viernes, 14 de agosto de 2015

Reseña Película: Batman Under the Red Hood


BATMAN: UNDER THE RED HOOD

Fecha de Estreno: 27 de Julio, 2010
Director: Brandon Vietti, Brad Bird
Guionista: Judd Winick
Productora: Warner Bros. Animation
Reseña: Ñoño Cool

Las películas animadas DC se han destacado por su tono adulto, con gran desarrollo de personajes, animación de primera y sobre todo por su alta calidad. Y “Batman: Under the Reed Hood” es otra entrega que no solo está al mejor nivel de todo el sello animado DC, sino que supera su material de origen por mucho y lo mismo a todas las otras animadas, funcionando como una muy sólida película de acción, culpabilidad y venganza.

A pesar de que no es la regla, las películas animadas de DC tienen una historia de superar al comic en el que se basan, como pasase con “Superman/Batman: Enemigos Públicos” o “Superman vs la Élite”. Tomando los elementos que mejor funcionaron en esos arcos, y añadiéndole un toque de identidad propia para justificar el traspaso del papel a la pantalla, dando vidas a memorables piezas de animación.

En este caso la presente película está basada – en parte – en el arco de comics del mismo nombre escrito por Judd Winick que relata el regreso de un personaje que pasó mucho tiempo muerto y olvidado; así como en el mítico tebeo “Una Muerte en la Familia” de los años 80 para poder unir los sucesos para quien no es lector habitual de comics, así como para crear una narrativa más sólida y con un impacto emocional mucho más potente.

Como recordarán, allá por los 80, DC puso una línea de llamadas a modo de concurso para que los fans llamasen y votasen por el destino de Jason Todd, quien había tomado el manto de Robin después de Dick Grayson, sobreviviese su encuentro con el Joker o no. Y como muchos de los fans de comics somos unos macabros bastardos, ganó la opción de matar al pequeño niño.

Under the Red Hood, escrita por Judd Winick (quien también escribió el comic del mismo nombre en que esto se basa), comienza con ese infame incidente en el pasado de Batman, poniendo en marcha los acontecimientos venideros. Entonces nos ponemos al día hasta el presente, en el que una nueva figura ha aparecido en la escena criminal, que se hace llamar Red Hood (Jensen Ackles le da la voz en idioma original). Parece como si él está compitiendo en una guerra territorial con Máscara Negra (Voz por Wade Williams) para tener el total control del tráfico de drogas de la ciudad, puesto que quedó libre después de que el Joker fuese apresado, llenando la ciudad de explosiones,balas y mucha, mucha sangre. ¿Pero está tratando de gobernar a los criminales, o acabar con ellos? La diferencia no importa mucho para Batman (voz por Bruce Greenwood), que se ha unido una vez más con su ex compañero, ahora conocido como Nightwing (voz por Neil Patrick Harris), para investigar a este nuevo y formidable jugador en el mundo subterráneo que aparentemente tiene las habilidades suficientes para ir de tú a tú contra el mismo murciélago.


En caso de que no hayan leído el material original, no voy a estropear los principales puntos de la trama. Sólo voy a decir  que el nombre “Red Hood” es un pseudónimo usado comúnmente por el hampa, con muchos incluyendo el Joker habiendo ocupado el título, y por eso a Batman no le será tan fácil saber quien se esconde bajo la capucha, cosa que para el espectador es ligeramente más fácil de predecir ya que si has leído el comic te la sabes, y si no, puedes sumar 2+2 y sacar la conclusión correcta.

Afortunadamente, esa previsibilidad no importa mucho, al final del todo. Lo interesante de Red Hood no son las revelaciones, pero cómo los personajes las manejan. Red Hood toma el mismo concepto de justicia creado por Batman y lo empuja aún más hacia la línea entre el bien y el mal, transformándola no en algo definido, sino más bien borroso. Sus objetivos de librar las calles de suciedad penal no son tan diferentes de Batman, y al igual que el encapuchado, opera fuera de la ley. En comparación con los tres villanos que aparecen en la película - además de Máscara Negra, también está Ras al Ghul (voz por Jason Isaacs) y, por supuesto, El Joker (voz por John DiMaggio) Red Hood es sólo un poco menos loco, pero su lógica retorcida hace incómodamente mucho sentido. Le hace a Batman las preguntas difíciles, forzando a que Bruce se las haga a sí mismo.

