y después en cuanto a lo que Pixar haría posteriormente con otras producciones apostando más y más a explorar el lado humano de sus protagonistas – olvidémonos de las horrendas “Cars”, “Planes" y toda esa basura comercial – con hermosos diseños y un gran y memorable guión. Y a pesar de ser sobre gente con superdpoderes considero a este film como uno de los más adultos dentro de Pixar, por los temas familiares que toca y cómo los toca, haciendo referencia a algunos tópicos de pareja que los más pequeños no entenderán.

Está claro que esta película tendrá una lectura diferente si eres niño o adulto, pero ambos la disfrutarán por igual. Esto se debe totalmente a que esta historia viene desde el imaginario de Brad Bird, quien ha guionizado muchos episodios de “los Simpsons” – los clásicos y memorables – y nos trajo una película conocida como “El Gigante de Hierro” la cual muchos aman pero tristemente pocos conocen.

Desde la primera escena donde nos muestran la edad de oro de los superhéroes antes de que el gobiernos fuese tras ellos por demandas de daños materiales y psicológicos por parte de la gente que ellos mismos salvaban, nos damos cuenta que la animación no pretende representar gente real sino que son modelos caricaturescos tanto en sus cuerpos y expresiones faciales que los transforma en algo realmente como salido de un comic clásico y gracias a sus acciones, personalidades y diálogos se contrasta este estilo con una humanidad muy profunda. El señor Parr en particular está pasando por la crisis de la mediana edad justo cuando está condenado en un trabajo aburridísimo y sin muchas esperanzas como un simple agente de seguros en un cubículo de oficina que le queda pequeño dado su enorme tamaño.

Este es el castigo de la propia sociedad que él ayudó, el transformarse en un gris empleado tras un escritorio, viviendo el “modo de vida americano” mientras enfrenta los problemas típicos del trabajador de todos los días: el peso de la rutina y la falta de oportunidades de avanzar y hacer algo realmente importante. Esta forma de cínica crítica a la mediocridad de los suburbios para poder aterrizar a los personajes a una realidad relacionable.

Esta película además toca temas como el ser anormal y lo que eso conlleva entre la gente común, el rechazo de la sociedad que esto produce… la dolorosa marginación; el problema que es encontrar una identidad propia como personal y luego perderla, crisis de pareja, unión de familia, el efecto que los medios y la opinión pública tiene sobre la vida cotidiana. Donde la diferencia debe ocultarse ante una sociedad que desprecia lo diferente; algo como pasa con X-Men pero en un acercamiento ligeramente más Watchmen dado que el prejuicio aquí se suma a un decreto gubernamental que obliga a los héroes a ser simples civiles.

Por eso el señor Parr aquí vendría siendo nuestro Hollis Mason. Este nivel de complejidad pocas veces apreciada en la primera visionada del film, donde la frustración es una fuerza primaria que mueve a nuestro protagonista – porque aunque esta película se llame “Los Increíbles” es protagonizada por el padre de familia y esta son solo personajes de apoyo – permite al espectador poder disfrutarla de manera diferente al verla más veces. Primero como una entretenida película de acción aventura, y después como el viaje de un hombre atrapado en la mediocridad que sueña con revivir lo que fue.


Otra cosa que ayuda a disfrutar la película y verla varias veces son la gran cantidad de parodias, guiños y homenajes al mundo del comic que son imposibles de identificar todas a la primera. Desde Superman, Flash, Iceman, los 4 Fantásticos, hasta Watchmen y Spiderman. Incluso hay referencias fuera del mundo comiquero pero que hacen alusión a íconos del cine como Star Wars, Matrix y James Bond.

El ritmo de la trama, así como su tono, estilo y diálogos son geniales y atrapan desde un inicio gracias a su enorme ingenio y una familia perfectamente construida, donde los superpoderes marcan ciertos aspectos de la personalidad; ya sea un padre con superfuerza que es tosco y rudo a pesar de ser muy tierno, una madre con el poder de la elasticidad que es muy flexible a los cambios y problemas en su casa, una hija que se puede volver invisible y por lo mismo es extremadamente tímida, y un chico con supervelocidad que obviamente es travieso e hiperactivo. Además de un bebe de unos escasos meses que no tenemos idea cuáles son sus capacidades.

El villano también es interesantemente construido como un ser nacido gracias a que la persona a la que más admiraba lo despreció en su niñez. La motivación es algo cuestionable pero muy entendible al ser algo sucedido en la más tierna niñez, donde uno de tus héroes, ese que a todos cuida e inspira con su actitud te mira en menos cuando eras un niño es un MUCHO más poderoso trauma y punto de quiebre en vez de digamos, que te desprecie tu héroe, el cual sabes que tiene una personalidad de ególatra idiota en tu adultez y te vuelvas loco por dicho suceso sabiendo lo probable que era que eso sucediese; como es el caso de Killian casi 10 años después en Ironman 3. Syndrome viene de un trasfondo más idendificable… aunque su actitud como villano es bien cliché… aunque siento que lo volvieron cliché a propósito como una especie de sátira.

Y como no, los personajes de apoyo igual destacan mucho, pue Frozone y su escena con su esposa cuando busca su supertraje; Y Edna Moda y la parte del “No Capas” son dos de las secuencias vez más memorables en toda la película y son protagonizadas por secundarios, lo que habla muy bien de Bird y su trabajo de caracterización.

En cuanto a la animación de esta película, es una verdadera genialidad. Tiene un sabor y estilo caricaturezco como dije antes pero también muy clásico a los años 50, con un toque bien pulp, y las ciudades rememoran a la Metrópolis de la película de Superman que salió el 78. Además el uso de gadgets, robot y escondites estrafalarios para los villanos son muy a la películas de espías setenteras tipo James Bond también. Las escenas de acción, explosiones y reacciones de los protagonistas a estas se sienten muy reales y son un agasajo a la vista.

Las rederizaciones del agua y la vegetación son de lujo, con tanto detalle que se siente el esfuerzo y cariño puesto en cada parte, lo mismo las texturas, y juego con luces y sombras, estas últimas respondiendo a las escenas como lo harían en una película live action. Y por qué no, también aplaudir a la banda sonora de Giacchino y Simonec (los googlee para no equivocarme con sus nombres) que recuerda a las de las películas de James Bond y le entrega una gran energía a todo el conjunto.

Una fantástica película con mucha emoción, sensibilidad, diálogos memorables, buenas dosis de humor, toques de parodia, personajes carismáticos, secundarios más que geniales, con animación de primera, gran sensación de aventura, que repasa temas como la pérdida de la libertad personal, la posible infidelidad, tortura, violencia y muerte; pero sobretodo que enfatiza el concepto de familia, ese algo que tiene lazos de unidad y apoyo inquebrantables. "Los Increíbles" es una de mis películas animadas de Pixar favorita, que me sorprendió cuando se estrenó y que veo cada vez que puedo, gracias al cuasi perfecto conjunto que la compone.

Solo me queda decir dos cosas más: primero, no puedo esperar más por la secuela hace poco anunciada, y más en esta época donde los superheroes están en la cúspide de popularidad en el mundo del cine, por lo que espero muchas cosas asombrosas en el futuro; y segundo: NADA DE CAPAS!!! 

9/10 



Enlace Externo: Los Increíbles


No hay comentarios. :

Publicar un comentario