martes, 11 de agosto de 2015

Reseña: Animal Man - The New 52


ANIMAL MAN - NEW 52

Fecha de Publicación:
Escritor: Jeff Lemire
Dibujantes: Travel Foreman, John Paul Leon, Steve Pugh, otros.
Colorista: Lovern Kindzierski
Reseña: Ñoño Cool

Como ya sabemos, Buddy Baker fue un héroe que nació en la Edad de plata por el año 1965, un joven que por accidente encuentra una nave alienígena cuyos ocupantes, unos extraterrestres amarillentos, le entregan la capacidad de imitar las facultades de cualquier animal que se encuentre relativamente cerca de él, convirtiéndose en Animal Man. Baker se perdió en el tiempo apareciendo muy esporádicamente hasta que llegó la Invasión Británica” a DC Comics, donde guionistas del otro lado del atlántico llenos de talento y rebosantes de ideas revolucionaron la industria rescatando del olvido a personajes del pasado.

Cuatro de los grandes beneficiados con esto fueron La Cosa del Pantano en dupla con Alan Moore, y Animal Man con Gran Morrison. Para los guionistas fue su forma de abrirse camino y hacerse ampliamente conocidos en la industria norteamericana, y para los personajes de comic significó un segundo aire de vida y subir a status de leyendas por la calidad impresa en sus historias, dando vida entre otras cosas a Vertigo comics.

Grant Morrison revitalizó de manera brillante a Buddy creando un clásico del cómic contemporáneo que hasta el día de hoy no ha sido igualado. Él vivía una vida “suburbana” siendo un padre primero y un héroe después, un Animal Man cuyo núcleo era su familia y un rol mucho más secundario era lo que podía hacer con sus habilidades, creando a mi gusto a la representación más cercana del hombre común que además tiene poderes. Eso y el uso magistral de la meta-narrativa en sus historias le dieron el toque maestro y transformaron en inolvidable.

Lástima para el personaje, nuevamente se volvió alguien cuyas apariciones eran cortas y contadas, siendo parte de la Liga de la Justicia y con un cameo aquí y allá, pero sus años de gloria nunca llegaron. Cuando DC decidió apretar el botón de reboot nuevamente luego de Flashpoint dando vida a los New 52 y eliminando toda continuidad previa y eliminando el Multiverso - ambos fueron completamente restaurados en Convergence y Multiversity de Morrison 3 años después - se lanzaron 52 títulos nuevos, dándole nuevamente la oportunidad de revitalizarse y estar en la palestra a personajes olvidados. Hubieron aciertos y errores, algunos personajes como Superman y Superboy fueron casi totalmente arruinados, pero otros como Aquaman y Wonder Woman alcanzaron nuevas alturas en calidad. Dos de los grandes beneficiados con este reboot fueron tal como en la época de la Invasión Británica: La Cosa del Pantano y Animal Man.

Ambas colecciones fueron parte de la línea “Dark” del nuevo DC, respaldándolas de grandes equipos creativos demostrando la confianza que tenían en ellas. En el caso de Animal Man los hombres a cargo fueron Jeff Lemire y Travel Foreman.

Lemire es uno de esos artistas que tal como Morrison en su época – aunque salvando las distancias en calidad narrativa y relevancia – ha comenzado a dejar su huella con premiadas colecciones como la Trilogía de Essex County, Sweet Tooth y The Nobody en el panorama reciente de los comic books. Así que la idea de ponerlo al frente de uno de los comics de New 52 con más potencial y espacio para crecer no era sino la correcta. En conjunto con el dibujante Travel Foreman - en un inicio, luego iría cambiando artistas, entintadores y coloristas - el dúo tenía la misión de reiniciar al héroe Buddy Baker, desviándose de la vieja continuidad y profundizando en una historia con un tono mucho más aterrador.

Él está viviendo la vida de ensueño. Es un héroe famoso, actor a tiempo parcial, activista animal, y tiene una familia amorosa. Él tiene el poder para aprovechar la Red de vida a su alrededor y tomar en la capacidad de cualquier animal. Un minuto puede volar y otro puede tener la fuerza de un oso. Su idílica vida empieza a cambiar cuando su hija de cuatro años desarrolla sus mismos poderes pero decena de veces más fuertes. Todo lo que Buddy pensaba que era real, partiendo de donde obtuvo sus poderes y su verdadero papel en el mundo acaba de voltearse de cabeza.

