sábado, 17 de septiembre de 2011

The Sandman Presents: Los detectives muertos

2011-09-17 - Los detectives muertos

Obra de la esposa de Brian Azzarello (el autor de 100 Balas, Jonny Double, etc), Jill Thompson. Saca otros dos personajes de Sandman: Estacion de nieblas y les monta esta historia.

Rowland y Paine, los adolescentes británicos muertos que aparecieron por primera vez en Sandman: Estación de nieblas, de Neil Gaiman, viajan a los Estados Unidos para investigar el caso de una chica desaparecida en una lujosa academia internacional para señoritas.

Naturalmente, al inquisitivo dúo no le queda otro remedio que vestirse de chicas para poder resolver el caso. Ha llegado la hora de los secretos, de las peleas de comida y de los espías. Mientras tanto, los Detectives Muertos aprenderán unas cuentas cosas sobre la vida gracias a las hijas precoces de ricos embajadores y de estrellas rebeldes del rock. Disfruten de esta divertida y perturbadora historia.

Eso como número “único” estilo manga, pero además les traigo una miniserie de 4 capítulos: The Dead Boy Detectives.

Nuevamente los niños muertos de "Estación de Nieblas" repiten su papel de jovenes detectives y buscadores de aventuras. Ya pudimos verlos en el especial estilo manga del mismo nombre y ahora en esta miniserie de 4 episodios escrita por Ed Brubaker (Capitán América - Volúmen 6, Gangland, Patrulla-X Vol.3).

Idioma: Español.
Editorial: Vertigo / Planeta De Agostini
Guion: Jill Thompson, Ed Brubaker
Dibujo: Jill Thompson, Bryan Talbot
Escaneador: Batty (CRG)
Tradumaquetadores: Biggy, Zenobit, Ezequiel (CRG)
Archivos: 5
Formato: CBR.
Tamaño: 61.9 Mb

Descargar comics:

P00002 - The Dead Boy Detectives #1P00003 - The Dead Boy Detectives #2P00004 - The Dead Boy Detectives #3P00005 - The Dead Boy Detectives #4

4 comentarios :

  1. gracias amigo por ser tu cumple estas trabajando mas que nunca, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Post Los detectives muertos
    resubido por kolam con el mensaje:
    resubido a MEGA

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a Kolam, Arsenio.

    ResponderEliminar