viernes, 19 de junio de 2015

Reseña: Spiderman Blue


SPIDER-MAN: BLUE

Fecha de Publicación: 2002 - 2003
Escritor: Jeph Loeb
Dibujante: Tim Sale
Colorista: Steve Buccellato
Reseña: Ñoño Cool

Y añoro una época en la que una chica que conocía, y que tenía una sonrisa increíble y un corazón inmenso me hizo pensar que… la vida puede ser fabulosa
- Peter Parker

La muerte de la primera novia de Peter Parker durante las épocas más tiernas del comic, Gwen Stacy es uno de los momentos más claves en la historia del tebeo, así como uno de los más conocidos incluso por los no lectores; y como no serlo si su peso se siente hasta el día de hoy más de 40 años después.

Los lectores de la época de plata del comic (que comienza en 1961 con el nacimiento de la primera familia Marvel) veían como las grandes cabezas pensantes de Marvel (Jack Kirby, Steve Ditko y en menor medida Stan Lee) dejaban sus amadas creaciones en manos de la nueva sangre que llegaba a la empresa, y pensaban que dicho intercambio de plumas y tinta no afectaría mucho la linea editorial más que tener historias nuevas con el mismo tono… garrafal error que los tomó a todos por sorpresa. La “Época de Plata del comic” murió en el puente George Washington en el año 1973 en el momento en que Gwen Stacy dejó de respirar colgada por su cuello de una red de telaraña en una situación maquinada por Gerry Conway y Gil Kane. Esto era una brutal forma de anunciar que la gente nueva traía consigo también ideas y caminos nuevos… rumbos más oscuros.

Su asesinato era el capítulo final de una de las más bonitas historias de amor presentes en un tebeo de superhéroes. El amor entre el chico tímido, nerd e inseguro que era el Hombre Araña bajo su máscara y la chica hermosa, tierna y valiente que conquistó su corazón era algo salido de los cuentos de hadas, una relación idílica y hermosa jamás tocada por la maldad del mundo real,  podíamos ver a Peter y Gwen casados y con spider-babies más adelante… y un giro del destino quebró literalmente cualquier futuro en esa relación.

Y lo peor es que la muerte de Gwen ni siquiera fue un asesinato en toda regla como lo fuese posteriormente otros bastante comentados como fueron los de Elektra o Jason Todd, no. Aquí si bien era el Duende Verde quien creó la mortal situación, nunca ha quedado claro si fue el “shock de la caída” le rompió el cuello a la rubia, si Osbourne la lanzó muerta para jugar con la mente de Spidey, o la posibilidad más sombría de todas… Peter al apresurarse en salvarla fue su accidental ejecutor.

Esto dejó a Peter sumido en una enorme culpa, destrozado por el dolor no solo de haber perdido la primera mujer que había amado sino porque tal vez ella pereció por su propia mano; e incluso si eso no fuese así, fue él quien la puso en esa situación al ser su novio sabiendo que tenía muchos enemigos al acecho. Es toda esa pena y rabia sobre sí mismo la desata sobre el Duende Verde en sangrienta venganza pero el destino lo salva de volverse un asesino consiente y es el deslizador dañado de Osborn el que lo mata (aparentemente) clavándosele en el pecho.

Todo esta situación creó un cambio de actitud en las historias para el futuro, ya no solo morían los padres millonarios o los tíos de buen corazón baleados por un maleante sin que el héroe pudiese evitarlo al no estar presente o ser demasiado joven, no… ahora moría la novia del protagonista principal y él era incapaz de salvarla no importa lo entrenado que estuviese y los poderes de los que fuese dueño. Esta muerte tuvo un peso tal como si DC hubiese matado a Lois Lane ante la mirada impotente de Superman que había movido cielo y tierra para salvarla (como se vio décadas después en Injustice: God Among Us)

Era algo que no se supone debía suceder, pues no importa cuanto sea el peligro en que estaba la doncella, el caballero en armadura siempre la rescataba del dragón, esto acabó con la garantía de los finales felices; el tono de las historias cambió de la noche a la mañana tanto en Marvel como en las compañías rivales y el mundo del comic entraba en una nueva era… una oscura, peligrosa e incierta.

