viernes, 24 de julio de 2015

Reseña: Batman Tierra Uno Volumen 1


BATMAN: TIERRA UNO VOLUMEN 1

Fecha de Publicación: 4 de Julio 2012
Escritor: Geoff Johns
Dibujante: Gary Frank
Colorista: Brad Anderson
Entintado: Jon Sibal
Reseña: Ñoño Cool

"Batman no es un héroe.
Él soló es un hombre.
Imperfecto, vulnerable y enojado."

Después de haber reseñado la línea de Tierra Uno con el primer volumen de los Teen Titans y los 3 volúmenes dedicados a Superman, era natural que me enfocase en aquellos sobre el hombre murciélago favorito de todos: Batman. Y tal como la gran mayoría los que ya han leído este tebeo te pueden decir, esta es una estupenda nueva versión de los primeros años de Bruce en su camino para transformarse en el temido Caballero Oscuro.

Como ya saben los que leen comics regularmente, o los que han seguido mis reseñas Tierra Uno es una línea que pone a nuestros protagonistas en una luz más contemporánea y libre de toda continuidad para poder tener una libertad creativa absoluta en cuanto al uso de la mitología y permitirse cambiar las personalidades para crear una historia interesante sin verse atrapados por lo que otros guionistas anteriores hayan cimentado antes. Algo que era lo que el reboot de los New 52 pretendía con su creación, y que en el caso de Batman funcionó a medias tintas, en algunas partes muy bien y en otras no tanto, pues a diferencia del resto de los encapotados el murciélago ya tenía varios años de experiencia, con varios Robins al hombro e incluso con su hijo Damian andando por ahí. Por esto el cambio de Batman de el DC Clásico a New 52 no fue tan brusco… excepto cuando intentaron hacer lo que el presente comic pretende: recontar sus orígenes.

El “Año Zero” a cargo de Scott Snyder duro 14 meses entre Junio de 2013 y Julio del 2014, un larguísimo arco argumental con muchos pros como la acción y el redefinir a un Batman más inexperto, pero lleno de contras como un corte en el dinamismo al estar tan espaciado, hay muchas partes que caen en el aburrimiento y que al esperar entre número y número podían hacer abandonar a los lectores a medio camino, algunos agujeros argumentales o que no encajaban con la continuidad New 52 y si bien no fue malo, si mediocre y lo peor de todo, no fue memorable.

Ahora, no nos engañemos, el Caballero Oscuro ha tenido no solo dos reimaginaciones contando el presente tebeo, sino que varias decenas de estos en sus 75 años de vida, contando tebeos, series animadas, películas animadas, series de tv, e incluso varias películas live action. Una de estas es la exitosa y MUY memorable “Batman: Año Uno”, de esas que se han vuelto lecturas obligadas para cualquier fan del personaje traída de la mano de Frank Miller, llena de dinamismo, acción, desarrollo de personajes y más elementos que la volvieron un clásico, la "versión definitiva" del origen del personaje. Pero bueno, Año Zero y Año Uno son reseñas para otro día, pues lo importante aquí es “Tierra Uno”. ¿Dónde se ubica Batman: Tierra Uno en el enorme espectro de reimaginaciones del murciélago? ¿Está a la altura de la calidad del sello "Tierra Uno" al que pertenece? Y más importante aún ¿Cómo funciona como historia independiente? ¿Tiene este comic los elementos suficientes para pararse por si mismo?

Después del masivo éxito que fue “Superman: Tierra Uno” todos queríamos ver que harían con el vigilante nocturno más popular del mundo. Y poner a Geoff Johns a cargo del guión y a Gary Frank en el dibujo parecía una fórmula destinada para el éxito tanto en calidad como en ventas, ¿y saben qué? Tenían razón. Dieron vida a una versión inteligente aunque diferente de lo que es el personaje con algunos cambios tan buenos que hubiese querido que de alguna manera ciertos elementos entrasen en la continuidad regular. ¿Qué? ¿Qué respondí a mis preguntas del párrafo anterior muy rápido? Bueno, no realmente… mejor, mejor vamos por parte.


En un inicio se nos presentan los personajes, Bruce, Alfred, el Comisario Gordon, Harvel Bullock y nuestro villano en la forma del Pingüino. Piezas clave clásicas en la construcción de la mitología del murciélago, pero Geoff los construye de tal manera que cada personaje que creemos conocer al derecho y al revés, se sienta como alguien totalmente nuevo, alguien con el que nos encontramos por primera vez. Y este hecho como era de suponer también afecta las dinámicas presentes entre los actores presentes, algunas cambiando ligeramente y otras siendo algo completamente distinto pero igual de interesante.

Sin embargo, la maestría narrativa de Johns es tal, que cuando terminas de leer este tebeo todas las piezas caen en su lugar, ves que en unos momentos FANTÁSTICOS que te hacen perder el aliento cómo unos personajes tan dispares con sus contrapartes más conocidas terminan casi… casi como aquellas cuando cierras la página final gracias a situaciones que me atrevería a llamar shockeantes. Digo casi porque aún hay cambios sustanciales e interesantes en cuanto a los destinos, formas de operar y ver la vida de algunos individuos, los suficientes para seguir sintiéndose como una historia novedosa y fresca y no solo como otro de los muchos caminos para llegar a la proverbial Roma tan cómoda y conocida que sería el canon establecido.

Cuando apartas tus ojos de la viñeta final de “Batman: Tierra Uno” te has dado cuenta que te has encontrado con no solo otra más de las muchas versiones que reimaginan el origen clásico de Batman, sino que una historia que si bien no la iguala en calidad, posee una magia similar a la grandiosa “Batman: Año Uno” de Miller en cuanto a conceptualización y ejecución dejándote pensando en las cosas que acontecieron en sus páginas horas y días después de haberla leído.

