martes, 30 de junio de 2015

Reseña: Superman para todas las Estaciones


SUPERMAN: PARA TODAS LAS ESTACIONES

Fecha de Publicación: Septiembre - Noviembre, 1998
Guión: Jeph Loeb.
Dibujo: Tim Sale.
Color: Bjarne Hansen.
Reseña: Ñoño Cool

"En momentos así, a menudo no es fácil recordar que a menudo encontramos recompensa mediante la adversidad. Que, en crisis, hombres y mujeres se definen por su comportamiento. Y aunque pueda que las hojas de un árbol estén marrones, y luego caigan, llegará la primavera. En la que ese mismo árbol se llenará de hojas. Fortalecidas por la prueba del invierno. Debemos estar agradecidos por las estaciones, no importa lo crueles que puedan parecer. Pues es solo mediante su paso que podemos apreciar en verdad el futuro.

Después de haber reseñado “Marvel Colors” con “Spiderman: Blue”, “Hulk: Grey” y “Daredevil: Yellow” para la página, saben mi gusto por los comics provenientes de la dupla brillante que son Jeph Loeb y Tim Sale; un equipo creativo que guarda un lugar especial en la –ahora tristemente inexistente debido a fuerzas externas – repisa comiquera de mi cuarto. Obras de la calidad de “El Largo Halloween”, “Lobezno/Gambito: Víctimas”, “Investigadores de lo Desconocido”, “Catwoman: When in Rome” y la misma trilogía de Colores descansaban con orgullo ahí, siendo leídas y releídas al pasar de los años, pero ninguna era hojeada con más regularidad y con más cariño como la que ocupa la reseña de hoy: “Superman for All Seasons”.

Con más de 70 años de vida, Kal-El ha pasado por la mano de todo tipo de guionistas, desde los que no tenían ni la más pequeña idea de a quién se suponía debían escribir, a los que mejor comprendieron al personaje. Con duplas de la talla de Siegel-Shuster, Moore-Gibbons, Johns-Frank, Millar-Johnson, Jurgens-Breeding, Waid-Ross y Busiek-Immonen y por supuesto la legendaria Morrison-Quitely con su All-Star Superman. Todos estos grandes han entregado algo de si para transformar a Superman en ese ícono cultural a nivel global que es el día de hoy. Y como no, la dupla dorada de Loeb y Sale también tuvieron su parte que jugar en este proceso con una de las miniseries más brillantemente escritas y dibujadas no solo sobre el personaje sino que en cuanto a comics en general.

El joven Clark Kent comienza ese camino que todo adolescente debe hacer hacia la edad adulta, tomando responsabilidad de su vida y sus acciones, esa etapa donde muchos deben decidir cuál será su futuro. Pero Kent no es solo el hijo de unos amorosos granjeros, sino que tiene asombrosos poderes con los que es capaz de hacer virtualmente cualquier cosa. Así que en su horizonte tiene dos opciones, quedarse como granjero de Smallville junto a su familia, vecinos y la mejor amiga de su niñez por un lado, y por el otro está su “destino”: salvar al mundo como Superman. Y no es una decisión fácil.

Una pequeña e íntima historia que juega a lo minimalista mientras es contada por cuatro diferentes narradores, personajes secundarios que tienen una conexión directa con Kal-El. Cada narrador está a cargo de cada una de las estaciones en esta historia dividida en cuatro números, Jonathan Kent para la primavera, Lois Lane en el verano, Lex Luthor el otoño y el invierno finaliza con Lana Lang -todos cuyos nombres cumplen con la típica “L L” de los secundarios del kriptoniano - mientras todos aportan su visión de quien es Superman.

Cada punto de vista así como las naturalezas de aquellos que los emiten están perfectamente representadas, y con una carga personal y emocional en cada una de sus palabras. Todos ayudan a ahondar tanto en el lado humano como superheróico del kriptoniano, y gracias a que son formas diversas e incluso contrarias de explorar a Superman, dotan de mayor profundidad a esta obra.