El mundo cambio a expensas de Gwen, y a expensas de Peter también. Pudieron pasar muchas décadas pero el recuerdo de ese amor adolescente sin preocupaciones y el dolor de la brutal pérdida siguen grabados a fuego en la memoria de Parker, y tuvo que aprender a llevarlos a cuestas como una pesada mochila y transformó la personalidad de Spider-Man a un punto que solo la muerte del Tío Ben había hecho antes. La vida ya no era solamente “Todo gran poder conlleva una gran responsabilidad” sino que “por grande que sea tu poder, a veces no será suficiente”.

Es para explorar esta melancolía que se escogió al arácnido como personaje a participar en el proyecto “Marvel: Colors” unas miniseries que buscaban explorar un momento clave en la vida de cada personaje elegido. No realmente reimaginaciones, sino que pretendían expandir el impacto y consecuencias que una situación que ocurrió en las páginas desde un punto de vista distinto al originalmente presentado. El dúo de Jeph Loeb y Tim Sale (Batman: Long Halloween & Dark Victory, “Superman: For All Seasons) estaba a cargo de estas originalmente 4 miniseries que esperaron eternamente por la quinta de Iron Man Golden. Y es este último a mi gusto el mejor del cuarteto de Colores. La alta calidad de los “Marvel: Colors” y en especial “Spider-Man: Blue” son la razón de porque Jeph Loeb no es desterrado de escribir comics de por vida luego de cosas como “Ultimates 3” y la horrenda “Ultimatum”.

Este tebeo pretende enseñarnos una nueva mirada a uno de los momentos más dolorosos del arácnido en una historia llena de tristeza y melancolía haciendo alusión al “azul” del título, pero también llena de nostalgia del pasado, en especial para los lectores que vivieron la etapa tierna de Peter y Gwen donde todo indicaba que tendrían un hermoso y longevo futuro, esa relación de cuento de hadas que es el primer amor, que luego del primer beso la inocencia te dice que todo es posible. Todo eso se revisa con un Parker más maduro y ya casado con la hermosa Mary Jane Watson mirando hacia atrás esos momentos y sopesando su responsabilidad en lo ocurrido mientras nos entrega algunos pasajes de su relación hasta entonces desconocidos para nosotros.

Esta historia podría ser resumida en un tres palabras: “bellísima y nostálgica”. Su historia, diálogo, dibujo, y el color todo es simplemente hermoso en una forma bastante personal tal como la era pasada que se evoca en sus seis números. Los lápices suaves de Sale con los colores minimalistas de Buccellato traen la historia a la vida, una verdaderamente brillantemente escrita, lo que es aun más impresionante cuando te das cuenta lo poco que dice, pues en su estado más puro es una colección de momentos simples con una fuerte conexión emocional que nos permiten sumergirnos en la mente de un chico joven que mantiene su sentido del humor incluso en los días más oscuros.

Un tebeo sin momentos para hacerte reír a carcajadas, llorar, gritar de miedo, cuestionarte cosas filosóficas ni nada de eso, “Spider-Man: Blue” es una historia minimalista donde la atmósfera es lo que prima y emana de las páginas, donde la nostalgia, el romance y los recuerdos son el hilo conductor; y creo que no es necesario que alguna vez estuvieses enamorado(a) para entenderla ya que los lectores empatizaremos con Spider-Man gracias al trabajo de Loeb, pues Peter navega por las mismas experiencias de vida que el resto de nosotros, está alerta de que en su vida siempre luego de algo bueno viene algo malo y el andar balanceándose por la ciudad y su sentido del humor son formas para mantenerse animado, tomarse un descanso de todos sus problemas.

La historia está narrada por Peter Parker años después de la muerte de Gwen Stacy en el día de San Valentín, la introducción nos entrega el tono depresivo que vive ahora, contrastando con la felicidad en sus años de escuela. Nuestra trama se centra en recordar y recontar los primeros años de Romita Sr en la colección “Amazing Spider-Man” (#40-49). El Green Goblin se mueve entre las sombras, pero el “villano principal” del conjunto es el Buitre. En esta época la Tía May sigue viva (se insinúa que ha muerto en la época donde el ya casado Peter cuenta la historia) y Peter quiere irse a vivir con Harry Osborn como compañeros. Una trama simple y básica tal como los mejores años de la fórmula de la “Edad de Plata” pero cuyo foco real es la vida romántica de Peter.