Y eso porque Johns no cambia las circunstancias en las que se mueven los personajes, sino que los personajes en sí mismos. El caso más a destacar es Alfred el mayordomo, quien ahora es un ex combatiente del ejército inglés, un tipo duro experto en el uso de armas de fuego que no dudará en soltarte un puñetazo en la mandíbula tan fácil como entrega un consejo, y que no quiere ser un mayordomo sino que “más bien un guardaespaldas”. Como es de esperar este nuevo Alfred ofrece toda una nueva dinámica en su relación con Bruce, resultando una relación más tensa que comprensiva, pero que de gran manera y lentamente se asemeja más a la que conocemos mejor, nuevamente similar pero no idéntica, pues son esas divergencias las que hacen tan especial a este tebeo. Se nota MUCHO que se basaron en esta versión de Pennyworth para la serie de TV "Gotham".

Algo que podríamos decir virtualmente no existe son las relaciones de compañerismo Batman/Harvey Dent y Batman/Gordon que siempre vemos desarrollarse en las historias que narran los orígenes del murciélago. Lo bueno es que no se extrañan demasiado estos tópicos familiares ya que Geoff ha reconstruido este mundo de tal manera que sabemos que es seguro que más adelante se desarrollarán, no como las visionamos pero estarán, y es mejor esperar y perdernos en el nuevo mundo que “Tierra Uno” nos tiene preparados.

Y dejando de lado los personajes que son el foco primario y yéndonos un poco más hacia los secundarios, quienes tienen su encanto propio. Bárbara Gordon por ejemplo hace su aparición como la chica superinteligente de James, pero es Harvey Bullock el más interesante de ellos, pues nuestro alcohólico corrupto metido en el barro que es Gotham se transforma en un detective relajadísimo y lleno de confianza venido desde Hollywood no por el interés de ayudar a la gente, sino que para hacerse famoso cuando resuelva el asesinato de los Wayne. Su arco argumental y evolución como personaje en este comic es derechamente uno de sus mejores elementos.

Oswald Cobblepot como nuestro villano es revisionado de gran manera, con una personalidad comparada a la miniserie “Penguin: Pain and Prejudice” que salió el mismo año que este comic, tal vez los guionistas compartieron notas o simplemente tuvieron ideas similares, pero el año 2012 fue uno de los mejores para el personaje gracias a estas dos versiones oscuras del mismo.

En cuanto al dibujo, Gary Frank entrega un trabajo de alta calidad, con escenas de acción fluidas y estelares, con una narrativa visual bien trabajada, y en el departamento de rostros y expresividad logra crear escenas emotivas y que entreguen el golpe emocional necesario, con sutiles cambios de micro-expresiones, en particular las dedicadas a Alfred y Bruce; a pesar de que continúa con el problema que viene trayendo hace años de dibujar los rostros demasiado similares unos de otros.

El traje de Batman es otro acierto por parte de Frank, ya que nos deja ver sus ojos a través de la capucha en vez de los típicos espacios blancos que le entregaban ese aspecto misterioso y aterrador, priorizando esta vez un grado de humanidad al murciélago, que refleja al hombre falible y novato que Geoff guioniza con maestría, como por ejemplo en la primera escena donde Bats persigue unos criminales por los techos de Gotham y por un error en sus gadgets termina cayéndose como un verdadero amateur. Gracias a cosas como estas el poder ver sus ojos enfatiza el hecho de que es un humano y no un ser que todo lo puede enfundado en la capucha.

Y luego de dicho todo esto creo que ya es prudente comenzar a responder las preguntas que me hice en un comienzo: ¿Dónde se ubica Batman: Tierra Uno en el enorme espectro de reimaginaciones del murciélago? Bastante arriba, tal vez en el top 5 de estas; y si bien no alcanzará el status de culto que si hizo “Año Uno” de Miller, si creo que esta historia será recordada por los años por venir gracias a sus numerosos aciertos y frescura. ¿Está a la altura de la calidad del sello "Tierra Uno" al que pertenece? Totalmente, superando por lejos a “Teen Titans: Tierra Uno” e igualando a “Superman: Tierra Uno” en cuanto a guión y apartado artístico.

Y por último ¿Cómo funciona como historia independiente? ¿Tiene este comic los elementos suficientes para pararse por sí mismo? Si bien es una reimaginación realmente bien construída, si lo vemos como algo alejado a un canon establecido y solo como si fuese un personaje totalmente desconocido diría que funciona perfectamente. Geoff es uno de esos escritores que puede jugar con muchas piezas y hacerlas calzar perfectamente, donde todos y cada uno de los personajes se vuelve alguien diferente a quienes eran en un inicio gracias a un fantástico trabajo de caracterizaciones, y en conjunto con Frank en los lápices esta nueva dirección con su dibujo  que atrapa tu mirada desde la primera viñeta hace que fácilmente les pueda recomendar este comic si son fans del personaje o incluso si quisiesen adentrarse en el mundo de Batman o los tebeos en general.

9/10



Post: Batman Tierra Uno Volumen 1


5 comentarios :

  1. Como reimaginación es de lujo

    ResponderEliminar
  2. Los mejores Tierra Uno son de Batman, esta es la prueba

    ResponderEliminar
  3. Este tebeo es DE LUJO así con mayúsculas y todo

    ResponderEliminar
  4. Uno de mis comics favoritos de Batman

    ResponderEliminar
  5. Un batman que no es batman, pero gustó. Excelente reseña Ñoñocool.

    ResponderEliminar