Como toda colaboración de Loeb con Tim Sale, son las emociones y los sentimientos los que juegan un rol primario en la narrativa. La familia, amigos, parejas, el miedo a lo desconocido, y el querer encontrar un lugar en el mundo son lo que prima por cualquier escena de acción, que solo están al servicio de avanzar la historia para poder seguir analizando las motivaciones, relaciones, carácter, mentalidad, miedos y frustraciones de cada uno de los personajes que componen el relato.

Y la vida en la pequeña Smallville también está genialmente lograda, todos se conocen entre ellos, cada cosa pequeña importa, todos los jóvenes sueñan con un futuro más grande y significativo en la gran ciudad de Metrópolis pero al hacerse mayores se dan cuenta del valor enorme que tiene una ciudad como en la que viven. Establecer esta mentalidad del pueblo en la narrativa nos ayuda a comprender de mucha mejor manera el contexto donde se crió y educó Clark, porque sus padres tal como todos los demás habitantes insistían en inculcar valores como el respeto al otro, la solidaridad y hacer lo mejor que puedas con tus capacidades a sus hijos. Por este motivo Clark se da cuenta que sus “capacidades” exceden por mucho las de cualquier otro, y para esforzarse en hacer lo mejor que pueda con ellas por el bien de los demás debe abrazar completamente su destino.

"Hay lecciones que todos tomamos no solo para hacer el bien, sino para inspirar el bien en otros.” es una de las cosas que Clark aprende en su hogar, y una de las cosas que más se le queda grabada a fuego como pilar para construir su futuro ser. Establecer Smallville como una entidad ayuda perfectamente a hacer más creíble la personalidad de nuestro héroe.

Y si hablamos de establecer una personalidad con gran maestría, Lex Luthor simplemente se luce aquí. Nuestro antagonista es un hombre que gracias a las lecciones de su padre es incapaz de comprender los motivos e intenciones de Supes, pues para alguien que desea alcanzar la máxima posición social y de poder, alguien que desea ser alabado como un dios entre los mortales por sus logros, alguien cuya ambición monetaria e intelectual lo definen, Superman no es más que algo que le recuerda que él es otro más de los mortales a quien mira tanto en menos y el verdadero dios vuela en mallas rojas y azules por Metrópolis.


Lex envidia a Superman porque es lo que él jamás podrá ser, a pesar de su masivo intelecto y poderío económico. Además este alien se entromete en todo lo que no le importa, mete su nariz en asuntos humano como si el desgraciado fuese uno más de ellos cuando obviamente solo se burla de nosotros al hacernos pensar que unos insectos le preocupamos al dios solar. Es esta rabia la que empuja a Luthor, cuando Superman se ríe en su cara y lo desafía entiendes de donde viene, casi… casi lo compadeces, hasta que claro, para poder volver a demostrarse superior por cualquier medio posible termina poniendo a inocentes en riesgo de muerte – a pesar de que el riesgo estaba calculado -, venciendo incluso en una ocasión al kriptoniano usando la mente por sobre la fuerza. Toda su cruzada por restaurar su ego dañado será la gran barrera a superar que Clark debe enfrentar para poder estar completamente realizado como héroe. Sinceramente un villano de temer.

“Superman para todas las estaciones” es simple y llanamente una obra maestra. Loeb nos trae un guión cuidado, adulto, que propone dilemas que se sienten reales y desarrolla de gran manera los personajes, me atrevería a decir que en sus 200 y tantas páginas no hay una palabra desperdiciada, todo está 100% calculado para crear un guión de altísimo nivel que explore a Superman y quienes lo rodean.

Otra cosa a destacar es el trabajo de la segunda mitad de la dupla de oro: el dibujo de Tim Sale. Abres la primera página de este comic y de inmediato notas la importancia que el apartado visual tendrá en la historia, y es que por mucho que alabase a la construcción y desarrollo de personajes y los diálogos en punto; es el arte quien es gran protagonista.