La reimaginación de Lemire de la propiedad le ha puesto un buen giro de horror en él, recurriendo al concepto de un reino de otro mundo que resuena más con los mitos nativo americanos que la ciencia ficción por la que se movía Buddy Baker. El concepto del “ROJO” y la “PUDRICIÓN” cada uno con sus respectivos avatares que luchan por ellos en una batalla por el equilibrio de la Tierra es un concepto muy fresco y aplaudo la dirección que tomaron con Animal Man, en ir de un origen de superhéroes genérico para algo nuevo y emocionante. Al igual que el escocés unas décadas antes, se atrevieron a arriesgarse mucho con el protagonista, Morrison jugó por la Meta-Narrativa de ciencia ficción, y Lemire por el horror mitológico.


La primera página que da el puntapié inicial a esta colección está llena de texto entregándonos la historia pasada del personaje en el mejor estilo de un blog o artículo de revista de modas. Y no solo sirve para recapitular y darnos a conocer al personaje, sino que también emocionalmente juega hacia las motivaciones de Buddy por todo el resto del número, es esta pieza y lo que implica, lo que lo mueve a hacer lo que necesita para seguir.

Después de eso somos introducidos en el primer y aterrador arco que presenta una guerra entre la Pudrición y el Rojo (junto con el Verde, cuyo avatar es la Cosa del Pantano por lo que estas colecciones hacen crossover habitualmente) y nos muestran que Buddy  no obtuvo sus poderes desde unos aliens, sino que fue luego de que los Totems del Rojo previendo esta inevitable confrontación con sus eternos rivales necesitaban tener un nuevo avatar, un nuevo “caballero” que luchase por su bando… pero ella no nacería sino hasta muchos años después ¿Qué hicieron? tomaron a Buddy, le dieron una conexión débil con el Rojo y lo hicieron creer que fueron aliens y que él era ahora un superhéroe para que sus poderes nuevos fuesen más fáciles de digerir, y así pudiese proteger a su hija, la verdadera avatar del Rojo – y por eso tan poderosa a pesar de sus 4 años – hasta que ella estuviese lista.

Por eso hay otros que quieren verlo a él y a su hija Maxine muertos y son agentes de la putrefacción. Su único trabajo es causar decadencia a aquellos a su alrededor y llevar la muerte y la destrucción a todos los seres vivos. La manera en cómo se manifiestan es reminicente de la película “The Thing” (1982) de Carpenter, y por lo mismo crean una sensación de terror donde vayan. El nuevo trabajo de Buddy es proteger a Maxine de todo mal, y a toda costa, incluso si esto significa la vida del resto de su familia, cosa que no le va nada bien a Buddy. Se necesitará el poder de todos los animales en la Tierra para ayudarle si quiere mantener Maxine y su familia con vida. Habrán bajas por ambos lados, traiciones y giros imprevistos que harán al viaje uno digno de seguirse

Y eso no es todo, pues desde un FENOMENAL número 6 en adelante también podemos comenzar a entrar poco a poco en la vida de actor de cine de Animal Man, y cómo el público, los paparazzies, y la gente ignorante que habitualmente comenta por las redes sociales hacen de su vida un infierno; lo que queda DOLOROSAMENTE patente cuando uno de los miembros de su familia muere en medio de la guerra abierta contra la Pudrición, y cómo él no podrá velar y sufrir en paz por esto dado que el circo mediático se entromete en esto y hacen que algo desgarrador sea motivo de risa de otros o incluso culparlo a él de asesinato… es un horrendo espectáculo que funciona perfecto como crítica a la sociedad actual. Nosotros como sociedad virtual somos tan dañinos y peligrosos para una familia como un ejército de zombies chamánicos.

Nuestro protagonista, y quien tendrá que enfrentar todo esto es un hombre tan torpe y normal como muchos de nosotros, alguien común e inseguro, quien si bien es un héroe, se ve sobrepasado numerosas veces por las circunstancias. Tal como en el run de Morrison vive en los suburbios de USA, está casado y tiene sus dos hijos Cliff y Maxine. Son una familia pero lejos de ser perfecta, él siempre trae problemas a su esposa por su trabajo, ya sea como actor o superhéroe, pues a pesar de ser hombre de familia con un gran corazón no sabe balancear sus dos vidas con mucha habilidad

Su esposa tal como en el run de Morrison es una mujer fuerte, es ella quien mantiene esta familia unida, apoyando económicamente más que Buddy a la casa, siempre aguantando sus lloriqueos y entregando apoyo emocional al tiempo que se enfrenta con uñas y dientes a los seres de la pudrición, lucha con la idea de que su hija de 4 años tenga que ser lanzada sin más a esta guerra, pero no es de las que se quedan esperando, no es una damisela en peligro ni mucho menos una sirvienta, por lo mismo se siente muy real como personaje.