El romance entre Peter y Gwen está fantásticamente desarrollado, nada muy profundo ni mucho menos pero tan llena de dulzura que se siente como una canción. Y nos presenta no solo a Gwen sino que también a Mary Jane como otro interés romántico, creando un triángulo amoroso que sorprende a todos los secundarios porque no saben cómo diablos hace Peter para atraer mujeres de ese calibre… ¿nada más para un “ñoño perdedor” no?

Loeb diferencia perfectamente a los dos amores de Peter. Gwen es coqueta pero tierna mientras que Mary Jane es totalmente osada y sin reparos, y ambas están hermosamente dibujadas en una manera bastante poco convencional y tan minimalista como la historia, lo mismo los fondos y paisajes. Se elimina cualquier pretensión de sombreado, delineado y texturas para que los colores de Buccellato sean los que hablen. Estos se mezclan y contrastan entre ellos en la cantidad perfecta transformándose en bellas piezas de arte que destacan cada detalle de los lápices de Sale, creando esta atmósfera simplemente perfecta para la historia. Buccellato y sus colores están al mismo nivel de importancia para la efectividad del conjunto como el guión de Loeb, incluso algunos dirán que son aún más importantes y de mayor calidad que la trama... y no me atrevería a contradecirlos.

Hay escenas donde las viñetas transmiten muchísimo más que los diálogos, como por ejemplo cuando Gwen le lee “Huckleberry Finn” a Peter cuando está enfermo, libro que su tío Ben le  leía cuando él era un niño. Este libro le recordaba a Spidey toda la culpa de la muerte de su tío, y esto se refleja muy patentemente en el rostro de culpa que pone al estar acostado en la cama. Muchos otro doloroso rostro de culpa dibujado magistralmente por Sale es cuando Peter se arrepiente con fuerza el ser Spiderman y perdido la posibilidad de haber tenido más citas con Gwen por andar ahí balanceándose con las telarañas, pudo haberle dado más besos y abrazarla más a menudo antes de perderla si hubiese pensado más en ella y menos en él.

Una de las mejores partes y más maestramente dibujadas donde la mayor emoción se demuestra es una escena donde Peter está con su Tía May. Sin dar mucho contexto muestra una gama completa de emociones, desde miedo, dolor, amor, aceptación y humor con solo una Splash Page seguida por tres viñetas. Toda esta escena se siente como un trocito del día a día en un otoño cualquiera, en una casa vieja y con las cortinas gastadas donde May le hace té a Peter mientras este come su cereal. No hay palabras en esta interacción, todo es transmitido a través de imágenes y lo que estas provocan en el lector mientras vemos como termina la infancia y se abren nuevos caminos.

Cada dibujo en las viñetas y cada frase tienen un propósito, ya sea para construir la amistad y relación de Peter con Mary Jane y Gwen, o tal vez para luego golpear con la fuerza de la culpa, y puede tener más de una lectura en su significado. Incluso hay algunos posters de “Faster Pussycat! Kill! Kill!”, “2001: A Space Odyssey" y Bob Dylan además de una vieja máquina de tocadiscos que sirve como un cuidadoso homenaje a la década de los 60, la cual vio nacer a nuestro amigable vecino Spiderman. Tenemos que poner mucho cuidado en los detalles para poder entender los variados simbolismos que pueden encontrarse en una simple iluminación de cabello o la proximidad entre dos personajes; me gusta uno en particular, que sin revelar que es, demuestra que la perdida de Gwen en la vida de Peter también significó la pérdida de su inocencia. Simplemente el trio Loeb-Sale-Bucellato trabaja en una simbiosis especial y cuentan con esa “magia” entre escritor/artistas que ocurre pocas veces en la vida.

Nuestra historia termina con Peter después de enfrentarse al Buitre y Kraven en Cazador descansando en su pieza pensando en lo sucedido cuando Gwen entra y comparten un pequeño momento que da pie al inicio de su relación… y después avanzamos a lo que aparentemente son décadas después de la muerte de Stacy, con Peter usando una grabadora para recordar esos años de felicidad. Todo el ambiente del pasado es lleno de colores vivos mientras que el presente está sobrecargado de azul para demostrar el cambio enorme en la vida de Parker. Luego llega su esposa, Mary Jane y vemos que ella también ha cambiado mucho en cuanto a su personalidad dejándonos un final que calza perfecto para todo lo visto en los seis números.