Tal como todos los trazos de Sale rebosa de mucha personalidad, y en este caso es menos tosco que en Daredevil: Yellow, presentándonos a un Superman ligeramente chocante en un comienzo, pues su barbilla es enorme y ancha, además de contar con un torso gigantesco; pero al avanzar no solo te acostumbras a este diseño sino que hay un punto donde su diseño comienza a gustarte e integrarse en tu mente.

La vida con la que logra dotar a cada uno de los lugares en los que nos movemos es fantástico, con varias splash-pages que plasman con fuerza la grandeza de Superman y marcar la diferencia entre los paisajes y las 4 estaciones del año a las que hace referencia el título. Smallville es esa Norteamérica de los comerciales de los años 50, la de “tartas de manzana y granas amarillas”, un paisaje rústico que se contrapone con una ciudad repleta de rascacielos que llegan a las nubes y pavimentos relucientes por los suelos, esta Metrópolis más que la del comic luce como la de la película del mismo nombre dirigida por Fritz Lang. Y ambos paisajes se sienten totalmente vivos y únicos.

La narrativa visual en cuanto a composición de viñetas, posicionamiento de personas en los cuadros, y sobre todo en cuanto al movimiento de cada personaje es fantástica. El lenguaje corporal de Lana Lang y Lois Lane es muy distintivo en cada uno, lo mismo Lex Luthor y Superman, todos tienen su propia identidad y sabor tanto por el guión como por el dibujo. Como se nota que estos dos son grandes amigos, porque su compenetración y simbiosis no podría ser mejor.

Y en el caso del colorista Bjarne Hansen, pues creo que si bien realza de gran manera el dibujo de Sale entregándole mucha fuerza e identidad en especial a la hora de establecer el cambio de tono entre estaciones… pudo ser mejor. No es que sea malo ni mucho menos, lejos de eso, sino que todo está a un nivel tan alto que a pesar de que algo sea excelente, si este no se mantiene a ese nivel como que se nota. Hansen sigue siendo todo un “as” en cuanto a sus colores, eso sí.

No hay para que decir que me la he pasado en grande leyendo este comic, lo he devorado al leerlo la primera vez, y en las releídas siempre lo hago lento y espaciado por días para saborearlo en todo su esplendor. Una historia motivadora, gentil, tierna, cautivadora y nada “ñoña”; un logro que solo puede nacer de la perfecta unión de Loeb y Sale donde nos demuestran que en el apodo del “Hombre de Acero” nuevamente es el “Hombre” y no sus poderes los que son lo importante, es su humanidad – irónicamente siendo un alien – lo que lo transforma en heroe y no el ser “más rápido que una bala, más fuerte que una locomotora o capaz de saltar un rascacielos".

Una de las mejores historias que haya leído de Superman, que con su simple y minimalista entrega un poderoso mensaje de porque Clark Kent es quien es, y cuál es su rol en el mundo.

9.5/10



Post: Superman Las 4 Estaciones

10 comentarios :

  1. Comic hermoso y el dibujo es lejos lo mejor

    ResponderEliminar
  2. Posiblemente el mejor trabajo de la dupla Loeb/Sale

    ResponderEliminar
  3. De lo mejor de Superman sin duda

    ResponderEliminar
  4. Yo le hubiera dado un 10 cerrado! es fantástico!

    ResponderEliminar
  5. Manuel moreira jubeira30 de junio de 2015, 13:51

    Yo igual recomiendo este comic, es nostálgico, hermoso y 40000000000000000 veces mejor que cualquier cosa salido de los New 52 con el nombre de Superman

    ResponderEliminar
  6. GRACIAS por recordarme este comic! era uno de mis preferidos cuando niña!

    ResponderEliminar
  7. Excelente reseña, es otro de los que me faltan de Supes, gracias!

    ResponderEliminar
  8. Gilberto A. Rojas Colombo20 de julio de 2015, 16:20

    hola, tengo una pregunta ya que soy nuevo, descargue batman tierra uno, y cuando trato de extraer el archivo me dice que esta dañado, que hago?

    ResponderEliminar
  9. Intenta de nuevo todo el proceso.
    Si no funciona, reporta el link con la herramienta de la derecha.

    ResponderEliminar