Y sus hijos como en el run de Morrison – al que este le paga mucho tributo – también ayudan a que se sienta como un hombre viviendo una vida muy doméstica, pero esta vez con un giro: Maxine tiene los poderes de su padre… o mejor dicho, su padre obtuvo sus poderes solo para entrenar a su hija cuando esta naciese con ellos. Por esto a pesar de tener 4 años es MUCHO más poderosa que él – rivalizando con los pesos más pesados de DC – y es ella quien sirve de guía para su padre y salva su trasero cuando él falla en ser el protector. Y Cliff por esto mismo se siente muy dejado atrás y olvidado. Aún hay variados toques realistas de la vida domestica en la relación con ambos chicos y su esposa, transformando a Buddy en un hombre de familia acompañado de dos mujeres fuertes y un chico aproblemado que construyen un grado de humanidad y realidad entre todo este conflicto ancestral.

Animal Man es tantas cosas; a la vez que es un tebeo de superhéroes, un thriller sobrenatural, un cuento de horror, un drama familiar, e incluso una comedia. La mezcla diversa y equilibrada de géneros resulta en una experiencia única en su tipo que ninguno de las otros comics de los New 52 fueron capaces de lograr. Una colección que es un comienzo perfecto para los recién llegados al personaje y una continuación apropiada del personaje para aquellos que lo han amado durante años. Hay mucho que disfrutar en la narrativa de Animal Man, pues es un comic que mantiene perfecto balance entre toda la diversidad de temáticas, presentándolos de una manera que es digerible para los lectores sin ahondar en el asqueroso recurso de exposición.


Apoyando la narrativa de Lemire tenemos a Travel Foreman, Steve Pugh y John Paul Leon como los artistas más duraderos a lo largo de la colección, pero no son los únicos pues hay ocasiones donde rotan otros dibujantes o entintadores. En todo caso todos logran entregarle al comic un tono extraño, lleno de suspenso, surrealista y terrorífico. Las representaciones del ejército de repugnantes criaturas que deben permanecer en el mundo de las pesadillas y no entrar en la nuestra son genuinamente horrendas, jugando con órganos humanos y animales, venas abiertas, mucha sangre y deformaciones en cabezas y otras partes corporales  en una manera tan gore, grotesca y gráfica que podríamos decir que luce como una película de terror de John Carpenter, simplemente un trazo de pesadilla. Se comienza con composiciones tenues, casi caricaturescas para luego seguir con secuencia de pesadilla magníficamente pintado, incluida una de las páginas más terribles en la historia reciente del comic, esa escena en blanco y negro en los primeros números.

Y sumado a todas las composiciones detalladas e imaginativas dedicadas al Rojo y la Pudrición, también tenemos porciones dedicadas a los films que ha hecho Animal Man en el cine, con  trazos precisos, que crean un matiz surrealista muy apropiado para la representación de una película.

Ahora, dicho todo esto viene la pregunta injusta hacia cualquier comic book nuevo sobre el personaje: ¿Cómo se sostiene si se le compara con la etapa de Grant Morrison? La respuesta, gratamente, es que si bien no lo iguala en impacto - ¿quién diablos puede? – o en relevancia en la industria, en cuanto a calidad están bastante parejos a pesar de lo diametralmente diferentes que son. Lemire honra todo lo que hizo genial al run de Morrison y añadiéndole su propio toque e identidad. Creo que es una MALDITA PENA que esta colección fuese cancelada por bajas ventas, y si bien Buddy Baker está dando vuelta ahora junto a la Justice League United, creo que tenía para muuuuuuuucho más y conoció su final demasiado pronto. Háganse ustedes mismos un favor y dense el tiempo de leer esta colección, pues merece ser más conocida y tiene una trama y personajes que los engancharán desde el primer minuto.

9.5/10




Post: Paquetes 1 al 25 The New 52 (contiene Animal Man y Swamp Thing)

No hay comentarios. :

Publicar un comentario