sábado, 6 de junio de 2015

Reseña: Imperio de los Muertos (George A. Romero)


IMPERIO DE LOS MUERTOS - GEORGE A. ROMERO

Editorial: Marvel
Año: 2014
Guion: George Romero
Dibujo: Alex Maleev
Reseña: Jaime Núñez

Roberto Bolaño dentro de un breve diálogo, hoy perdido en un libro que compila entrevista de escritores muertos, plantea quizás una de las mejores síntesis, para entender la obra del afamado director George A. Romero (el cual nace el 4 de febrero de 1940) en el texto nos dice: que sus películas buscan plasmar una fuerte crítica social (cabe recordar que la primera película, George A. Romero - Imperio de los Muertos es del año 1968), en ella los Zombis de Romero son mostrados como seres fuera de sí, desechables, enajenados, vacíos entes sin conciencia, buscado solo la satisfacción superficial, atraídos por el placer del consumo sin sentido. Quizás está es la mejor síntesis de la obra del directo,  su crítica hacia la sociedad contemporánea se puede evidenciar desde el inicio de su filmografía, desde la noche de La Noche de los Muertos Vivientes, en una cinta inquietante encerrados en una casa, un grupo de personas buscan salir airosos a las consecutivas hordas de zombis, liderados por un afroamericano, pretenden sobrevivir, todo esto registrado en una cita en blanco y negro, sombría e inquietante que será el inicio de todo el imaginario de Romero.

Pero no será hasta el año 1978 donde en su película Dawn of the Dead, mostrará la imagen más desencarnada el horror y el vacío de la sociedad, en la cinta inundada por seres sedientos, moribundos, ansiosos y famélicos por carne fresca, los zombis infectados por un virus, exhiben en el film una sociedad asediada en busca de los pocos sobrevivientes de un pequeño pueblo, en ella un grupo logra resguardarse dentro de un Centro Comercial.

¿Dónde más puede esconderse? Un conjunto de personas que escapa de una plaga zombi ¿dónde podría ir? , en un Centro Comercial, símbolo de la decadencia y el vacío, por esto, lo seres infectados parecieran estar en su habitad natural, satisfaciendo sus deseos materiales, donde la sobrevivencia y el asecho se establece en un lugar igualmente de vacío que los infectados. La película muestra una sociedad enferma por la satisfacción a cualquier costo. Por ello el Centro comercial funciona como una cateterización metafórica de la sociedad, donde se junta lo efímero, la enfermedad desenfrenada, la lucha por la sobrevivencia, contaminada por la ambición personal e infectada por el sinsentido.

Por ello, no es un misterio que Romero en sus películas establece una crítica, hacia un mundo que se abría hacia el mayor consumo y el incipiente nacimiento de la Globalización y el Neoliberalismo, que vacía el sentido de Ser, el cual arrojado hacia la obtención de una satisfacción irracional, será visto por el director como un zombi, o un sujeto enajenado y vacío.

Lo interesante es que las películas o escenas vislumbradas por Romero se desempeñan muy bien hacia el final de la década del 70, que parece haberse consumado en plenitud al día de hoy, no sólo por el vacío generalizado, de una sociedad arrojada hacia la más terrible violencia, en donde el sujeto vaga por una humanidad enferma, donde los medios de comunicación desvirtúan la realidad, sino que además la inminente moda Zombi, plagada de consumo y merchandising, pareciera ser cool, y totalmente aceptada, personas y fanáticos disfrutan maquillándose y actuando como seres sin conciencia.

En medio de este proceso de vaciador de sentidos de crítica, Romero lanza una granada de intranquilidad, bajo el Imperio de los Muertos, nos vuelve la preocupación, la desesperación y el horror más profundo mostrando una sociedad bellamente violenta, pero por sobre todo hambrienta de carne fresca, donde la muerte es un poder y funciona como una organización Imperial.

El cómic con un dibujo perturbador del autor Alex Maleev, en una primera etapa, donde resaltan la oscuridad, con líneas que intentan simular un constante movimiento, con escenarios sombríos, sucios, alternos y donde la sangre resaltan cantidad, en espacios marginales que exhiben una sociedad hermética pero corrompida por el negocio de la muerte, donde la violencia es una actividad regulada, por el poder del alcalde que siembra su poder por todo el lugar, en el paisaje la muerte es cotidiana de hecho los zombis están por los escenarios, la muerte y la infección están diseminados por todo el lugar, incluso las ratas aplacan un poco la necesidad de sangre y carne.

 Pero lo relevante es que los zombis actúan como un entretenimiento de las clases altas, donde apuestan su abundante dinero, para satisfacer de este modo su sed de sangre y violencia, en esta sociedad no existe mayor diversión que ver pelear seres sin conciencia por un trozo de carne, gladiadores perfectos incapaces de sentir dolor, guerreros que sacrifican su propio cuerpo por la batalla y para dar un gran espectáculo.

Sin embargo ante esta sociedad disgregada por la violencia, aparece una doctora experta en medicina infantil, la cual se plantea hacer una nueva educación de los infectados, sacando todo rastro de peligrosidad, nos dice el personaje que los zombi tiene con una capacidad cerebral similar a la de un niño de tres años, por ello con la capacidad de recordar y de tener afectos, tal como cuando niña su hermana fue salvada por su hermano infectado, es decir una bella idealista dentro de un mundo desgarrado, violento y sombrío.  

 Lo interesante es que Romero es capaz de girar un poco más el género, si bien en términos simples el comic muestra dos fuerzas antagónicas, dos formas de ver el mundo, dos vertientes opositoras de un mundo en caos; por un lado el Imperio que establece, una política de sobrevivencia de una raza por sobre otra, una en peligro de extinción, que se arma para la sobrevivencia, la raza humana, la frágil raza humana se vuelve cerrada para su salvación donde los zombis son la amenaza latente.

 Por otro lado los zombis seres sin conciencia y sedientos de muerte. Pero en el cómic pareciera ser los únicos inocentes, casi infantiles en sus acciones, por esto Romero implanta en su historia un giro y nos propone que el verdadero mal está en el centro de poder que lucha por sobrevivir (Alcalde y su sequito) que son en realidad gente muerta como ellos mismo dicen ser, por ello él cómic establece que desde el mismo discurso de la sobrevivencia de la humanidad, se encuentra el horror, la sed por la violencia, por esto la sangre fresca es como un corriente de energía, que moviliza todo el Imperio. Es decir todo el poder corrompido por la muerte, el poder putrefacto desde dentro, ocultando sus acciones y prácticas solo para la satisfacción más cruel, la vida eterna paga un alto costo en sangre y muerte.

8/10




No hay comentarios. :

Publicar un comentario