“Spiderman: Blue” es una carta de amor al personaje en una época más simple, una reflexión a la inocencia de un pasado feliz y tranquilo, antes de que Kraven lo buscase para una Última Cacería, antes de que tuviese un dilema inentendible con sus clones. En los seis números lo vemos madurar y crecer, y vemos los mejores años de sus dos amores Gwen Stacy y Mary Jane Watson, vemos cambiar a Flash Tompson y Harry Osborn y como los golpes del destino pueden cambiar nuestras visiones de vida.

La miniserie no termina en una nota feliz, ya que el viaje de pérdida y dolor (físico y mental) nos deja a un Peter diferente, sigue positivo y con humor pero una parte de él ya se rompió, dejando claro que los peores golpes no son a tu cara o costillas sino que son siempre los más personales que te afectan el corazón, pues los héroes son tan humanos como nosotros, luchando con sus propios fantasmas mientras salvan el mundo. Pero ante tantas lecciones dolorosas también aprendemos que las memorias de los que se fueron hace mucho siempre vivirán con nosotros y que se puede continuar avanzando, más nunca olvidando. Y lo mejor de todo es que esta historia se corona con un final que sólo puede ser descrito - si se me permite la expresión - como “hermosamente depresivo” que te deja un perfecto sabor agridulce en la boca y añorando un pasado mejor.

Sinceramente un cómic fantástico, de los más destacados en la historia del arácnido, que a pesar de lo que puede parecer no es un simple enredo sensiblerero barato y cursi, sino que una de las mejores revisiones a un personaje que tras una sonrisa y un comentario ingenioso oculta enorme una historia de dolor y pérdida.

9/10
Post: Spiderman: Blue


18 comentarios :

  1. Excelente reseña!!

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso comic, yo lo amo

    ResponderEliminar
  3. Gran reseña! y este comic es lejos uno de los mejores del arácnido

    ResponderEliminar
  4. Comicazo! tal vez mi favorito de la trilogía de colores Marvel

    ResponderEliminar
  5. Aplausos para el comic y la reseña!!

    ResponderEliminar
  6. Manuel moreira jubeira19 de junio de 2015, 13:46

    Una de mis historias preferidas de Spidey, yo la tengo en físico, la compré hace dos años y la guardo con mucho cariño

    ResponderEliminar
  7. Buena reseña! ¿alguna posibilidad de que reseñes las series IZombie y Daredevil de Netflix?

    ResponderEliminar
  8. Lejos LEJOS la mejor de la trilogía de colores Marvel. Esperemos a ver que tal será Captain America: White cuando salga en unos meses más

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Keanu.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Ñoño Cool y howtoarsenio.blogspot

    ResponderEliminar
  11. Muchas Gracias Keanu y howtoarsenio.blogspot

    ResponderEliminar
  12. Se me piantó un lagrimón.. Herrmosa historia.
    Gracias por subirla.

    ResponderEliminar
  13. Leo comics desde que supe leer, y antes, porque siempre hubo comics en mi casa gracias a otro gran fanático que era mi padre. Primero como diversión y ahora como una exquisita fuente de lectura continuada. Pero me doy cuenta que personas como Ñoño Cool están a un nivel increíble en cuanto al análisis y revisión de cada revista... y las llevan a verdaderas obras de arte de la literatura gráfica.
    Excelente reseña Cool.

    ResponderEliminar
  14. Cada vez que creo que terminé con un personaje de Marvel, me aparecen cosas como esta... uf, gracias Keanu. Escrito por Dan Slott y Fialkov... sold!

    ResponderEliminar
  15. Gran trabajo.El comic me emocionó cuando lo leí y hoy día sigue haciéndolo...Gracias

    ResponderEliminar
  16. Maldición justo cuando quería comenzar con el universo valiant xD

    ResponderEliminar
  17. Parece interesante, lo tendré en cuenta. Gracias Keanu

    ResponderEliminar