Una de las mejores cosas en este film es su clasificación. No sé si están al tanto de cómo funcionan estas, pero les diré que el “PG-13” con la que corre esta historia, permite que haya un alto nivel de violencia, malas palabras, violencia, unos villanos demenciales y más violencia; cosa que se agradece en un film donde Red Hood y el Joker andan sueltos haciendo de las suyas. La voz de Bender – en inglés obviamente – en Futurama y de Jake el perro – ídem – en Hora de Aventura, Joe DiMaggio es quien se la entrega al Príncipe Payaso del Crimen, y si bien no está ni cerca de ser tan bueno como el inmortal Mark Hamil – si, Luke Skywalker, quien hizo del Joker en la serie animada de Batman, la Liga de la Justicia y varios videojuegos – igual se defiende y poco a poco me terminó gustando y caí en su demente interpretación.


Uno de los puntos más fuertes de “Batman: Under the Red Hood” es la acción. Dinámica, llena de energía, genialmente coreografiada y que siempre entrega un potente enganche para captar la atención del espectador. Con esto mantienen muy entretenidos a la gente que ya sabe quién es Red Hood – aunque nunca tratan de esconder su identidad – en el proceso de explorar cuál es la verdadera línea, si es que siquiera hay alguna, entre lo que está “bien” y lo que está “mal”

La animación es llamativa y distintiva, una atractiva mezcla entre el estilo de Bruce Timm con el estilo de dibujo perteneciente al comic, con un Batman angular y musculoso; un rollizo y muy amenazante Joker. La ciudad de Gotham es dueña de una atmósfera única, con sus clásicos edificios altos clásicos y bodegas oscuras que entregan la frialdad de un ambiente dominado por el crimen.

El director Brandon Vietti – Superman: Doomsday, Liga de la Justicia: Crisis en Dos Tierras - es tan competente manejando las grandes escenas de persecución como con los enfrentamientos dramáticos dotando al film de un ritmo vertiginoso. La forma en que los recuerdos se manejan también es interesante, con flashbacks que ponen a Batman en “efecto fantasma”, entrando y saliendo de los acontecimientos del pasado a medida que los recuerda.

Las peleas y persecuciones son grandiosas y tenemos una gran diversidad de situaciones de riesgo, desde simples mafiosos en grupos numerosos y el esperado mano a mano vs Red Hood;  hasta un Amazo con las habilidades de Superman en la mezcla, con Nightwing apareciendo aquí y allá para el deleite de los fans del primer Chico Maravilla. Gracias a esta variedad de escenarios Batman luce al máximo todo lo que él y sus artilugios pueden hacer. Desde secuencias de persecuciones donde demuestra sus grandes habilidades acrobáticas, combates a puño limpio, situaciones donde está en clara desventaja y necesita planear el combate en un par de segundos y más.

El trabajo de voces igual es destacable – como en toda la línea animada DC - en especial Batman, Red Hood y el Joker. Sin duda no tengo más sino elogios para este film que a mi gusto es la mejor película animada que DC jamás ha hecho, tomando un arco de comic bien flojo y transformándolo en algo muchas veces superior, único e interesante, una mirada interesante en lo que hace que al Murciélago como es, incluso alguien que vive en la zona gris de la ambigüedad moral tiene que trazar la línea en alguna parte. Los fans del personaje y el comic no se sentirán decepcionados para nada. 100% recomendada.

9.5/10



Enlace Externo: Batman Under the Red Hood

Comics:  Batman Under the Hood



No hay comentarios. :

Publicar un comentario